En el vertiginoso mundo de las citas en línea, donde las redes sociales retratan vidas perfectas con parejas perfectas, la presión por navegar exitosamente por el campo minado de las segundas citas puede resultar abrumadora. ¿Debes enviar un mensaje de texto? ¿Esperar? Y lo más importante, ¿cómo superar los nervios?

Cuándo preguntar por una segunda cita

El momento adecuado para invitar a una segunda cita varía según cada persona. Algunos conectan tan bien que la conversación al final fluye naturalmente hacia los planes para la siguiente salida.

Para otros, el acercamiento puede ser más gradual y enigmático, pero igualmente positivo. En estos casos, una regla general es esperar entre 2 y 3 días después de la primera cita para preguntar.

Sin embargo, lo crucial no es jugar o adivinar los pensamientos de la otra persona, sino centrarse en tus propias necesidades y expresarlas con confianza y claridad.

Quién debería pedir una segunda cita

Este debate enfrenta a los tradicionalistas con los modernistas, pero en última instancia, no debería importar. La clave es hacer lo que te resulte natural. La gestión de tus preocupaciones te permitirá expresar tus deseos con compasión y respeto.

Cuándo preguntar por una segunda cita

El momento adecuado parece crucial, y en cierto modo lo es. Después de todo, esperar semanas puede hacer que la otra persona siga adelante. Por otro lado, llamar inmediatamente después de la cita puede parecer algo necesitado. Encontrar el equilibrio es esencial.

Pregúntate por qué quieres una cita. Explora si es para llenar un vacío en tu vida o para conocer a alguien con quien aprender y crecer.

Las experiencias pasadas pueden desencadenar inseguridades, especialmente en el ámbito romántico. Si te encuentras revisando tu teléfono constantemente y pensando obsesivamente en la otra persona, quizás debas apreciar lo que ya tienes.

Cuanto más te valores y mantengas un equilibrio en otras áreas de tu vida, es más probable que la persona que te interesa se comunique contigo antes de que consideres llamarla.

Si bien es fácil dar reglas como esperar entre 1 y 3 días, la diferencia vital radica en cómo preguntas y qué te motiva. Todo se reduce a aceptar las consecuencias de tus acciones.

10 maneras de pedir una segunda cita

Recuerda que una persona segura y estable no basa su vida en la aprobación o desaprobación de los demás. Simplemente aceptan la realidad y siguen adelante.

Por supuesto, esto no siempre es fácil. Si te encuentras repitiendo patrones de citas fallidas y relaciones sin sentido, considera buscar ayuda profesional.

Teniendo esto en cuenta, aquí tienes algunos consejos para pedir una segunda cita:

1. Gestiona el miedo al rechazo

El miedo da forma a nuestra realidad. En lugar de pedir una segunda cita, nos perdemos en culpar a la otra persona o nos paralizamos por el miedo.

Nuestras mentes se congelan en un modo de lucha, huida o parálisis, impidiéndonos pensar con claridad. No solo no podemos reunir el valor para llamar, sino que ni siquiera podemos articular una frase sencilla.

Esto se debe a que no queremos afrontar la posibilidad del rechazo. En otras palabras, nuestros frágiles egos no pueden soportar la idea de que no somos perfectos.

Por supuesto, el rechazo puede ocurrir, pero ¿por qué es tan malo? Solo algunas personas están destinadas a nosotros, pero si no te arriesgas, nunca lo sabrás.

Si tus miedos te están frenando, considera la terapia individual o de pareja. Te ayudarán a reconectar contigo mismo para ganar confianza, lo que a su vez te hará más atractivo.

2. Practica tu mensaje

Pedir una segunda cita puede ser menos desalentador si te preparas de antemano. Es tan simple como escribir lo que dirás y luego pensar en ello.

Revisar estos mensajes por la mañana a menudo revela su impacto potencial en los demás. Esto te permite hacer ajustes en consecuencia.

Antes de ir a la segunda cita, prepárate mentalmente con técnicas de relajación.

Leer Más:  ¡El tiempo de separación de los matrimonios: una guía para navegar lo desconocido!

3. Dales seguimiento, no los acoses

La gran pregunta siempre es: “¿Cuánto tiempo esperar para pedir una segunda cita?”. No hay una respuesta perfecta porque la perfección no existe.

Lo que importa es que les hagas seguimiento desde un lugar de calma y confianza. Si te muestras necesitado y desesperado, se notará independientemente de cuánto esperes antes de llamar.

Además, si estás atrapado en la duda, no podrás leer la dinámica de la situación.

Por otro lado, las personas seguras actúan a pesar de sus miedos y se apoyan a sí mismas con autocompasión.

4. Sé asertivo

Pedir una segunda cita se trata de ser directo y honesto. Si intentas forzar las cosas o ser alguien que no eres, automáticamente desanimarás a tu posible acompañante.

Los mayores obstáculos para la asertividad son las emociones y las creencias fundamentales. Si no te valoras a ti mismo en el fondo, esto se transmite a los demás, quienes se aprovecharán o se alejarán. La ironía es que, a menudo, eso empuja a las personas a esforzarse aún más y parecer aún más dependientes.

En lugar de eso, trabaja en tu asertividad conectándote con tus emociones y explorando lo que crees sobre ti mismo. En otras palabras, ¿qué te dice esa voz en tu cabeza?

Para ayudarte con este trabajo, revisa esta capacitación en asertividad para terapeutas como punto de partida.

5. Encuentra un anzuelo

Al igual que los grandes redactores de discursos y los anunciantes, a veces necesitas algo para involucrar a las personas. No hay nada malicioso en ello. Es simplemente una técnica para conectarte con tu posible acompañante a través de una pasión común.

Algunas personas pueden encontrar formas divertidas de pedir una segunda cita. Otros pueden aprovechar una nueva película que acaba de estrenarse o un gran restaurante con la comida favorita de tu cita.

Piensa en ello como el inicio de un pasatiempo compartido y, naturalmente, encontrarás algo en lo que participar juntos.

6. Sé específico

Pedir una segunda cita implica ser claro. Esto puede parecer obvio, pero nuestros miedos pueden hacernos indecisos inconscientemente.

Por ejemplo, no te limites a sugerir salir de nuevo. En cambio, indica que estás libre el viernes, por ejemplo. Luego puedes agregar que te encantaría que te acompañara a la nueva y moderna cafetería que acaba de abrir.

7. Aprovecha los planes existentes

Otra gran técnica para aliviar la presión es utilizar planes existentes, como asistir a un partido deportivo con amigos. ¿Por qué no invitarlos a que se unan a ti?

Por supuesto, siempre puedes usar formas divertidas de pedir una segunda cita y liberar la tensión. De cualquier manera, a veces es útil utilizar tu vida social existente para que una cita no sea tan intimidante.

Además, tendrás a tus amigos cerca para apoyarte.

8. Un “no” ocurre por una razón

Nos ponemos nerviosos al invitar a alguien a salir porque el rechazo puede sentirse personal. Luego lo convertimos en una creencia general de que somos “personas horribles” y que nadie nos quiere.

En este punto, es clave tener perspectiva. Recuérdate a todas las personas geniales en tu vida. Alternativamente, toma nota de que no puedes complacer a todos. A veces, un rechazo puede salvarnos de un mundo de dolor en el futuro.

Las cosas suceden por una razón, y recordar esto es útil para evitar catastrofizar.

Entonces, pedir una segunda cita se trata de establecer la mentalidad de que esta persona es solo otra persona. En otras palabras, su respuesta no necesariamente indica el fin de las oportunidades si las cosas no salen según lo planeado.

Si deseas más inspiración, mira este video de TED sobre cambiar perspectivas y asumir riesgos:

9. Concéntrate en el panorama general

Cuando la frase “¿Debería invitarlo a una segunda cita?” da vueltas en tu cabeza, intenta tomar un descanso. Una buena manera de hacerlo es observar otras áreas de tu vida para recordarte todas las demás formas en que puedes encontrar alegría.

Por ejemplo, ¿cómo te apoyan tus pasatiempos, amigos, familia y trabajo en tu día a día?

Leer Más:  Relaciones de pareja: 34 citas de novios y novias para inspirarte

Otro aspecto de esto es trabajar con tu ego para evitar tomarte cualquier resultado como algo personal. Este ego no se trata de arrogancia; es el “yo” que todos definimos y necesitamos para funcionar correctamente.

Sin embargo, para la mayoría de nosotros, el ego es un poco demasiado entusiasta en su función. En cambio, cuanto más podamos desprendernos del “yo, yo mismo y yo” y conectarnos con lo que otros están experimentando, más podremos abrirnos y crear conexiones más profundas.

Como explica más este artículo de psicología sobre “dejar caer el ego”, podemos salir de nuestros pensamientos rumiantes y cultivar una visión más realista de la vida.

En ese punto, ya no te preocuparás por cómo pedir una segunda cita. En cambio, estarás más en contacto con la dinámica que creaste con tu cita la primera vez. Entonces simplemente sabrás cuándo y si es el momento adecuado para preguntar de nuevo.

10. Haz una lista de fortalezas

Otro gran ejercicio para aumentar tu confianza y pedir lo que deseas es el ejercicio de fortalezas. Simplemente trabaja en esta hoja de trabajo del plan de uso de fortalezas donde enumeres todos tus rasgos positivos.

Luego puedes volver a leer la lista antes de pedir una segunda cita como un recordatorio de todo lo que tienes que ofrecer. Con el tiempo, también aumentarás tu autoestima. Aunque para ayudarte aún más, es posible que desees consultar con un terapeuta individual o de pareja.

Preguntas frecuentes

Aquí tienes las respuestas a algunas preguntas que pueden aclarar tus dudas sobre invitar a alguien a una segunda cita:

¿Cuántas citas cuentan como salir con alguien?

Por lo general, la mayoría de las personas parecen tener entre 5 o 6 citas antes de considerarse como novios. Sin embargo, recuerda que cada persona es diferente y la clave es consultar con tu cita y establecer expectativas.

¿Deberías besar en una segunda cita?

Como se mencionó, pedir una segunda cita no se trata de seguir algunas reglas que la gente ha inventado. Se trata de sentir lo que es correcto para ti en ese momento. Es lo mismo con respecto a los besos y qué cosas preguntar en una segunda cita.

¿Cuál es la regla de los 3 días después de una primera cita?

Pedir una segunda cita se ha convertido en un proceso. Aunque, nuevamente, haz lo que te parezca correcto. No trates de adivinar los pensamientos de la otra persona sobre si aceptar o no una segunda cita.

Sin embargo, algunas personas confían en la regla de los tres días al considerar cuánto tiempo puedes esperar para pedir la segunda cita después de la primera. La idea detrás de la regla de los tres días es que no parezcas desesperado, pero lo más importante, que les des la oportunidad de extrañarte.

Entonces, si te estás preguntando: “¿Debería invitarlo a una segunda cita?”, también pregúntate: “¿Qué puedo proponer para una segunda cita?”. Cuanto más planifiques, menos tiempo tendrás para preocuparte.

¿Quién debería iniciar la segunda cita?

Una vez más, no dejes que otras personas te digan qué hacer, especialmente cuando se trata de quién debería pedir una segunda cita.

Por supuesto, si eres mujer, es posible que leas que a algunos hombres les gusta estar a cargo. Sin embargo, no pretendas ser otra persona si no es tu estilo dejar que eso suceda. Esto solo les causará desacuerdos y dolor más adelante.

¿Cuáles son las reglas de la segunda cita?

Una cita es una conexión con alguien, como cualquier otra conversación que tengas en tu vida. Cada vez que interactúas con alguien, tienes una opción. Puedes hacerlo sobre ti o crear una dinámica positiva sobre “nosotros”.

Entonces, las cosas para preguntar en una segunda cita implican sentir curiosidad por ellos, sus pasatiempos, amigos, familia y trabajo. Del mismo modo, comparte quién eres y qué te hace “tú”.

Pedir una segunda cita puede resultar desalentador debido a las emociones y creencias que le atribuimos al evento. Cuanto más te valores a ti mismo y lo que ofreces a los demás, menos ansiedad tendrás al pedir una cita.

Leer Más:  ¡Cuidado con los fobos al compromiso!

El trabajo interno involucrado en volverse estable y seguro en nuestras relaciones lleva tiempo y, a menudo, necesita la ayuda de un terapeuta. Sin embargo, puedes ayudarte con ejercicios simples. Estos incluyen técnicas de relajación, el plan de uso de fortalezas y concentrarse en el panorama general.

Finalmente, pedir una segunda cita se trata de ser claro y específico. Además, recuerda que puedes aprovechar a tus amigos y planes sociales existentes para invitar a tu cita y liberar la tensión.

Por último, recuerda que los rechazos no son el fin del mundo y suceden por una razón. No podemos complacer a todos y alguien más valdrá la pena.

Preguntas frecuentes

¿Cuántas citas cuentan como una relación?

Por lo general, la mayoría de las personas tienen entre 5 y 6 citas antes de considerarse en una relación. Sin embargo, recuerda que cada persona es diferente y lo importante es hablar con tu cita y establecer expectativas.

¿Deberías besar en una segunda cita?

Como se mencionó, la forma de pedir una segunda cita no se trata de seguir algunas reglas que la gente ha inventado. Se trata de sentir lo que es correcto para ti en ese momento. Lo mismo ocurre con los besos y las cosas que preguntar en una segunda cita.

¿Qué es la regla de los 3 días después de una primera cita?

Pedir una segunda cita se ha convertido en un proceso. Aunque, de nuevo, haz lo que te parezca correcto. No intentes adivinar los pensamientos de la otra persona y lo que piensa sobre tener una segunda cita.

Aunque algunas personas confían en la regla de los tres días cuando consideran cuánto tiempo puedes pedir una segunda cita después de la primera. La idea detrás de la regla de los tres días es que no parezcas desesperado, pero lo más importante es darles la oportunidad de extrañarte.

¿Quién debería iniciar la segunda cita?

Una vez más, no dejes que otras personas te digan qué hacer, especialmente cuando se trata de quién debe pedir una segunda cita.

Por supuesto, si eres mujer, puedes leer que a algunos hombres les gusta estar a cargo. Sin embargo, no pretendas ser alguien que no eres si no es tu estilo dejar que eso suceda. Esto sólo causará desacuerdos y dolor más adelante.

¿Cuáles son las reglas de la segunda cita?

Una cita es una conexión con alguien, como cualquier otra conversación que tengas en tu vida. Cada vez que interactúas con alguien, tienes una opción. Puedes hacerlo sobre ti o crear una dinámica positiva sobre “nosotros”.

Por lo tanto, las cosas que debes preguntar en una segunda cita implican tener curiosidad por ellos, sus pasatiempos, amigos, familia y trabajo. Del mismo modo, comparte quién eres y qué te hace ser “tú”.

Conclusión final

Pedir una segunda cita puede resultar desalentador debido a las emociones y creencias que asociamos con el evento. Cuanto más te valores a ti mismo y lo que ofreces a los demás, menos ansiedad tendrás al pedir la cita.

El trabajo interno involucrado en establecernos y sentirnos seguros en nuestras relaciones lleva tiempo y, a menudo, necesita la ayuda de un terapeuta. Sin embargo, puedes ayudarte a ti mismo con ejercicios simples. Estos incluyen técnicas de relajación, el plan de uso de fortalezas y centrarse en el panorama general.

Finalmente, la forma de pedir una segunda cita es ser claro y específico. Además, recuerda que puedes aprovechar a tus amigos y planes sociales existentes para invitar a tu cita y liberar la tensión.

Por último, pero no menos importante, recuerda que los rechazos no son el fin del mundo y suceden por una razón. No podemos complacer a todos y alguien más valdrá la pena el esfuerzo.

Previous post Cómo frenar los regaños en tu relación
Next post La Zona de Amigos: Una Guía para Escapar y Mantener tu Amistad