Intimidad: Cómo Reconocer y Superar los Problemas de Intimidad

La intimidad es un aspecto crucial para una relación feliz y saludable. Si tienes problemas de intimidad, nunca podrás construir la conexión necesaria para el amor a largo plazo a menos que los abordes lo antes posible.

Sin trabajar en ellos, comenzarás a alejarte. La vulnerabilidad puede hacer o deshacer una relación, y respetar las dudas y los límites de tu pareja puede hacer lo mismo.

¿Cómo se Manifiestan los Problemas de Intimidad?

Casi todo el mundo ha oído hablar de los problemas de intimidad, pero no todos saben lo que significa tenerlos.

La mayoría de la población no puede entender estos problemas. Para la mayoría de nosotros, este tipo de barrera no existe porque disfrutamos acercándonos a otras personas y compartiéndonos con ellas.

Sin embargo, para muchos otros, esos problemas son reales. Es posible que compartan muy poco sobre sí mismos. No te contarán historias de su infancia. Incluso te mantendrán a distancia para evitar que te acerques físicamente también.

Como puedes imaginar, esto hace que conocer a alguien sea casi imposible.

1. Perfeccionismo

Muchas personas con problemas de intimidad sufren la sensación de que no son dignas de amor y relaciones cercanas.

Realmente sienten que no lo merecen.

Debido a esto, las personas con problemas de intimidad a menudo trabajan más para ser una persona que “merece” amor. Hacen todo lo posible para ser perfectos, a pesar de que la perfección es inalcanzable. Prácticamente harán cualquier cosa en su poder para obtener la aprobación de los demás.

2. Citas en Serie

Lo que pasa con los problemas de intimidad es que no impiden que alguien tenga ningún tipo de relación.

Leer Más:  Cómo pedirle una cita a tu crush y lograr impresionarlo

Simplemente interfieren cuando las relaciones comienzan a ser un poco más serias. Esto significa que en el momento en que se le dé valor a la relación, el miedo a la intimidad mostrará su fea cara.

Actúa de manera muy parecida al miedo al compromiso. La persona no puede mantener una relación, por lo que salta de una conexión superficial a otra.

3. Dificultad para Expresar las Necesidades

Una persona con problemas de intimidad no suele tener mucho talento para expresar lo que necesita.

Mucho de esto tiene que ver con sus sentimientos de no merecer amor, y mucho de ello se debe al hecho de que la expresión de las necesidades indica un tipo de cercanía con la que simplemente no se sienten cómodos.

4. Dificultad con el Contacto Físico

Los sentimientos sobre el contacto físico pueden ir de dos maneras para una persona con problemas de intimidad.

Por un lado, es posible que sean completamente incapaces de manejarlo. El contacto físico puede hacerlos sentir incómodos y ansiosos.

Por lo general, optan por lidiar con esto evitando el contacto físico tanto como pueden. No son abrazadores ni mimosos. El contacto físico definitivamente no es su lenguaje de amor.

Por otro lado, es posible que anhelen el contacto físico. Creen que la intimidad física refuerza su valor.

5. Baja Autoestima

La baja autoestima es el rasgo distintivo de una persona con problemas de intimidad. Su origen puede variar mucho, pero es el sentimiento más común entre quienes tienen miedo a la intimidad.

Esto se correlaciona directamente con sentirse inadecuado y de alguna manera ayudarlos a creer que no son inmediatamente dignos de amor. Su baja autoestima refuerza la idea de que tienen que trabajar y ganarse el amor de los demás.

Leer Más:  ¿Qué hace que un hombre quiera besar a una mujer?

6. Problemas de Confianza

Los problemas de intimidad y los problemas de confianza tienden a ir de la mano.

Los problemas de confianza pueden estar estrechamente relacionados con el miedo al rechazo, que está vinculado a los mismos sentimientos de insuficiencia que son tan frecuentes con los problemas de intimidad.