Celebra tu matrimonio con padres divorciados: Una guía para una boda sin problemas

Cómo manejar la situación con tus padres divorciados en tu boda

Tu compromiso y próxima boda pueden ser el momento más emocionante de tu vida. Durante meses, tendrás un sinfín de personas entusiasmadas que te pedirán ver el anillo, preguntarán por tu situación de vivienda, los colores que quieres para tu boda, tu tema, tu vestido o esmoquin, tu pareja y todas las cosas adorables y románticas… excepto quizás tus padres divorciados.

Si eres la novia o el novio, lidiar con padres divorciados en tu boda es complicado, incómodo y puede ser una experiencia extremadamente emocional. Después de todo, lo último que quieres hacer es exclamar tus celebraciones de amor eterno a padres que han perdido sus votos personales de por siempre.

Claro, esto depende del tipo de ruptura que hayan tenido tus padres. Tal vez seas uno de los pocos afortunados cuyos padres terminaron su matrimonio en una base de “co-paternidad/aún son amigos”. Pero seamos realistas, ¡si tienes esas probabilidades, probablemente deberías ir a comprar un boleto de lotería!

Cómo tener una boda sin problemas con padres divorciados presentes

Entonces, ¿cómo manejas la noticia, planificas tu boda y celebras tus nupcias sin pisar los dedos del pie de tus padres? Sigue leyendo para averiguarlo.

1 Ten cuidado con quién compartes tu compromiso primero

¿Tus padres son personas súper sensibles o extremadamente maliciosos con el otro padre? Si es así, es posible que desees pensar mucho con quién vas a compartir tu compromiso primero. ¿Tus padres son del tipo que se pelean entre sí pero se comportan en público? Si es así, es posible que desees considerar hacer lo viejo “contárselo a todos los padres al mismo tiempo”. Contarles a tus padres al mismo tiempo que se lo cuentas a tus suegros los obliga a comportarse de la mejor manera. ¡Astuto!

Leer Más:  ¿Cómo excitar a tu esposa? 20 cosas que puedes intentar

2 ¿Mamá, papá + cita?

Entonces estás enviando invitaciones y luego surge la temida pregunta… ¿Deberías invitar a tus padres con un acompañante? El tema puede ser delicado, especialmente para aquellos con trasfondos muy religiosos o padres que pasaron por un divorcio extremadamente doloroso. Por ejemplo, ¿invitarías a la nueva esposa o novia de tu padre si ella es la misma mujer por la que dejó a tu madre? Antes de tomar cualquier decisión, habla con tu pareja y decidan juntos como pareja lo que parece ser la mejor idea. Independientemente de tu decisión, acércate a cada padre por separado y explícales tu razonamiento. ¿Crees que habría algún problema si trajeran una cita? ¿Es dar la bienvenida a un drama innecesario? ¿Estarías dispuesto a invitarlos a la ceremonia de la boda, pero no a la recepción, o viceversa? ¡Discute la solución apropiada con tu pareja y espera haber tomado la decisión correcta! Si eliges no dejar que tengan un acompañante, explica por qué, en detalle. Si están de acuerdo con tu elección, es posible que desees organizar dos cenas previas a la boda por separado con cada pareja, para que sus parejas sepan que tu falta de invitación no es nada personal.

3 Todos somos familia una vez que se ata el nudo – sentar a la familia

Esto se convirtió en un problema gigantesco en mi propia boda, en la que los padres de mi esposo estaban divorciados y estaban a punto de amargarse. Si bien parecían cordiales, si no francamente amigables en situaciones que giraban en torno a mi esposo, alrededor del momento de nuestra boda, el padre de mi esposo había comenzado a salir con una mujer. Agregue eso al hecho de que sus familias extendidas siempre parecían estar a punto de pelearse. ¿La solución? Sé casual con tus asientos. En lugar de ir con asientos arreglados, ten un letrero gigante y hermoso que diga: “Elige un asiento, no un lado. ¡Todos somos familia una vez que se ata el nudo!” De esta manera, todos son responsables de sus propios arreglos de asientos y nadie se queda atascado con alguien que no soporta. ¡Funcionó de maravilla para mi boda!

Leer Más:  Cómo dar malas noticias sin causar una escena

4 No ignores esos derechos parentales conmovedores

Si bien es posible que desees meterte en un agujero y pretender que tus padres se llevan bien como melocotones y crema, no debes pretender que no existen. Por ejemplo, en tu “guardar la fecha” o invitaciones de boda, generalmente se menciona a los padres de la novia y el novio. Dale a tus padres el debido respeto al no excluirlos de este derecho. Y recuerda, tus padres ya no están juntos, ¡así que no pretendas que lo están! Al escribir sus padres “presentando” en tu invitación, no escribas “Sr. y Sra. Blanco”. En cambio, escribe sus nombres por separado y asegúrate de usar el apellido de soltera de tu madre. ¡Otro ejemplo de no ignorar la participación de tus padres en tu boda es no excluirlos de su baile! Eso significa que el baile de padre e hija, o alternativamente, si la pareja divorciada son los padres de tu esposo, ¡el baile de la madre del novio no debe ignorarse! Además, tu padre debería ser quien te lleve al altar, sin importar cómo se sienta tu madre al respecto.

5 Recuerda: esto se trata de ti y tu futuro cónyuge

Tus padres son adultos, incluso si a veces no actúan como tales. Si sientes que la situación comienza a salirse de control antes de la boda, sienta a cada padre y explícale que necesitas que sea la persona más grande y respete el hecho de que este es tu día especial, ¡que quieres pasar sin dramas!

Tu boda es una experiencia que nunca olvidarás, así que no la arruines dejando que las actitudes inmaduras de tus padres te estresen o derrumben tu alegría. ¡Sé respetuoso con sus sentimientos y circunstancias, pero nunca dejes que el divorcio de tus padres dicte tu día especial!

Leer Más:  Cómo ser un mejor marido: 20 consejos para un matrimonio feliz