Cuando los casais se unen, la ilusión de un “felices para siempre” acompaña a la promesa. Sin embargo, la realidad puede ser muy diferente, y muchos matrimonios luchan por mantenerse a flote. Si te encuentras en esta situación, donde eres el único que intenta salvar la relación, te presentamos algunos consejos para enfrentar esta difícil tarea.

1. Evalúa tus razones

Antes de continuar, es crucial preguntarte por qué deseas salvar tu matrimonio. ¿Es por una promesa que hiciste? ¿Por temor a un divorcio doloroso? ¿Por el bienestar de tus hijos? ¿O simplemente porque amas a tu pareja y no quieres perderla? Tener una razón clara te motivará a seguir adelante en los momentos difíciles.

2. Deja de centrarte en los problemas

Enfocarse constantemente en los problemas solo empeora las cosas. En lugar de ello, desvía tu atención hacia lo positivo.

  • Evita discutir sobre los problemas con tu pareja.
  • Deja de culparla o aconsejarle constantemente.
  • Suspende el juego de la culpa.
  • No involucres a tus familiares o amigos en tus conflictos.

En su lugar, cultiva la gratitud por los aspectos buenos de tu matrimonio. Recuerda los momentos felices, expresa tu aprecio y céntrate en las soluciones en lugar de los problemas.

3. Toma un giro de 180 grados

Tu ansiedad y dependencia pueden alejar a tu pareja. Rompe este patrón y conviértete en la persona que tu pareja amaba.

  • Arregla citas inesperadas.
  • Envía mensajes y llamadas amorosas espontáneas.
  • Cocinen juntos para aligerar el ambiente.
  • Reproduce música que evoque recuerdos románticos.
  • Abrazad mucho, ya que libera endorfinas y relaja.
  • Comuniquen mejor.
  • Acurruquen y vean películas que solían disfrutar.
  • Planifica masajes íntimos.
  • Recuérdales que los amas y los extrañas.
  • Tomad de las manos con más frecuencia.
  • Planifica caminatas y paseos largos.
  • Crea ambientes íntimos con velas.
Leer Más:  ¡No te preocupes si la chica que te gusta ha dejado de enviarte mensajes de texto!

Sé paciente y persistente. Con tiempo y esfuerzo, puedes sanar tu relación rota.

Preguntas frecuentes

¿Qué debo hacer si soy el único que intenta salvar mi matrimonio?

El primer paso es preguntarte por qué quieres salvarlo. ¿Es por tus votos? ¿Por tus hijos? ¿Porque amas a tu pareja? Una razón clara te motivará cuando te desanimes.

¿Cómo puedo dejar de pensar en los problemas de mi matrimonio?

Deja de hablar de ellos contigo mismo, con otros y con tu pareja. Concéntrate en lo positivo. Anota las cosas por las que estás agradecido, escucha una canción que te recuerde los buenos tiempos y distráete con actividades que disfrutes.

¿Cómo puedo recuperar el interés de mi pareja?

Deja de actuar preocupado y apegado. En su lugar, céntrate en ser la persona que tu pareja amaba. Organiza citas, envíale mensajes cariñosos, cocina con él/ella y recuerda los momentos íntimos. La comunicación y la cercanía física pueden ayudar a reconectar.

Previous post Alternativas al “Te quiero” para expresar el cariño más profundo
Next post ¿Por qué son infieles las personas casadas?