¿Confundido entre dos amores? Aquí tienes una guía para tomar la decisión correcta

Si te encuentras en la difícil situación de tener que elegir entre dos personas que te gustan y que también sienten algo por ti, es natural sentirse confundido y abrumado. Esta decisión puede ser compleja y emocionalmente agotadora, pero con un poco de reflexión y consideración, puedes tomar la decisión correcta.

Criterios a tener en cuenta al elegir entre dos amantes

Al evaluar a tus dos amantes potenciales, hay varios criterios clave que debes considerar:

1. Diferencia de edad: ¿Hay una diferencia de edad significativa entre tú y alguno de tus amantes? Considera cómo esta diferencia podría afectar su relación a largo plazo, en términos de valores compartidos, metas de vida y etapas de la vida.

2. Matrimonio e hijos: ¿Cuáles son tus planes para el matrimonio y los hijos? ¿Están tus amantes en la misma página que tú en estos temas? Es importante asegurarse de que ambos tengan expectativas similares para el futuro.

3. Puntos de vista religiosos y políticos: ¿Son tus creencias religiosas y políticas compatibles con las de tus amantes? Si tienes valores fundamentales diferentes, esto podría generar conflictos y tensión en su relación.

4. Introvertido vs. extrovertido: ¿Eres introvertido o extrovertido? ¿Tu amante es lo opuesto? Considera cómo sus diferentes estilos de personalidad podrían afectar su relación.

¿Qué hacer cuando estás dividido entre dos amantes?

Una vez que hayas considerado los criterios clave, puedes tomar medidas para tomar una decisión:

1. Conoce a cada uno más profundamente: Aprende todo lo que puedas sobre cada uno de tus amantes. Esto incluye sus valores, metas, sueños y miedos. Cuanto más sepas sobre ellos, mejor equipado estarás para tomar una decisión.

Leer Más:  Navegando por las aguas turbulentas de las relaciones

2. Piensa en tu futuro: ¿Cómo te ves en el futuro? ¿Con quién te ves compartiendo tu vida? Considera tus objetivos a largo plazo y cómo cada uno de tus amantes encaja en ellos.

3. Elimina la atracción física de la ecuación: Intenta ver a tus amantes más allá de su apariencia física. Considera sus cualidades internas y cómo te hacen sentir.

4. Observa tu personalidad alrededor de cada uno: ¿Cómo te sientes cuando estás con cada uno de tus amantes? ¿Eres más feliz y más tú mismo con uno que con el otro?

5. Piensa en la dinámica de cada relación: ¿Cómo es la relación con cada uno de tus amantes? ¿Es saludable y mutuamente respetuosa? Considera cómo te sientes en cada relación y cuál es más compatible contigo.

6. Busca ayuda de amigos y familiares: Habla con tus amigos y familiares de confianza sobre tu situación. Pueden ofrecer una perspectiva externa y ayudarte a tomar una decisión.

7. Decide cuyo estilo de vida es más similar al tuyo: Considera el estilo de vida de cada uno de tus amantes y cómo encaja con el tuyo. ¿Tienes valores y objetivos similares? ¿Comparten intereses y actividades comunes?

8. Piensa en tu familia también: ¿Cómo encajaría cada uno de tus amantes en tu familia? ¿Serían aceptados y apoyados por tus padres, hermanos y otros miembros de la familia?

9. Discute la moral y los valores: Habla con tus amantes sobre sus valores y creencias fundamentales. ¿Comparten los mismos valores morales y éticos? ¿Tienen puntos de vista similares sobre cuestiones importantes?

10. ¿Sientes que estás engañando a uno de ellos más que al otro?: Reflexiona sobre tus sentimientos hacia cada uno de tus amantes. ¿Te sientes más culpable o incómodo cuando pasas tiempo con uno que con el otro? Esto puede ser una señal de que tienes sentimientos más fuertes por uno de ellos.

Leer Más:  Pasividad en las relaciones: Consecuencias y cómo ponerle fin

11. Evalúa cómo te sientes antes de ver a cada uno: Presta atención a tus emociones y sentimientos antes de ver a cada uno de tus amantes. ¿Estás más emocionado o ansioso por ver a uno que al otro? Esto puede ser una señal de que tienes sentimientos más fuertes por uno de ellos.

12. Lanza una moneda: Si todo lo demás falla, puedes lanzar una moneda para tomar una decisión. Asigna una cara a un amante y la cruz al otro. Lanza la moneda y mira el resultado. ¿Te sientes aliviado o decepcionado por el resultado? Esto puede darte una idea de quién es realmente la persona con la que quieres estar.

Previous post Cómo hablar con una chica en el gimnasio sin ser el chico espeluznante
Next post Empatía vs Empatía: ¿Cuál es la Diferencia?