¿Quieres saber cómo entrar en la mente de alguien y persuadirle? Pues tienes que conocer los fundamentos de la persuasión. La persuasión es un proceso psicológico que consiste en conseguir que alguien cambie de opinión o de comportamiento. Hay tres maneras básicas de persuadir a la gente:

  1. La emoción: Jugar con las emociones de alguien es la forma más fácil de persuadirle y entrar en su mente. Por ejemplo, si ves un anuncio de televisión con niños hambrientos o animales maltratados, es probable que te sientas conmovido y quieras donar dinero para ayudarles.

  2. La lógica: En el extremo opuesto del espectro, también puedes persuadir a la gente si utilizas la lógica y la racionalidad. Por ejemplo, si una pareja está discutiendo sobre si comprar o no un coche nuevo, la esposa podría utilizar la lógica para convencer al marido. Podría señalar que el coche tiene un buen consumo de combustible, que tiene una garantía de 100.000 kilómetros y que la cuota mensual no les haría arruinarse.

  3. Tu carácter: La última forma de entrar en la mente de alguien y persuadirle es que admire quién eres. Si eso te suena confuso, no te preocupes. En realidad es bastante sencillo. Piensa en cuando estabas en el instituto. Si uno de tus mejores amigos intentaba convencerte de que era una buena idea tirar huevos a un coche por diversión, podrías plantearte hacerlo. ¿Por qué? Porque quieres, admiras y respetas a tu mejor amigo. Su opinión te importa.

Otros consejos para persuadir a la gente y entrar en su mente

  • Ten confianza: Si quieres saber cómo persuadir a la gente, no lo harás si no estás seguro de lo que vas a decir, si crees que no eres lo suficientemente atractivo o si crees que nadie te escuchará. Porque tienes razón.

  • Escucha de verdad: Otra forma de entrar en la mente de alguien es escuchar, pero realmente escuchar. Seguro que la gente persuasiva es carismática y encantadora, pero no creas que tienen los oídos taponados con sus propios pensamientos.

  • Construye relaciones: Las personas persuasivas son muy agradables. Quieres ser su amigo y nunca te excluirán de obtener esa relación.

  • Sé cuándo callarte: No van a librar todas las batallas. De hecho, las personas persuasivas saben en qué batallas entrar y en cuáles alejarse.

  • Retrocede a veces: Si pareces demasiado desesperado, no podrás persuadir. La gente huele la desesperación a kilómetros de distancia, y la urgencia nunca pone a la gente de tu lado.

  • No presiones: La gente que es insistente nunca se ganará a nadie. ¿Has estado alguna vez en una tienda donde el dependiente no te deja en paz? Probablemente decidiste salir en lugar de recorrer la tienda. Te asfixian. Si quieres persuadir, no puedes ser insistente.

  • Suena seguro: Tanto si intentas vender algo como si quieres que la gente se una a ti en una creencia, tienes que saber de lo que hablas. Ahora bien, no puedes sonar como un sabelotodo… eso es arrogancia. Y eso es otra cosa que la gente no puede soportar.

  • Sé empático: La empatía, en esencia, es meterse en la mente de otra persona y sentir lo que siente. Las personas persuasivas son empáticas. Si no lo fueran, no serían capaces de relacionarse con su público y no podrían persuadir a nadie.

  • Es cuestión de tiempo: El momento oportuno es crucial. ¿Intentarás persuadir a alguien que acaba de perder a su perro? No. Todo es cuestión de tiempo. Tienes que averiguar a quién vas a persuadir y elegir el mejor momento para hacerlo. Podría ser tomando unas copas o mientras paseas a tu perro.

  • Habla el mismo idioma: Esto está relacionado con la empatía. Si la persona a la que intentas persuadir le gusta mucho jurar, tú te mimetizas con su forma de hablar. Si hablan con un tono formal, tú hablas con un tono formal. Imita a la otra persona. Conviértete en ella.

  • No tires a la gente abajo: En primer lugar, esa es, por lo general, una táctica de poder patética. Saber persuadir a la gente no consiste en hacerles sentir inferiores a ti.

  • Sé honesto: Las personas persuasivas no tienen problemas en decirte la verdad sobre ti mismo. De hecho, les funciona a su favor, ya que entonces los verás como personas honestas y genuinas, lo que significa que te abrirás a ellas y confiarás en ellas. ¿Ves cómo funciona? Probablemente hayas tenido un par de esas experiencias.

  • Sé persistente: La persistencia da sus frutos, eso es seguro. Las personas persuasivas suelen atenerse a sus instintos y seguir adelante con lo que quieren.

  • Haz que esa persona se interese: A las personas persuasivas les gusta la gente y escucharán a cualquiera que hable de ellos. Así que, para ser persuasivo, tienes que ser capaz de hablar de esa persona. De esa manera, conseguirás su atención inmediatamente, y estarán interesados en la conversación.

Leer Más:  ¿Cómo pedirle una cita a un amigo y no morir en el intento?
Previous post ¡La psicología inversa! Una forma efectiva de conseguir lo que quieres
Next post Señales de que una mujer se siente atraída sexualmente por ti