Infancia vs. adultez

Contrariamente a la creencia popular, la rivalidad entre hermanos no desaparece en la infancia. Un estudio de la Universidad de Oakland reveló que aproximadamente el 30% de los encuestados experimentan animosidad o apatía hacia sus hermanos adultos. Esta estadística es alarmante, considerando que los hermanos suelen ser las relaciones sociales más duraderas de nuestras vidas.

Reconstruir el lazo

Reparar una relación dañada con un hermano puede resultar en una amistad excepcional y brindar una base sólida para enfrentar los desafíos de la vida. Por ejemplo, a medida que los padres envejecen, requerirán mayor cuidado y atención. Cuidarlos resulta más fácil cuando la responsabilidad se divide y se aborda como grupo. Sin embargo, donde existe rivalidad entre hermanos adultos, puede complicarse.

Causas de la rivalidad entre hermanos adultos

La rivalidad entre hermanos adultos no siempre tiene sus raíces en dinámicas infantiles deficientes. A medida que los hermanos crecen, siguen sus propios caminos como adultos independientes que pueden no salir según lo planeado. Sentimientos como los celos y la envidia pueden amplificar la rivalidad hasta un punto que perturba la dinámica familiar.

  • Una hermana divorciada puede envidiar la salud matrimonial de su hermano.
  • Un hermano puede envidiar el éxito de otro y las oportunidades profesionales que se le han presentado.

En lugar de alegrarse por el éxito de su hermano, se convierte en una competencia en su mente y algo por lo que enfadarse y amargarse.

A veces, la rivalidad entre hermanos adultos es inadvertida. Una hermana puede estar celosa de la relación de su hermano con sus padres. Es mucho más cercana porque el hermano vive más cerca de ellos, por lo que los ve con más frecuencia y puede construir una relación más fuerte por ello.

También podría ser que la hermana se parezca más al padre que el hermano, por lo que se llevan mejor y parecen tener una conexión más profunda. El hermano envidia esa conexión pero no sabe cómo facilitar una mejor relación con el padre. El padre puede estar fomentando la rivalidad entre hermanos por accidente porque no se da cuenta de que trata a sus hijos de manera diferente.

Luego está el caso de cuando los padres se convierten en abuelos y a un hermano le parece que muestran más amor y atención a los hijos del otro hermano que a los suyos. Si la envidia o los celos ya existían, esto puede amplificarlos. Pero incluso si no había rivalidad antes, el trato preferencial percibido de un nieto sobre otro puede ser suficiente para encender una.

Leer Más:  Indicios de culpa en la infidelidad: cómo detectarlos y afrontar sus consecuencias

Cómo lidiar con la rivalidad entre hermanos adultos

Se pueden adoptar diferentes estrategias para lidiar con la rivalidad según el rol que juegues dentro de la dinámica familiar.

Como el objetivo de la rivalidad

Como objetivo de la rivalidad, hay un par de soluciones potenciales.

La primera y más obvia es sentarse y hablarlo. Pregúntale a tu hermano cuál es el problema y si pueden encontrar una resolución amistosa.

El simple hecho de escuchar su queja puede ser suficiente para reconciliar sus emociones, especialmente si sienten que no les están prestando atención o que a nadie le importa lo que están pasando.

También puedes descubrir que el problema no es lo que pensabas. La comunicación es siempre un primer paso vital.

Pero, ¿qué pasa si tu hermano no quiere trabajar contigo en ello? ¿Qué pasa si quieren quedarse en su ira y envidia?

La opción que te queda entonces es cambiar la forma en que interactúas en la dinámica. Puedes alterar el comportamiento de todos en la dinámica cambiando el tuyo.

Por ejemplo, supongamos que tu hermano está enojado contigo y está tratando de provocar una pelea. Esa táctica pierde mucho de su poder cuando te niegas a participar en la discusión.

Incluso mejor, si puedes responder con calma y claridad, realmente molesta a las personas que esperan que su ira sea recibida con ira.

Como el hermano que alberga la rivalidad

Pregúntate: “¿Por qué?”. ¿Entiendes el por qué de tus sentimientos negativos hacia tu hermano?

¿Son celos? ¿Envidia? ¿Sientes que tus padres no te aman como aman a tu hermano?

O bueno, tal vez tu hermano es un poco idiota y hay una buena razón por la que te sientes negativamente hacia él.

Tal vez se estén jactando de su éxito en la vida porque están en competencia contigo y están tratando de iniciar discusiones de esa manera. En ese escenario, es posible que no tengas más remedio que reducir la cantidad de tiempo que pasas con ellos.

Identificar esos sentimientos negativos te ayudará a trazar un rumbo hacia su resolución y superación.

Si sientes que no estás teniendo suficiente tiempo de calidad con tus padres, tal vez puedas hacer arreglos para pasar más tiempo con ellos o hacer llamadas más frecuentes para ponerte al día con la vida. Trata de mantener ese tiempo de calidad solo entre tú y tus padres (o incluyendo a tu pareja/hijos), para que tu hermano no esté allí para competir por la atención de tus padres.

Leer Más:  ¿Cómo saber si alguien es adecuado para ti? 23 señales que no debes ignorar

Si tienes envidia de la vida aparentemente feliz y exitosa de tu hermano y/o relación, recuerda que ninguna vida es perfecta y que lo que ves en la superficie puede no reflejar la realidad de su situación. Pueden estar muy estresados por el trabajo o luchando por mantener su matrimonio unido, pero esto puede estar oculto para ti y el resto del mundo.

Los celos también se pueden abordar con gratitud. Es fácil mirar la vida de otra persona y desear las cosas que parece tener, pero ¿con qué frecuencia te detienes, miras tu propia vida y agradeces todas esas cosas que tienes y disfrutas? Este cambio de perspectiva puede aliviar la persistente envidia y el resentimiento que tienes hacia tu hermano.

La gratitud se puede extender a tu relación con tus padres. Claro, tu hermano puede tener un vínculo más profundo y cercano con tus padres, pero todavía tienes una relación con ellos que, con suerte, tendrá su parte de amor, afecto y conexión. Agradece la relación que tienes con tus padres, no tengas envidia de la que tiene tu hermano.

Sin embargo, a veces es mucho más profundo que eso. Si tú y tus hermanos crecieron en un hogar abusivo o negligente, tu mejor opción será hablar con un profesional de salud mental certificado para abordar estos sentimientos y sanar.

Como padre de hermanos rivales

Es decepcionante ver a tus hijos pelear entre sí. El mundo es un lugar difícil, y la familia es el único refugio que tienen muchas personas.

La desafortunada realidad es que este no es un problema que puedas resolver por tus hijos. En cambio, puedes intentar facilitar la reparación del puente comunicándote claramente con tus hijos, esforzarte por mostrarles (y a sus hijos) la misma atención y tomar el mismo interés en sus vidas (y las de sus hijos).

Refuerza que amas al hermano agraviado por sus cualidades, no a pesar de las de su hermano. Evita comparar a los dos.

Lo más importante que debes recordar es que la dinámica familiar siempre cambia con el tiempo. La vida lleva a las personas en diferentes direcciones, y a veces esas direcciones son divergentes.

También pueden volver a unirse más adelante. A veces puedes guiar eso, a veces no. Puede llevarles algún tiempo a los hermanos reconocer y sanar la brecha.

¿Qué pasa si no podemos encontrar una causa o solución?

Las dinámicas familiares están profundamente arraigadas. Su formación comienza con el nacimiento y evoluciona continuamente a medida que pasa el tiempo.

Las dinámicas poco saludables se normalizan porque es lo que la familia experimenta regularmente. Debido a que es “normal”, puede ser un desafío comprender la realidad de la situación.

Leer Más:  Cómo dejar de amar a alguien: Guía para desenamorarse

Para resolver el problema, puede valer la pena obtener una opinión de un tercero sobre la situación de un hermano o pariente diferente que esté lo suficientemente cerca como para ver dentro de la familia. Pueden brindar una perspectiva que no pueden ver las personas que están emocionalmente involucradas en la rivalidad.

La rivalidad entre hermanos adultos es un problema común que los terapeutas familiares abordan a menudo. Si sientes que tu familia no está progresando en la superación de este problema, valdría la pena buscar asesoramiento profesional para obtener ayuda adicional.

BetterHelp.com es un sitio web donde puedes conectarte con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puedes intentar resolver esto tú mismo o en familia, puede ser un problema más grande de lo que la autoayuda puede abordar. Y si está afectando tu bienestar mental, tus relaciones o tu vida en general, es algo importante que debes resolver.

Demasiadas personas intentan arreglárselas y hacen todo lo posible para superar problemas que en realidad nunca afrontan. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% la mejor manera de seguir adelante.

Preguntas frecuentes

¿Por qué la rivalidad entre hermanos no siempre termina en la infancia?

Según un estudio de la Universidad de Oakland, alrededor del 30% de los adultos sienten animosidad o apatía hacia sus hermanos adultos. Esta estadística es desafortunada porque los hermanos suelen ser las relaciones sociales más duraderas de nuestra vida.

¿Cuáles son las causas de la rivalidad entre hermanos adultos?

  • Celos y envidia
  • Competencia fraternal
  • Percepción de favoritismo de los padres
  • Problemas de abuso o negligencia en la infancia

¿Cómo se puede tratar la rivalidad entre hermanos adultos?

Para el objetivo de la rivalidad:

  • Comunícate con tu hermano y trata de resolver el problema.
  • Cambia tu comportamiento en la dinámica familiar.

Para el hermano que alberga la rivalidad:

  • Identifica los motivos de tus sentimientos negativos.
  • Busca apoyo profesional si es necesario.
  • Practica la gratitud por lo que tienes.

Para los padres de hermanos rivales:

  • Comunícate claramente con tus hijos.
  • Demuestra igual atención e interés por ambos.
  • Evita las comparaciones.

¿Qué pasa si no se puede encontrar una causa o solución?

  • Busca la perspectiva de un tercero, como otro hermano o familiar.
  • Considera la terapia familiar.
Previous post La importancia de ser honesto contigo mismo
Next post Los Peligros de la Autopreservación en las Relaciones: ¡Evítalos para un Vínculo Fuerte!