El amor: un arma de doble filo

El amor, esa fuerza poderosa que nos une a otros, puede ser tanto una fuente de alegría como de dolor. Puede impulsarnos a compartir momentos inolvidables con seres queridos o a caer en la desdicha cuando las relaciones se vuelven tóxicas.

Como una peligrosa adicción, el amor nos atrapa y nos vuelve dependientes, haciendo que soltarlo sea una tarea titánica. Un matrimonio fallido puede causar estragos en nuestra vida, tan devastadores como los que provocan las drogas sintéticas en sus adictos. Y al igual que la rehabilitación, puede llevar años liberarse de su nociva influencia.

La lucha por aceptar la realidad

Quienes han estado en relaciones duraderas, especialmente en matrimonios, conocen el dilema: ¿permanecer en una relación dañina o dar un paso adelante?

Esta difícil pregunta tiene una respuesta supuestamente sencilla, ya que las personas se separan constantemente. Sin embargo, cuando ambas partes han invertido años en la relación, la toma de decisiones se vuelve compleja y llena de idas y venidas.

Aferrándose a los buenos tiempos

Incluso cuando se desea abandonar una relación, no es fácil. Cada vez que creemos estar preparados, los recuerdos y la esperanza de que los buenos tiempos regresen nos invaden. Es aún más difícil cuando hay hijos, ya que deseamos que crezcan con el apoyo que necesitan, difícil de lograr con padres divorciados.

También están las cuestiones prácticas. Las consecuencias financieras no serán sencillas, y llevará tiempo adaptarse a la nueva situación.

Todos estos factores infunden miedo, creando un pánico ante lo que deparará el futuro después del matrimonio. Incluso si la unión ya no funciona, es más fácil aferrarse a algo que arriesgarse a la incertidumbre.

Un matrimonio nocivo para ti

Desde dentro, es difícil darse cuenta de que un matrimonio o una pareja resultan perjudiciales. Después de todo, seguimos viendo la mejor versión de la persona con la que nos casamos. Pero existen señales reveladoras que indican que la relación es simplemente mala para nosotros.

Si te descubres mintiendo sobre tu relación, es un punto importante. Cuando te centras únicamente en la felicidad de tu pareja, resuelves todos los problemas o te sientes miserable constantemente, significa que algo anda mal. Más aún, cuando la otra persona es demasiado controladora, te aconseja cortar lazos con personas, te hace sentir mal contigo mismo o da por sentado que la molestas, es una situación inaceptable.

Leer Más:  Cuando tu pareja te hace sentir insignificante: ¿Qué hacer ante el menosprecio?

No estás loco por considerar irte

Quienes ven el matrimonio como una inversión a la que han dedicado años de vida, pueden pensar que estás loco por plantearte dejarlo. Pero es diferente cuando lo vives desde dentro, cuando sabes que volver solo te hundirá y te volverá cínico.

Además, hay cosas que suceden en el interior que prueban que no estás fuera de tu mente por irte. Cuando te manipulan, sientes que incluso considerar el divorcio te culpará o que las represalias son una posibilidad, es mejor irse.

También les pasa a los hombres

Todos los hombres han escuchado alguna vez la frase “Aléjate de las locas”. A veces, es demasiado tarde y se casan con una. Es la misma historia de manipulación, represalias y desdicha que sufren las mujeres en un mal matrimonio, pero muchos piensan que los hombres simplemente lo soportan. Ellos también sufren, tanto como ellas.

También hay casos más comunes en hombres en matrimonios fallidos. Empiezan a creer que están locos para evitar culpar a la otra parte, la verdadera fuente de inestabilidad en la relación. Algunas esposas acusan rutinariamente a sus maridos de cosas que no han hecho, lo que les agota su energía, obligándolos a demostrar constantemente su inocencia.

Pero una cosa que la mayoría de los hombres no admitirán es que se sienten superiores al permanecer en una relación disfuncional. Sus acciones pueden no ser tan perjudiciales como las de sus parejas, pero quedarse y disfrutar de la sensación de que tu pareja no está bien mientras tú mantienes la compostura, no es saludable. Por mucho que creas que estás ahí para salvar el matrimonio, solo estás ahí porque te estás complaciendo en tu sensación de rectitud. No solo eres incapaz de enfrentarte a tus defectos, sino que la autoridad moral que ocupas solo puede llevar a malos resultados.

Preparándose para cambiar

Como persona casada, nunca será fácil marcharse. Por eso es aconsejable prepararse, para tener todo lo que necesitas, informar a las personas necesarias y prepararte mentalmente para lo que vendrá.

Leer Más:  Matrimonio sin intimidad: ¿Es posible?

Informa a tus seres queridos: En este punto, debes dejar que la gente sepa por lo que has estado pasando. Escuchar sus opiniones y contar con su apoyo puede ser beneficioso. También es mucho mejor si no tienes que pasar por la separación solo. En la mayoría de los casos, la presencia de familiares y amigos es lo más importante en este difícil período.

Crea una red de seguridad: En gran medida, aprenderás a ser independiente. Así que piensa detenidamente sobre lo que necesitarás una vez que decidáis separaros. Asegúrate de saber dónde vivirás, qué debes llevar contigo, etc. Cuando finalmente reveles tus intenciones, no tendrás que permanecer en el mismo lugar que tu cónyuge.

Busca ayuda profesional: Incluso si decides irte porque la relación es tóxica, no significa que no tengas fallos. Es probable que tengas defectos que hayan contribuido al deterioro de la relación, así que no entres en tu siguiente etapa pensando que has salido ileso. Tú también tienes trabajo que hacer.

Tu salud depende de ello

Un matrimonio puede ser lo más satisfactorio que hayas hecho, pero cuando sale mal, tiene el potencial de arruinarte. La mayoría de las veces, destruye la percepción que alguien tiene del amor y las relaciones, pero un estudio publicado en American Psychologist afirma que existe evidencia sustancial de que una mala relación puede empeorar dolencias como las enfermedades cardíacas. Las personas en matrimonios fallidos desarrollan hábitos destructivos como fumar, beber o subir de peso, lo que puede ser perjudicial cuando se combina con una afección cardiovascular preexistente.

Permanecer no significa salud

Hay justificaciones válidas para permanecer en un mal matrimonio. Los hijos, por ejemplo, pueden ser una poderosa influencia en la vida de los padres. Ellos solos pueden convencer a un padre de soportar una relación dañina indefinidamente, pero los padres corren riesgo en esta situación.

Por más saludable que parezca, un mal matrimonio puede llevarte a hacer cosas que arruinarán por completo tu conexión con tu cónyuge. Permanecer puede ser la fuente de infidelidad, comportamiento despectivo, violencia, uso de drogas y una serie de otras actitudes destructivas. No solo te estás destruyendo a ti mismo, sino que también estarás afectando a tu familia.

Siguiendo adelante

Una vez que todo esté dicho y hecho, el único factor que sanará las cosas es el tiempo. Es importante recuperarse porque por muy dañina que sea una mala relación, la tristeza y la culpa que vienen después también son obstáculos importantes. La terapia ayudará, pero asegúrate de tomarte tiempo para ti. Procesa la ruptura, obtén perspectiva de las cosas y descubre qué papel jugaste en la separación.

Leer Más:  ¿Por qué tu mejor amigo te ignora y qué hacer al respecto?

Has perseverado más de lo que debías y pasarás por más antes de llegar a un lugar donde estés en paz con lo que sucedió. Las personas que pasaron por lo mismo dicen que es como un estado de shock. Por eso es importante un período de transición, para que puedas recuperarte y reconstruir lo que se perdió cuando tratabas de salvar un barco que se hundía. Te exige mucho más de lo que crees.

Es una locura que la separación sea el primer paso, pero como en cada nuevo comienzo, tiene que venir de algún sitio. Es un camino difícil desde aquí, pero sin el lastre, será mucho menos como escapar de un sumidero y más como subir una escalera.

¿Por qué el amor puede ser tanto bueno como malo?

El amor puede ser un motor de motivación para formar vínculos duraderos, pero también puede dificultar soltar a personas a pesar de que la relación se haya vuelto tóxica.

¿Cómo afecta un mal matrimonio a la salud?

Los malos matrimonios pueden agravar problemas de salud como las enfermedades cardíacas y promover hábitos dañinos como fumar, beber o aumentar de peso.

¿Qué señales indican que un matrimonio es perjudicial?

Algunas señales de que un matrimonio es perjudicial incluyen mentir sobre la relación, centrarse únicamente en la felicidad del otro, sentirse miserable constantemente, ser controlado por la otra persona o sentir que se le menosprecia o se da por sentado.

¿Por qué es difícil dejar un mal matrimonio, incluso cuando se reconoce su toxicidad?

Dejar un mal matrimonio es difícil debido a factores como la inversión de tiempo y esfuerzo, el temor a lo desconocido, las preocupaciones financieras y el impacto en los hijos.

¿Es necesario buscar ayuda profesional después de dejar un mal matrimonio?

Sí, es recomendable buscar ayuda profesional para abordar cualquier defecto personal que haya contribuido al deterioro de la relación.

Previous post La Luna de Miel: Un Dulce Comienzo en el Matrimonio
Next post ¡Deja de aferrarte a quien te lastima! Descubre las razones por las que no puedes soltar y qué hacer al respecto
Pinterest
Telegram
WhatsApp