¡Mejora tus Habilidades Sociales y Conviértete en el Alma de la Fiesta!

1. Cómo Dejar de Ser Molesto y Convertirte en el Alma de la Fiesta

¿Crees que eres el alma de la fiesta, pero no estás seguro? ¡Aprende a no ser molesto y conviértete en un maestro de las relaciones sociales!

1. Sé Educado

Es difícil encontrar defectos en alguien que tiene modales y es considerado con los demás. Cuando muestras a los demás un sentido de cortesía y camaradería, es menos probable que te vean como alguien molesto o aburrido. Puedes aprender a dejar de ser molesto simplemente siendo más educado en muchos casos.

2. Deja de Ser un Sabelotodo

Una conocida mía tiene el molesto hábito de ser una sabelotodo. Ni siquiera se da cuenta de que lo está haciendo, pero impregna cada aspecto de su vida y cada forma de conversación en la que participa.

Desde hablar con ella en persona hasta enviar mensajes de texto, chats grupales y publicaciones en Facebook, todo lo que sale de su boca y mente en un momento dado muestra de manera poco halagadora lo sabelotodo que es.

3. Deja que Otros Hablen

Una forma segura de ser llamado la persona más molesta de la sala es acaparar la atención.

Tienes que darles a los demás la oportunidad de hablar, sin importar la hora o el lugar. Las situaciones sociales divertidas no se desarrollan a partir de espectáculos de un solo hombre, así que deja que otros intervengan y no domines la conversación.

4. Conversa con los Demás

Digamos, por ejemplo, que estás en una reunión de solteros o que tu empresa te envió a una conferencia de negocios en el extranjero. El hecho de que no conozcas a nadie no significa que no puedas entablar una conversación inteligente con extraños. Es incluso peor si conoces a las personas que te rodean, pero no haces ningún esfuerzo por hablar con ellas.

Leer Más:  Una chica se queda a dormir en tu casa por primera vez: ¡Aquí tienes todo lo que DEBES saber!

5. Deja de Mirar tu Teléfono

Realicé una encuesta básica entre mis amigos de las redes sociales y les pregunté qué les molesta cuando están con un grupo de personas.

El 100% de los participantes enumeró “personas jugando con sus teléfonos” como una de sus molestias. Si eres el tipo de persona que tiene el teléfono pegado a ti, sal de él. Por favor, únete al mundo real.

6. Sé Consciente de tu Cuerpo

Este puede ser un poco difícil de controlar. Pero todo se reduce a ser consciente de lo que está haciendo tu cuerpo. Las personas con hábitos nerviosos o trastornos obsesivos compulsivos menores te dirán que estas pequeñas peculiaridades son posibles de controlar. Entonces, a menos que tengas un problema médico grave, no tienes excusa.

7. No Hay Necesidad de Ser un Bocazas

A la gente no le gustan las bocas ruidosas. Cuando estés en un entorno social, intenta controlar tu volumen.

No hay nada de malo en ser una persona extrovertida, pero intenta inyectar algo de clase y conciencia en tu personalidad.

8. Controla los Chismes

Como dice el refrán, “Las grandes mentes discuten ideas. Las mentes promedio discuten eventos. Las mentes pequeñas discuten sobre las personas”.

Chismorreas mucho más de lo que crees. Esto es aún más cierto cuando has estado fuera de contacto con tu círculo social habitual. Ya sea que hayas estado en el extranjero o simplemente demasiado ocupado para ponerte al día con tus amigos de forma regular, es inevitable que el próximo encuentro implique muchos chismes.

9. Aprende a No Ser Molesto al No Hacer que Todo Gire en Torno a Ti

Cuando estás con alguien cercano, alguien que nunca has conocido o un grupo grande, ¡no hagas que todo gire en torno a ti!

Leer Más:  La Pandemia Que Está Llevando a Muchas Parejas a un "Covidivorce"

No hay nada más molesto que una persona que solo quiere hablar de sí misma. Haz preguntas a quienes te rodean y asegúrate de escuchar.

10. Aprende a Escuchar Adecuadamente

La mayoría de la gente piensa que sabe escuchar, pero en realidad no es así.

Escuchar no se trata de permitir que las palabras fluyan dentro y fuera de tu mente. Se trata de prestar atención a lo que dice la persona, cómo lo dice y lo que te dice su lenguaje corporal.

2. Cómo Dejar de Ser Molesto: 15 Maneras de Mejorar tus Habilidades Sociales

Aprende a dejar de ser molesto y conviértete en una persona más agradable y popular.

11. No te Quejes Constantemente

¿Siempre eres negativo? ¡No hay nada más molesto que alguien que siempre se queja!

Es normal sentirse deprimido a veces, pero si siempre estás “medio vacío” y nunca lleno, es hora de comenzar a pensar en cómo puedes avanzar hacia la positividad.

12. Muestra Empatía con los Demás

Si alguien está pasando por un momento difícil, no siempre quiere tu simpatía, quiere tu empatía. Intenta ponerte en su lugar e imaginar cómo se sienten.

Hay algo extremadamente molesto en alguien que simplemente no puede comprender cómo se siente al estar pasando por una situación específica.

13. Deja de Poner Excusas

¿Siempre es culpa de alguien más? Molesto, ¿verdad? ¿Te imaginas lo molesto que es para quienes te rodean cuando nunca te haces responsable de tus acciones?

Si has dicho o hecho algo mal, levanta las manos. No culpes constantemente a otras personas por cosas que has hecho o incluso por cosas que están fuera de tu control.

Leer Más:  Cómo ser gracioso y hacer reír a los demás

14. ¿Cómo No Ser Molesto? ¡Deja de Mentir!

No hay nada peor que alguien que miente regularmente. No puedes confiar en ellos y nunca sabes lo que dirán a continuación.

La confianza es una parte integral de cualquier amistad, relación o incluso cualquier conexión. También es cierto que para ser un buen mentiroso, hay que tener muy buena memoria. No poder hacer un seguimiento de tus mentiras es una gran señal de alerta.

15. ¡Dar Consejos Innecesarios es un No, No!

¿Siempre te metes e intentas dar consejos? ¿Alguna vez has considerado que tal vez la gente no lo quiera?

Es muy posible que estés dando consejos a alguien que está perfectamente bien como está. Quizás no quieren que hables de su problema, tal vez solo quieren que los escuches.

Alguien que siempre da consejos, ya sea que se lo pidan o no, simplemente piensa que sabe más que los demás. A menos que te pidan específicamente tu consejo, guárdalo para ti. Incluso entonces, ten mucho cuidado con cómo tus palabras de “sabiduría” pueden hacerlos sentir.