¿Qué se considera “propiedad de la relación”?

En un divorcio, todo lo que posean tú y tu pareja, desde la propiedad familiar hasta los artículos personales, se considera “propiedad de la relación”. No importa a nombre de quién estén estos artículos; si existen durante el proceso de divorcio, se incluyen en la división.

Más allá de la propiedad física

Además de la propiedad física, también se deben considerar los activos controlados por ti o tu expareja, como negocios, fondos de pensiones o propiedades en fideicomisos familiares. La división de la propiedad también incluye todas las deudas y pasivos, como hipotecas y tarjetas de crédito.

Excepciones a la regla

En algunas circunstancias, los activos que poseías antes de la relación o que adquiriste después de la separación pueden incluirse en la división. Esto se determina caso por caso y depende de las circunstancias específicas de tu divorcio.

Preguntas frecuentes sobre la división de bienes en casos de divorcio

¿Qué se considera “propiedad de la relación”?

  • Todo lo que tú y tu pareja poseáis, incluidos:
    • Casa familiar
    • Propiedades de inversión
    • Coches
    • Muebles
    • Tecnología
    • Vajilla
    • Objetos personales como joyas

¿Cómo se distribuyen los bienes?

  • Se consideran bienes de la relación independientemente de quién figure como propietario.

¿Qué otros activos se incluyen?

  • Negocios
  • Pensiones
  • Propiedades en fideicomisos familiares

¿Se incluyen las deudas?

  • Sí, las deudas y obligaciones, como hipotecas y tarjetas de crédito.

¿Se pueden incluir bienes adquiridos antes o después de la relación?

  • En algunos casos, sí.
Previous post ¡Desentrañando los Celos: Una Guía para Comprender y Manejar esta Emoción Compleja!
Next post Consejos para tomar distancia en una relación sin romperla