Todas las relaciones y los noviazgos se mueven a ritmos diferentes, pero estas son las fases más comunes y aceptadas de la línea de tiempo de una relación.

1. Por qué las relaciones necesitan crecer y cambiar

Tu relación nunca será la misma que cuando empezasteis a salir. Aunque mantengáis viva la emoción, a medida que os conocéis mejor os sentís más cómodos. Bajáis las barreras, os volvéis vulnerables y conectáis realmente.

Esto es una parte vital de cualquier relación. No importa en qué fase de la relación estéis, vuestra relación progresará. Puede ser rápido o lento, pero sucederá.

No se supone que os quedéis en la misma etapa de una relación. Necesitáis crecer y cambiar como pareja. Sin avanzar en la línea de tiempo de las citas, sois esencialmente compañeros de trabajo en la vida en lugar de socios.

2. La línea de tiempo de la relación

Si echáis la vista atrás a todas vuestras relaciones, os daréis cuenta de que no todas siguieron esta línea de tiempo. Puede que os hayáis saltado algunos pasos o que los hayáis seguido en otro orden.

Todo eso está bien. No importa la línea de tiempo de las citas, cada relación os ofrece una experiencia única. Claro, tal vez las relaciones más sanas, o al menos las más tranquilas, sigan más de cerca esta línea de tiempo de las relaciones. Pero al final, cada relación es diferente.

Aunque estas etapas son cruciales para conocer a tu pareja e introducirla en tu mundo, puede que no sigas esta línea de tiempo perfectamente. Esta línea de tiempo de la relación debe ser una pauta general para una relación sana, no un manual de instrucciones.

3. Fases de la relación

1. El interés inicial

Es cuando empiezas a notar que la otra persona es alguien a quien quieres conocer más. Básicamente, te enamoras de ella. Esto podría ser ese primer mensaje en una aplicación de citas o cuando empiezas a preguntar a sus amigos si está soltera.

Todas esas mariposas y vibraciones de bienestar empiezan a aparecer. No estás seguro de lo que va a pasar, si es que pasa algo, pero seguro que es emocionante. Casi todas las líneas de tiempo de las citas tienen esta etapa.

2. La primera cita

En este momento, ya has hablado con ella y has decidido que quieres probar. Puede que hayais estado coqueteando o que os hayáis dado cuenta de que estáis en el mismo punto de vuestras vidas después de enviar algunos mensajes.

Ya la conoces lo suficientemente bien, así que ha llegado la primera cita. Aquí es cuando realmente llegas a ver cómo conectáis íntimamente y cómo es vuestra química.

3. El primer beso

Esto puede ocurrir justo después de la primera cita, o puede ocurrir después de algunas citas. Esto llegará en diferentes momentos para cada pareja, pero este beso es un momento poderoso y mágico.

Leer Más:  Relación de Pareja: Etapas y Momentos Clave en el Romance

Con este beso, ves lo compatibles que sois físicamente, y vuestros sentimientos se harán más fuertes o se disiparán.

4. La primera vez

Después de haber tenido algunas citas con ella y estar contento con la forma en que van las cosas, es hora de subir la temperatura en el dormitorio. Ahora bien, esto depende de muchas cosas como tu edad, tu nivel de comodidad y tus preferencias. Por lo tanto, este paso en la línea de tiempo de la relación puede ocurrir mucho más tarde o más temprano en su línea de tiempo.

No hay nada malo en tener relaciones sexuales en la primera cita o esperar hasta después del matrimonio. No importa cuándo decidáis dar este paso, en algún momento la mayoría de las líneas de tiempo de las relaciones incorporarán la intimidad.

5. Dormir juntos

Dormir juntos puede seguir a la primera vez que tienes relaciones sexuales, pero no siempre. Tal vez estéis listos para dormir juntos pero no para dormir juntos. O tal vez vivís lejos y tenéis que trabajar al día siguiente. De cualquier manera, en algún momento probablemente tendréis una fiesta de pijamas, incluso si no estáis teniendo relaciones sexuales.

Esto puede ser mucho más íntimo y vulnerable que el sexo. Sentirse lo suficientemente cómodo para dormirse y despertarse junto a alguien sin el pelo y los dientes recién cepillados es una experiencia muy conectiva. Esta vulnerabilidad puede fortalecer el vínculo de vuestra relación.

6. En una relación

Una vez que habéis tenido un par de fiestas de pijamas y habéis pasado una cantidad de tiempo decente juntos, puede ser el momento de hacer las cosas oficiales. Por supuesto, no todo el mundo necesita una etiqueta, pero este puede ser un buen momento para tener esa conversación.

¿Sois monógamos? ¿Os dirigís juntos hacia el futuro? ¿Va a ser algo a largo plazo? ¿Qué estáis buscando ambos? Si estáis en la misma onda, este podría ser el momento en el que os hagáis oficiales y empecéis a decirle a la gente que tenéis novio o novia.

7. Conocer a los amigos

Ahora que estáis oficialmente juntos, es el momento de conocer a los amigos del otro. Dependiendo de cómo conozcas a esta persona, puede que ya conozcas a sus amigos. Pero, este es el momento en el que empezáis a invitaros mutuamente a dobles citas o a salidas en grupo.

Has estado hablando con tus amigos de esta persona, pero ahora por fin la conocen. Ahora bien, tal vez vuestra primera cita fue una doble cita y ya se han conocido. Cuando llegue este momento está bien, pero debería ocurrir en algún momento de la línea de tiempo de la relación.

Conocer a los amigos del otro realmente te permite ver un nuevo lado de tu pareja y hace avanzar la línea de tiempo de las citas. Sin este paso, podría haber una bandera roja acechando a la vuelta de la esquina.

8. La fase de luna de miel termina

Hasta ahora, habéis estado en la fase de luna de miel y puede que lo estéis durante un tiempo más. Pero después de unos meses, esta etapa disminuye. El intenso deseo y la pasión se ralentizan, y os quedáis en una norma cómoda.

Leer Más:  Cómo afrontar el tratamiento del silencio en tu relación

No hay nada malo en esto y la fase de luna de miel puede ir y venir. Pero normalmente en este punto, encontráis consuelo el uno en el otro en lugar de nervios.

9. Ponerse cómodo

Cuando la fase de luna de miel termina, os sentís realmente cómodos. Aquí es cuando entráis en una especie de rutina con ellos.

Puede que dejéis de levantaros antes que ellos para lavaros los dientes y darles un beso de buenos días. Tal vez incluso os tiréis pedos delante del otro o habléis abiertamente de vuestro síndrome del intestino irritable.

Esencialmente, ya no tenéis miedo de asustaros mutuamente porque estáis lo suficientemente metidos como para confiar el uno en el otro incluso las partes menos atractivas de vuestra vida. Los conocéis muy bien, sois felices con ellos y os sentís muy bien siendo vosotros mismos a su lado.

10. Conocer a los padres

Por lo general, estarás saliendo durante un tiempo antes de conocer a los padres. Por supuesto, esto cambia con la edad. En el instituto, la universidad o si vives con tus padres, esto ocurrirá antes y está bien.

Conocer a los padres no es un rápido “hola”, sino compartir una comida y hablar realmente con ellos. Este paso en la línea de tiempo de las citas te permite saber si encajas en las vidas familiares del otro. ¿Te ves pasando las fiestas con esta gente?

Si no tienes una relación cercana con tus padres, esto puede no llegar hasta mucho más tarde. Pero si tienes algún tipo de relación con tus padres, este es un gran paso en una relación.

11. Las cosas se ponen serias

A estas alturas probablemente ha pasado una cantidad de tiempo decente. Pueden ser meses o años. Para algunos, podrían ser semanas si las cosas progresan rápidamente.

En este punto, estáis hablando del futuro. Probablemente habéis dicho “te quiero” y os sentís seguros el uno con el otro.

Este sería el momento de empezar a discutir el futuro, y temas como si ambos queréis hijos o matrimonio. Este sería el momento de hablar de lo que veis en el futuro y aseguraros de que ambos queréis las mismas cosas antes de poneros aún más serios.

12. Hablar de mudarse juntos

Después de un año más o menos de noviazgo, suele ser el momento de hablar de vivir juntos. Esto puede cambiar dependiendo de si estáis en una relación a larga distancia o de lo que vuestros presupuestos permitan.

Sin embargo, es definitivamente algo que no se debe hacer a la ligera. Vivir juntos significa que no tienes los descansos del otro a los que estás acostumbrado. Aquí es cuando empiezas a ver las pequeñas molestias o las formas en que diferís que no veías antes.

Hablar de ello antes de hacerlo es un paso importante para aseguraros de que ambos estáis dispuestos a hacer el esfuerzo para pasar por ese ajuste.

Leer Más:  Cómo ser maduro: 25 consejos para transformar tu vida

13. Mudarse juntos

Ya que estáis en una relación seria y habéis hablado de mudaros juntos, es hora de apretar el gatillo y hacerlo de verdad. ¡Os vais a mudar juntos!

Este es un gran paso en cualquier línea de tiempo de una relación. No sólo estáis haciendo un gran movimiento emocional y físico, sino que también es probable que estéis combinando vuestras finanzas en alguna medida.

Mudarse juntos requiere mucha confianza y compromisos. Si podéis hacer esto y sentiros contentos e incluso emocionados el uno con el otro, estáis en un buen lugar.

14. Compromiso

Algunas personas se comprometerán antes de mudarse juntas, otras no querrán comprometerse en absoluto. ¡Cualquiera de las dos opciones está totalmente bien!

Un compromiso es una promesa de matrimonio y de vuestras futuras vidas juntos. No es algo que deba tomarse a la ligera. También debería ocurrir sólo después de haber hablado de vuestro futuro.

¿Queréis tener hijos? ¿Qué significa el matrimonio para vosotros? ¿Qué sacrificios estáis dispuestos a hacer? ¿Cómo manejaréis las dificultades que seguramente surgirán? ¿Qué hay de mudarse o de que vuestros padres se muden con vosotros?

15. Matrimonio

Si habéis llegado hasta aquí, el matrimonio es obviamente el siguiente paso después de un compromiso. Pero, si planeáis celebrar una boda más grande que ir al juzgado, hay mucho estrés por venir.

Trabajar juntos en el estrés del matrimonio puede ser difícil o puede ser emocionante e incluso divertido. A diferencia de lo que mucha gente dice, no cambian muchas cosas de compromiso a matrimonio.

Seguís viviendo juntos y compartiendo vuestras vidas, pero ahora tal vez uno de vosotros tiene un apellido diferente y ambos lleváis anillos en la mano izquierda.

16. La vida más allá

Aquí es cuando vivís felices para siempre. Por supuesto, no siempre es así de sencillo. Esta es, con mucho, la etapa más larga, y vuestra relación pasará por altibajos. Esto pone fin a la línea de tiempo de las citas y es el paso final de la línea de tiempo de la relación.

Esto no significa que dejéis de crecer juntos y de cambiar, pero ahora estáis en ello juntos. Esto no es el final, sino el principio de muchas cosas por venir.

El resto de las etapas de vuestra relación dependen completamente de la pareja. Este sería el momento en el que muchas personas tienen hijos si aún no los tienen y quieren hacer crecer su familia. Puede que acabéis necesitando asesoramiento para parejas, o puede que acabéis siendo completamente felices para siempre.

Pase lo que pase, habéis llegado hasta aquí, y la línea de tiempo de vuestra relación está completa. ¡Ahora viene el resto de vuestras vidas juntos!

Previous post ¿Qué atrae a las mujeres de los hombres?
Next post Cómo brillar: Una guía para mejorar tu confianza y estilo
Pinterest
Telegram
WhatsApp