Relájate y disfruta

A veces, tras una semana repleta de actividad y sin un segundo para pensar, la soledad y unas horas libres pueden ser una auténtica bendición. Otras, puede ser todo lo contrario.

Si no estás de humor para sentarte y disfrutar del placer de no hacer nada, estar solo en casa puede desatarte el síndrome de la cabaña.

Tanto si tu pareja o compañeros de piso han salido por la noche y te han dejado a tu aire, como si tienes unas horas libres durante el fin de semana, aquí tienes algunas ideas para ocupar esas manos ociosas.

Echa un vistazo a la lista siguiente, convenientemente dividida en secciones, y encuentra una actividad que se adapte a tu estado de ánimo. Después, ponte a ello. O guarda esta página en tus marcadores para un día lluvioso.

Sé práctico

1. Limpieza de primavera

¿Estás solo en casa con mucha energía? Una limpieza a fondo te hará sentir que has conseguido algo y te dejará más a gusto en tu propio hogar.

No me refiero a una limpieza estándar como la que harías cada semana. Por supuesto, probablemente también necesites hacerla, pero cuando tengas unas horas libres, intenta ocuparte de todo aquello que nunca haces.

Limpia la nevera. Quita el polvo de los zócalos. Friega las paredes y elimina las marcas de suciedad y las huellas dactilares.

Ordena las cosas a las que te has acostumbrado pero que inconscientemente te están poniendo de los nervios.

Seguro que te sentirás mucho más cómodo en tu entorno doméstico.

2. Limpia las ventanas

Tanto si consideras esto una metáfora de la vida como si no, es una tarea increíblemente satisfactoria. Una de la que disfrutarás durante semanas.

Paga a alguien para que limpie el exterior, ya que seamos sinceros, nadie tiene tiempo, paciencia ni las herramientas necesarias para ello, pero la parte interior de las ventanas es cosa tuya… y probablemente haya pasado mucho tiempo desde que las limpiaste.

Necesitarás mucha fuerza en los codos y tiempo para hacer un buen trabajo.

3. Ordena

¿Un armario desbordado? ¿Más zapatos de los que puedes contar? ¿Una estantería llena hasta los topes?

Nuestra sociedad moderna está demasiado preocupada por las cosas materiales, y el ritmo al que las acumulamos puede hacernos sentir rápidamente como si nos estuviéramos ahogando en ellas.

Elige una cosa que ordenar, como el armario de la cocina o el cajón de la ropa interior. Deshazte de todo lo que no necesites o que ya no esté en buen estado y luego organiza lo que quede.

Artículo relacionado: 12 razones por las que deberías ser menos materialista

4. Arregla algo

¿Sabes lo que se rompió el año pasado y aún no has arreglado? ¡Ahora es el momento!

Si es algo serio, quizás quieras considerar dejarlo en manos de un profesional y utilizar tu tiempo libre para buscar y contactar con uno. Pero si es algo que puedes hacer tú mismo, quizás con la ayuda de YouTube, inténtalo.

5. Lava la ropa

Puede que creas que estás aburrido, pero no me importaría apostar a que hay un montón de ropa sin lavar que realmente necesita tu atención.

Te alegrarás de haberte ocupado de ella cuando de repente te encuentres tan ocupado que no tengas tiempo para tender la ropa.

Mímate

1. Toma un baño

¿Hay bañera en tu casa? Abre los grifos y saca la espuma de baño del fondo del armario. Dale caña. Pon música o tu podcast favorito. Enciende velas e incienso.

Leer Más:  Regalos Navideños Para Nuevas Parejas

Coge un libro, si puedes confiar en ti mismo para no tirarlo. Oye, incluso podrías darte un capricho con chocolate o vino… o con ambos. Utiliza este tiempo para mimarte por completo y relajar esos músculos tensos.

2. Mantenimiento corporal

Seamos sinceros, todos tenemos momentos en los que dejamos que nuestro cuidado personal se relaje un poco, independientemente de nuestro género.

La vida se vuelve ajetreada y tenemos un millón de cosas que hacer. Así que, esa vez que te encuentres sin saber qué hacer, date una sesión de mantenimiento.

Aféitate, depílate, exfolia, hidrata… haz lo que quieras o necesites hacer. Te empoderará y aumentará tu confianza.

3. Mascarilla facial

Esto no es solo para las mujeres. Chicos, si nunca antes habéis probado una mascarilla facial, este es el momento de empezar.

Además de hacer maravillas con tu piel, la sensación de una mascarilla facial es increíblemente relajante.

Si no tienes una comprada en la mano, ¡que no cunda el pánico! Tampoco hay necesidad de salir de casa. Puedes hacer todo tipo de mascarillas faciales con cosas que ya tienes en la nevera y los armarios de la cocina.

Mi favorita es el puré de aguacate con una pizca de zumo de limón y aceite de oliva.

4. Llama a un amigo

¿Hay alguien que no viva cerca y al que casi nunca ves, pero que siempre te hace sonreír? Llámalo o hazle una videollamada. Pasa unas horas poniéndoos al día y enderezando el mundo.

5. Echa una siesta

Hoy en día estamos casi todos privados de sueño, con nuestras agitadas vidas laborales y sociales. Y eso es una mala noticia para nuestro estado de ánimo.

Así que, si tienes unas horas libres, ¿por qué no compensar todos esos días en los que te has desvelado?

Trabaja en ti mismo

1. Meditación

¿Tiempo para ti? Bueno, eso significa que no tienes excusa para no probar la meditación por fin.

Meditar significa tomarse tiempo para escuchar tu mente y tu cuerpo, acallando todos los pensamientos que te rondan la cabeza cada segundo de cada día.

Puede ser increíblemente beneficioso para cualquiera, pero especialmente para quienes están pasando por un momento difícil en la vida o sienten que la felicidad se les escapa.

Prueba un vídeo de meditación guiada o una de las muchas aplicaciones que existen.

2. Comienza un curso

¿Tu cerebro necesita ejercitarse? Hay todo tipo de cursos gratuitos disponibles en línea que ampliarán tus horizontes y te abrirán la mente a un mundo completamente nuevo de conocimientos.

¡Utiliza tu tiempo libre para encontrar un curso que te interese y comenzar con él mientras estás entusiasmado!

3. Aprende un idioma

Vale, esto no es algo que puedas hacer en unas pocas horas, pero puedes encontrar un método que te convenga y empezar.

Comprométete a dedicar una cierta cantidad de tiempo a aprender un nuevo idioma desde cero o a refrescar tus conocimientos de uno con el que ya estés familiarizado.

4. Lee un libro

Hoy en día pasamos demasiado tiempo mirando pantallas y no suficiente tiempo mirando páginas. No es que no puedas leer un libro en una pantalla, por supuesto.

Si ha pasado tiempo desde la última vez que leíste un libro, o si no sueles leer en absoluto, intenta pasar unas horas sumergido en una historia.

Siéntate en una cómoda silla con una taza de té en la mano y piérdete en otro mundo. Tanto si es un viejo favorito como una aventura completamente nueva, nada se acerca a la sensación de estar absorto en un buen libro.

Leer Más:  Comprender los signos de culpa en una relación

Artículo relacionado: 5 novelas de ficción imprescindibles que contienen profundas lecciones de vida

5. Lee las noticias

Con el estado del mundo en estos días, es muy fácil enterrar la cabeza en la arena y simplemente negarse a participar, pero es realmente importante mantenerse al día con lo que está sucediendo.

Mira lo que ha pasado en la última semana o sumérgete y edúcate sobre una situación que nunca has entendido del todo.

También te puede gustar (el artículo continúa a continuación):

Sé creativo

1. Pinta

Tanto si nunca has cogido un pincel en tu vida como si eras la estrella de tus clases de arte en el colegio, pintar puede ser increíblemente terapéutico y es una forma maravillosa de entretenerse durante unas horas.

Saca tus viejas pinturas o roba las de tus hijos y deja volar tu imaginación.

2. Manualidades

¡Pintar no es tu única opción creativa! Hay todo tipo de cosas que puedes hacer con las manos para mantener tu mente ocupada cuando estás solo en casa.

Haz un collage. Haz una tarjeta de cumpleaños para un amigo. Crea un Zentangle. ¡Mira qué puedes reciclar!

Busca por la casa en todos esos cajones olvidados y mira qué materiales puedes encontrar. Después, recurre a Internet en busca de inspiración y tutoriales.

Pinterest es una mina de oro si quieres que tus jugos creativos fluyan.

3. Cocina

¿Cuándo fue la última vez que cocinaste por puro placer, no solo por necesidad? Es hora de ejercitar esos músculos culinarios infrautilizados.

Mira en tu nevera y armarios y luego adéntrate en tus polvorientos libros de cocina o recurre a Internet para encontrar una nueva y emocionante receta que utilice los ingredientes que tienes a mano.

4. Hornea

Si eres más de hornear que de cocinar, por muy polvoriento que esté tu delantal, es hora de encender el horno y encontrar esos moldes para pasteles perdidos hace mucho tiempo.

Tanto si optas por una receta básica que conoces bien como si decides que hoy es el día de dominar algo complicado, llena la casa de olores gloriosos y tu estómago de dulces caseros.

5. Escribe un poema

¿Hay un poeta escondido en algún lugar dentro de ti? Bueno, nunca lo sabrás hasta que intentes invitarlo a salir.

Coge un trozo de papel y un bolígrafo, y mira qué pasa cuando pasas unas horas dejando escapar tu lado creativo. Estos poemas sobre la vida pueden servir de inspiración.

6. Diario

Vale, puede que no te tiente la idea de la poesía, pero eso no significa que debas renunciar a escribir por completo.

Sacar tus pensamientos de tu cabeza y plasmarlos en el papel puede ayudarte a poner las cosas en perspectiva y a poner tus asuntos en orden.

Dedica una buena parte de tiempo a sentarte y escribir. No te preocupes por la gramática o el estilo, simplemente escribe.

Escribe sobre el pasado, el presente y el futuro. O no escribas sobre ti en absoluto; escribe un cuento. O escribe una carta a alguien, tanto si la vas a enviar como si no.

Organízate

1. Declaración de impuestos

Si eres autónomo o tienes algún ingreso extra, es probable que hayas llegado a temer el plazo anual de presentación de impuestos. Pero ¿por qué dejar el dolor de cabeza financiero hasta el último momento?

Utilizar unas pocas horas libres para poner en orden tus impuestos te dará una gran sensación de logro y es algo por lo que tu yo futuro definitivamente te agradecerá.

2. Planificación de vacaciones

Bueno, si tienes ganas de organizarte pero no puedes afrontar los impuestos ahora mismo, dedica tu atención a algo un poco más divertido.

Leer Más:  Las películas en la cultura contemporánea

¿Tienes vacaciones en camino? Si hay algo administrativo que hacer, ¡hazlo!

Si todo está resuelto, ¿por qué no pasas unas horas investigando todos los lugares maravillosos que podrías visitar para aprovechar al máximo tu tiempo mientras estés allí?

Si tu agenda de vacaciones está vacía, investiga posibles escapadas. Echa un vistazo a tu calendario e identifica algunas fechas potenciales y luego empieza a soñar con dónde podrías ir.

Tanto si se trata de un fin de semana en el campo como si finalmente investigas el “gran viaje” que siempre has tenido en mente, planificar una aventura puede hacer que cualquier mañana tranquila en casa parezca de repente llena de posibilidades.

3. Lista de tareas

Ya que estamos en el tema de la organización, ¿por qué no diriges tu atención a tu lista de tareas pendientes?

¿Hay algo que haya estado al acecho en el fondo de tu lista, o escondido en una carpeta de la aplicación de tareas pendientes que utilizas, y que nunca llegas a hacer?

Elige algo que puedas hacer en casa o resolver desde tu ordenador, ¡y hazlo! Probablemente será mucho menos difícil de lo que crees.

4. CV

¿Cuándo fue la última vez que actualizaste tu CV? Incluso si no estás buscando trabajo activamente en este momento, siempre es importante tener tu CV al día.

Después de todo, nunca se sabe qué oportunidades pueden surgir de repente, lo que significa que tienes que actuar rápido.

Ponte en forma

1. Clase de yoga

Puede ser difícil encontrar tiempo para incluir cosas como el yoga en una apretada rutina diaria, por lo que cuando estés solo en casa con tiempo libre, ¡aprovéchalo!

Hay aplicaciones gratuitas y de pago, pero también hay miles de clases disponibles en YouTube.

Elige una que se adapte a tu nivel de habilidad y centra tu atención en la respiración y las sensaciones de tu cuerpo. Mejora tu flexibilidad, fuerza y tranquilidad al mismo tiempo.

2. Zumba

¿Te apetece bailar? ¿Tienes un poco de energía nerviosa que quemar? No es tan bueno como el real, pero hay un montón de clases de Zumba en YouTube que son una forma brillante de pasar hasta una hora.

¡Sudar, ejercitar diferentes músculos y reírte mientras lo haces!

3. Entrenamiento

Si ninguna de las anteriores te atrae y solo quieres un entrenamiento guiado clásico, el lugar al que debes acudir es, una vez más, YouTube. Ponte tu música de entrenamiento favorita y prepárate para quemar esas calorías.

Preguntas frecuentes

¿Qué pasatiempos puedo realizar en casa si estoy solo?

  • Limpieza profunda
  • Limpieza de ventanas
  • Ordenar y desechar artículos innecesarios
  • Reparar algo roto
  • Lavar la ropa

¿Cómo puedo cuidarme cuando estoy solo en casa?

  • Tomar un baño relajante
  • Realizar mantenimiento corporal (afeitarse, depilarse, exfoliarse, etc.)
  • Aplicarse una mascarilla facial
  • Llamar a un amigo
  • Tomar una siesta

¿Qué actividades puedo realizar para mejorar mi bienestar mental?

  • Meditar
  • Iniciar un curso en línea
  • Aprender un idioma
  • Leer un libro
  • Mantenerme informado sobre las noticias

¿Qué opciones creativas tengo para mantenerme ocupado?

  • Pintar
  • Hacer manualidades
  • Cocinar
  • Hornear
  • Escribir un poema
  • Escribir en un diario

¿Cómo puedo organizarme cuando estoy solo en casa?

  • Presentar la declaración de impuestos
  • Planificar unas vacaciones
  • Revisar y actualizar mi lista de tareas pendientes
  • Actualizar mi CV
Previous post ¿Eres un romántico o un realista? ¡Descubre tu estilo de amor!
Next post Atracción Discreta: Domina el Arte de Ganar Atención sin Parecer Tonta