¡Cuidado con las palabras: la comunicación tóxica puede arruinar tu relación!

Cuando hablamos de relaciones tóxicas, solemos pensar en el abuso físico o emocional, el comportamiento dañino o los problemas de inseguridad. Sin embargo, a menudo pasamos por alto el aspecto más importante: los patrones de comunicación tóxica.

La comunicación en una relación: ¿sana o insana?

La forma en que hablas con y sobre tu pareja es un buen indicador de la salud de tu relación. Los estilos de comunicación negativos incluyen:

  • Descartar lo que dice tu pareja
  • Mostrar desprecio
  • Herir a tu pareja con palabras como forma de venganza

Comunicación sana vs. insana

Puede que al leer la lista anterior hayas pensado: “Lo he hecho una vez” o “Recuerdo haberlo hecho el otro día y sentirme mal”. Ahora te preocupas porque tal vez tengas una mala comunicación en tu relación. No te preocupes… todavía.

El hecho de que hayas dicho algo hiriente una vez o hayas sido un poco grosero hace tres años no indica necesariamente que tengas problemas de comunicación tóxica. Es humano perder el control a veces.

Sin embargo, si notas que este es un patrón y que lo haces casi todos los días, entonces sí que es un problema. Esto podría deberse a que tienes baja inteligencia emocional, que según las investigaciones es la principal razón de los patrones de comunicación tóxica. Sin embargo, es algo en lo que puedes trabajar y mejorar.

Por otro lado, la comunicación sana incluye transparencia, confianza, respeto y amabilidad. No basta con demostrar amor y adoración a la otra persona solo mediante acciones: las palabras también son importantes. Usar estrategias de comunicación saludables puede ayudarte a conectar mejor con tu pareja.

¿Qué es un ejemplo de mala comunicación en una relación?

Pongamos un ejemplo. Terminas de trabajar un viernes y estás emocionado por hacer algo divertido con tu pareja. Llegas a casa y la ves tumbada en el sofá comiendo patatas fritas. Le preguntas si quiere ir al cine o dar un paseo, pero te dice que no le apetece. Te sientes herido y dices una (o varias) de estas cosas:

  • “Nunca hacemos nada”.
  • “Te odio”.
  • “No te importo”.
  • “Estoy harto de ti”.
  • Golpeas una pared, haces una rabieta, lloras o incluso le quitas la bolsa de patatas fritas.

Todos estos son patrones de comunicación insanos. No estás cambiando el comportamiento de tu pareja porque no tiene ni idea de lo que pasa. No sabe que has tenido un día ajetreado en la oficina, no se ha dado cuenta de lo importante que era esto para ti y no sabe qué esperas de ella.

Leer Más:  ¡Supera el apego! Descubre las claves para dejar de ser dependiente

En lugar de usar palabras hirientes, un lenguaje corporal negativo o hacer suposiciones, explícale claramente a tu pareja por qué quieres salir, cómo te sientes y propón un compromiso. Esto puede mejorar enormemente tu relación.

10 patrones de comunicación tóxica que arruinan las relaciones

Estos son algunos ejemplos de patrones de comunicación que pueden dañar tu relación. Sería útil que evitaras estos patrones.

1. Ponerte demasiado a la defensiva

Ponerse a la defensiva cada vez que tu pareja menciona un problema es un patrón negativo común en las relaciones. Cuando tu pareja te dice que algo le molesta, la forma saludable de responder es “Siento que esto te frustre”; la forma insana es decir: “No es culpa mía”.

Puede ser fácil caer en el juego de las culpas, en el que tú y tu pareja os acusáis mutuamente constantemente en lugar de trabajar juntos para encontrar una solución. Incluso si la otra persona tiene la culpa, señalarlo cuando no ayuda a encontrar una solución es un problema de sobrecomunicación en una relación. A menudo empeora la situación.

2. Usar lenguaje frustrante

Es normal frustrarse, incluso por las cosas más pequeñas. Sin embargo, no es justo descargar tu frustración con tu pareja. Tu frustración puede deberse a muchas cosas, y descargarla solo con tu pareja es injusto para ella.

El lenguaje frustrante puede adoptar formas como “Siempre me pones de los nervios” o “Nunca te pones de mi lado”. Usar “siempre” y “nunca” hace que tu pareja sienta que te está haciendo daño constantemente, aunque no sea así. Este tipo de lenguaje también puede hacer que internalices la sensación de que tu pareja es la causa de todos tus problemas, cuando no es así.

3. Hablar por tu pareja

Cuando estás en una relación, especialmente a largo plazo, los límites entre tú y tu pareja se difuminan. Puede que cuentes las historias de tu pareja o pidas sus bebidas en un bar.

Si bien esto demuestra lo bien que la conoces, también es una mala comunicación en una relación porque no le permites a tu pareja hablar por sí misma. Esto puede hacer que te quedes estancado y no le des a tu pareja espacio para cambiar o crecer.

Esto demuestra que no te paras a considerar que tal vez tu pareja quiera probar una bebida diferente o contar su historia a su manera. Esta es una clara señal de que estás controlando a tu pareja de una forma que arruina tu relación.

Si te identificas con esto, mira este vídeo sobre cómo cambiar tu comportamiento controlador:

Leer Más:  ¡Descubre los múltiples tipos de almas gemelas y cómo identificarlas!

4. Hacerle luz de gas a tu pareja

En una extensa lista de cosas que no se deben hacer en la comunicación, el “gaslighting” ocupa un lugar muy alto, ya que puede volverse tóxico muy rápidamente. El “gaslighting” es cuando haces que tu pareja cuestione su sentido de la realidad.

Si tu pareja dice: “Estás controlando demasiado mis acciones”, y tú respondes: “¿Estás seguro de que estoy controlando? Solo te estoy ayudando a tomar buenas decisiones. Eso significa que me importas”, entonces le estás haciendo luz de gas para que piense que no eres una pareja tóxica cuando sí lo eres.

Cuando tu pareja menciona un problema, piénsalo detenidamente y pídele que encuentre una solución. Es la mejor manera de evitar los patrones de comunicación tóxica. Puede ser difícil detectar el comportamiento de luz de gas, pero ser consciente de cómo se siente tu pareja y dejarla expresarse libremente es la mejor manera de apoyarla.

5. Ser demasiado crítico con tu pareja

Cuando sales con alguien, es humano esperar que sea perfecto, y puede ser difícil recordar que eso simplemente no es posible: después de todo, también es un ser humano. Solo estás reduciendo su autoestima criticándola constantemente por su aspecto o por algo que no puede controlar.

Hablar con tu pareja sobre algo que no tiene solución y que solo perjudicará tu relación es un signo de demasiada comunicación en una relación. Este tipo de comunicación insana no tiene ningún propósito, sino reducir la autoestima y el confort de tu pareja.

6. Lenguaje corporal negativo

La comunicación no verbal es importante en una relación porque muestra cómo se siente alguien por ti. Al mostrar un lenguaje corporal negativo, como poner los ojos en blanco, distanciarte físicamente de tu pareja y evitar la intimidad física, solo estás haciendo que tu pareja se sienta como si no quisieras estar con ella.

7. Frenos repentinos

Pisar el freno en todas las formas de comunicación con tu pareja sin darle ningún contexto es un obstáculo en tu relación y en los patrones de comunicación. Dejar de enviar mensajes y llamadas abruptamente y negarse a hablar con ella es uno de los rasgos más comunes en las relaciones tóxicas.

La diferencia entre una comunicación sana y una insana es cómo explicas tu comportamiento ayudando a tu pareja a entender por qué te estás distanciando y mejorando tus patrones de comunicación tóxica.

8. Aplastar a tu pareja

Aplastar es uno de los patrones de comunicación tóxica más comunes. No dejar que tu pareja se exprese libremente solo inhibirá la confianza y la comunicación futura. Los psicólogos dicen que aplastar puede significar un comportamiento narcisista y conducir a ciclos de rabia y depresión en una relación.

Leer Más:  ¿Qué hace que un hombre quiera besar a una mujer?

Algunos ejemplos de aplastamiento incluyen una comunicación defensiva cuando tu pareja menciona un problema sin dejarla terminar, hablarle encima o cambiar abruptamente de tema sin escuchar lo que dice.

9. Sobrepasar tus límites

Hay algunas cosas que nunca debes sacar a relucir en las conversaciones con tu pareja. Puede ser un trauma previo que compartió contigo en un momento de vulnerabilidad o algo vergonzoso sobre sí misma que te contó.

Compartir este tipo de información es una señal de que tu pareja confía en ti: sobrepasar tus límites y sacarlo a relucir repetidamente o usar esta información para llamarla la atención o chantajearla puede ser un patrón de comunicación muy traumático en una relación.

10. Asumir que tu pareja ya lo sabe

Explicar tus sentimientos y problemas claramente a tu pareja es importante; esto la ayuda a empatizar contigo y a entender de dónde vienes.

Es importante recordar que tu pareja no tiene telepatía: si estás demasiado enfrascado en tus pensamientos y no te comunicas, podría desarrollar estilos de comunicación negativos.

La comunicación es fundamental: entender qué es la comunicación tóxica y tratar de evitarla constantemente es la mejor manera de asegurarte de que tu relación no sea víctima de patrones de comunicación insanos.

Los psicólogos destacan que la comunicación tóxica puede llevar a que la relación termine en malos términos. Por lo tanto, detectarlo a tiempo y cambiar tus patrones de comunicación tóxica puede ayudarte a salvar tu relación.

Preguntas Frecuentes

¿Qué es la comunicación tóxica?

La comunicación tóxica se refiere a patrones de comunicación negativos que dañan las relaciones. Incluye comportamientos como ser despectivo, mostrar desprecio, herir a la pareja a través de las palabras o asumir que la pareja ya sabe lo que se siente o se piensa.

¿Cuáles son algunos ejemplos de comunicación tóxica?

  • Ser demasiado defensivo
  • Usar lenguaje frustrado
  • Hablar por la pareja
  • Gaslighting (hacer dudar a la pareja de su propia realidad)
  • Criticar excesivamente a la pareja
  • Mostrar lenguaje corporal negativo
  • Aplicar “frenos repentinos” en la comunicación
  • Pasar por encima de la pareja
  • Exceder los límites
  • Asumir que la pareja ya sabe lo que se siente o se piensa

¿Cómo puedo evitar la comunicación tóxica?

  • Escuchar activamente a la pareja
  • Empatizar con la perspectiva de la pareja
  • Ser respetuoso y amable
  • Comunicar claramente los pensamientos y sentimientos
  • Evitar culpar o criticar
  • Buscar ayuda profesional si es necesario
Previous post ¡Descubre En Qué Deberías Creer y Transforma Tu Vida!
Next post Cuando tu pareja quiere terminar y tú no