El arte de abrazar: Cómo abrazar a alguien y hacer que se enamore aún más de ti

Por qué es tan importante abrazarse

Los abrazos son una forma natural de expresar afecto y conexión con los demás. Liberan cortisol, la hormona del bienestar, y son como un abrazo prolongado. Los abrazos pueden ayudar a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. También pueden ayudar a mejorar el sueño, la salud del corazón y el sistema inmunitario.

Cómo abrazar a alguien

No hay una forma correcta o incorrecta de abrazar a alguien. Lo que funciona para una pareja puede no funcionar para otra. Lo más importante es que ambos se sientan cómodos y relajados.

Aquí tienes algunos consejos para abrazar a alguien:

  1. Empieza con algo sencillo. No hace falta que os toquéis todos los brazos y piernas. No hace falta abrazar a alguien con fuerza para abrazarlo. Simplemente rodear con el brazo a esta persona mientras veis la televisión para que pueda apoyarse en tu hombro muestra que quieres que se sienta cerca de ti.

  2. Comparte una manta. Cuando dos personas comparten un sofá y ven una película, puede resultar incómodo. Puede que quieras abrazarte, pero no sabes cómo empezar. Un gran amortiguador es una manta.

  3. Pregúntale si está cómodo. La primera vez que me senté a ver una película con mi novio, me sentí como una estatua. No quería apoyarme en él ni parecer demasiado cómoda demasiado pronto. Entonces, sólo unos minutos después, me preguntó si estaba cómoda y me puso las piernas sobre su regazo.

  4. Diviértete. Los abrazos no tienen por qué ser un momento intensamente emocional para sentarse el uno con el otro, a menos que quieras que lo sean. Podéis haceros cosquillas o hacer el tonto hasta que encontréis de forma natural una posición que sea cómoda para ambos.

  5. Sé suave. Ser suave no es para todos. Algunas personas prosperan en su incomodidad. Si eres un chico, ábrete camino para abrazarla metiéndole el pelo detrás de la oreja o incluso diciéndole que el color que lleva le queda bien.

  6. Haz un check-in. Abrazar no significa encontrar una posición cómoda y quedarse así durante horas. Podéis moveros y cambiar de posición. Lo que funciona mejor no siempre es lo más cómodo o natural. A veces, las cosas son incómodas.

  7. Cambia de lugar. Claro, tradicionalmente, el chico sostiene a la chica, y él sería la cuchara grande que sostiene el peso de la chica. ¡Pero ya estamos bien entrados en dos décadas de un nuevo siglo! Cambia las cosas. Mi novio es un pie más alto que yo, pero se tumba sobre mí y me utiliza como almohada. Es una de mis formas favoritas de abrazarme.

  8. Deja que la chica lidere. El hecho de que seas el chico no significa que debas hacer el primer movimiento, el abrazo o cualquier otra cosa. Puedes dejar que la chica tome la iniciativa. Tal vez ella te coja de la mano o se apoye en tu brazo. Deja que te haga sentir cómodo y que tome la iniciativa.

  9. Añade una almohada. Por muy dulce y cariñoso que sea a veces el abrazo, no es tan cómodo. Depende de tu tipo de cuerpo, de dónde estés sentado y de otras cosas. Coge una almohada, ponla en tu regazo y pregúntale a tu pareja si quiere apoyar la cabeza.

  10. Haz que sea un momento para los aperitivos. Los aperitivos y los abrazos no son mutuamente excluyentes. Coge un bol de palomitas o incluso un helado. Si lo compartís y lo sostenéis, tenéis que estar bastante cómodos para que vuestra pareja pueda cogerlo.

  11. Las mascotas lo hacen fácil. Si tienes la suerte de tener un gato o un perro cariñoso, haz que se una a la sesión de abrazos. Las mascotas hacen que todo el mundo esté ansioso por abrazar. Así que, si estás nervioso por abrazarte, deja que tu mascota haga el trabajo pesado.

  12. No tosas mientras te abrazas. Tanto si estás resfriado como si tienes alergia, no tosas ni estornudes mientras te abrazas. No es higiénico ni lindo. Asegúrate de apartarte, dar la vuelta y cubrirte la boca. Incluso puedes excusarte para usar un pañuelo, tomar un poco de agua y lavarte las manos. Tu compañero de abrazos apreciará la higiene.

  13. Manténlo PG-13. Los abrazos no tienen por qué llevar al sexo o incluso a los besos. Claro que puede ser así, pero si estás nervioso por ello, no asumas que ese es el objetivo final. Los abrazos pueden ser simplemente abrazos. Eso es lo que los hace tan geniales.

  14. Huele bien. No importa cómo te abraces, estaréis lo suficientemente cerca como para oleros, así que no olvides el desodorante. Rocíate un poco de colonia o perfume. Tal vez incluso enciende una vela perfumada para crear ambiente. El olor puede cambiar realmente el estado de ánimo. El mal aliento o el olor corporal pueden arruinar un momento perfectamente bueno.

  15. Los pequeños toques son importantes. No hace falta que le des a tu pareja un masaje completo, pero frotarle la espalda o la pierna o incluso jugar con su pelo es una forma dulce y sutil de mostrar afecto.

  16. Sé natural. Sí, los abrazos vienen naturalmente con cierto nivel de incomodidad. Pero deja que fluya y trata de no forzarlo. Si no te sientes bien, cambia la forma en que estás sentado. Haz lo que te parezca bien en ese momento. Incluso pregúntale si quiere sentarse más cerca.

  17. Ve a por ello. Preocuparse demasiado por cómo abrazar a alguien puede volverte loco. Si estás demasiado preocupado por cómo hueles, si sudas o si pareces incómodo, lo empeorarás esperando tanto tiempo para hacerlo.

Leer Más:  ¿Qué hacer con tu vida?

Sólo tienes que respirar profundamente y rodear con el brazo a tu compañero de abrazos, atraerlo hacia tu pecho o incluso cogerle la mano. Si quiere abrazarse más, tu pareja te lo hará saber.

Previous post Los términos de las aplicaciones de citas que debes conocer
Next post Cómo conseguir la atención de una chica e impresionarla a primera vista