1. Establezcan un acuerdo de crianza conjunta

Juntos o con ayuda de un consejero, elaboren un acuerdo de crianza que ambas partes acuerden y cumplan. Incorporen aspectos como:

  • Tiempos y lugares donde los niños convivirán con cada padre.
  • Responsabilidades financieras (o porcentajes) relacionadas con la educación, actividades de ocio, gastos médicos y otros gastos de manutención.
  • Límites en las interacciones con los niños compartidos.

2. Comunicación efectiva

Determinen la mejor forma de comunicarse y la frecuencia de contacto. Algunos exparejas pueden hacerlo de manera informal, pero en casos conflictivos existen herramientas de apoyo.

  • Aplicaciones como MyMob o Divvito permiten compartir calendarios, contactos, listas de deseos, mensajes con filtro de blasfemias y un “refrigerador” virtual para compartir fotos y notas.

3. Prioricen las necesidades de los niños

Centrándose únicamente en el bienestar de los niños, se evitan conflictos innecesarios. Recuerden que este proceso no se trata de ustedes como padres, sino de sus hijos. Mantengan esto en mente y sus interacciones serán positivas y constructivas, separadas de los problemas entre ustedes.

4. Consistencia en ambos hogares

Ambos hogares deben mantener reglas y rutinas similares para apoyar la consistencia en temas como la hora de dormir, el tiempo frente a pantallas y las tareas. Si los niños ven a sus padres trabajar juntos, es menos probable que uno sea visto como el “malo”.

Preguntas frecuentes sobre la crianza compartida

¿Cómo podemos crear un acuerdo de crianza compartida que funcione para todos?

Leer Más:  ¿Debería preocuparte si tu novia sigue a chicos guapos en Instagram?

Crea un acuerdo que incluya detalles como dónde y cuándo los niños pasarán tiempo con cada padre, las responsabilidades financieras y los límites de interacción.

¿Cuál es la mejor manera de comunicarnos como padres separados?

Elige una forma de comunicación que funcione para ambos, como aplicaciones o mensajes de texto.

¿Cómo podemos priorizar las necesidades de los niños?

Enfócate en sus necesidades y evita conflictos innecesarios. Recuerda que la crianza compartida es sobre los niños, no sobre los padres.

¿Es importante mantener la coherencia en ambos hogares?

Sí, mantén reglas y rutinas similares en ambos hogares para brindar apoyo y estabilidad a los niños.

¿Qué debemos hacer cuando nuestros hijos expresan sus inquietudes o enojo?

Escúchalos con compasión y reconoce sus sentimientos. No culpes al otro padre y crea un lugar seguro para que puedan hablar.

Previous post Pedir perdón por la infidelidad: Una guía para reconstruir la confianza
Next post Cómo abrirse emocionalmente en una relación