Mudarse con tu pareja: 8 inconvenientes que nadie quiere mencionar

Mudarse con tu pareja puede sonar muy divertido, pero aquí hay 8 grandes inconvenientes que debes tener en cuenta, ¡incluso si se mantienen en silencio! La gente tiene muchas razones para querer mudarse juntos. El hecho de que tu pareja esté en la misma casa que tú reduce drásticamente el tiempo de viaje cada vez que quieras verla. También sirve como etapa de prueba para cuando finalmente decidas casarte. Llegarás a conocerse mejor y podrás pasar la mayor parte del tiempo en compañía del otro.

Los 8 problemas molestos de mudarse juntos de los que nadie quiere hablar

En todos los sentidos, mudarse juntos es fantástico. Sin embargo, también debes tener en cuenta que tiene sus propios inconvenientes. Así que antes de hacer las maletas y mudarte a casa de tu pareja o antes de pedirle a tu pareja que se prepare para mudarse, considera las siguientes desventajas de vivir con tu pareja.

1 Conocerás a tu pareja demasiado bien

Puedes pensar que ya sabes todo lo que vale la pena saber sobre tu pareja, pero piénsalo de nuevo. Vivir en la misma casa te abre los ojos a un montón de nuevas perspectivas, tanto buenas como malas. No es como unas vacaciones en las que pasarás solo un par de noches juntos. Mudarse significa hacer esto a diario. Claro, es posible que ya estés bien con todas las pequeñas peculiaridades de tu pareja, especialmente si han estado juntos durante mucho tiempo. Pero si son una pareja nueva, ¡te sorprenderá lo que descubrirás! Esto incluye aprender cuán fuerte ronca tu pareja, cuán desordenada puede ser con las cosas, cuán poco le importan las tareas del hogar y ese tipo de cosas. Un consejo para quienes quieran mudarse juntos: conozcan los hábitos domésticos de su pareja y pregúntense si esto es algo con lo que se sientan cómodos.

2 Pueden surgir problemas de espacio

Si eres tú quien se muda, puedes sentir que el espacio que tendrás en la casa de tu pareja es limitado en el mejor de los casos. Es posible que tu pareja ya tenga un montón de cosas, y acomodarte significa dejarte tener solo un pequeño lugar donde puedas colocar tus cosas. Puede pasar un tiempo antes de que realmente puedas sentirte como en casa en un entorno que alguna vez perteneció únicamente a otra persona. Por otro lado, también puede ser difícil si es tu pareja la que se muda contigo. Tu pareja definitivamente no tendrá solo una maleta llena de cosas. Eso significa que puede haber algunos muebles, aparatos electrónicos, artículos esenciales de cocina, artículos de tocador y otras chucherías involucradas. Esto ocupa mucho espacio y es posible que debas reducir el tamaño de lo que posees para dejar espacio para las pertenencias de tu pareja.

Leer Más:  ¿Cómo saber si has encontrado material para esposa?

3 Necesitarán hablar sobre el presupuesto

Vivir juntos no siempre significa que tendrán que dividir la cuenta de todo por la mitad. Significa que tendrán que discutir realmente quién gastará en qué. Por ejemplo, tendrán que hablar sobre quién pagará el internet, los comestibles, los servicios públicos, el alquiler y otras cosas que deban pagarse. ¿Gastarán dinero según sus ingresos o irán al 50-50 en todo? El dinero no es el tema de conversación más cómodo, pero en este caso, será absolutamente necesario.

4 Tendrán que hacer las tareas del otro de vez en cuando

Pueden decir que se encargarán de limpiar su propio desorden, mientras que su pareja se encargará de su parte. Pero ¿qué pasa con las tareas comunitarias como lavar los platos, lavar la ropa, fregar el piso o limpiar la caja de arena? Es posible que tú y tu pareja tampoco tengan los mismos puntos de vista en lo que respecta a las tareas. Por ejemplo, puedes pensar que lavar la ropa debe hacerse una vez a la semana, mientras que tu pareja piensa que es más bien una cosa bimensual. Cualquiera que sea tu postura sobre las tareas, tendrán que encontrarse en el medio si pretenden vivir en armonía. ¡Esto podría significar que tendrán que hacer algunas de las tareas con más frecuencia para cumplir con las expectativas de su hogar o esto podría significar aguantarse cada vez que la pila de ropa sucia se hace más y más grande cada día!

5 Pueden terminar chocando por cosas mundanas

Probablemente piensen que nunca serán la pareja que pelearía por cosas tontas como de qué color deberían ser las cortinas o dónde debería colocarse su mesa de comedor o por qué hay toallas en el piso del baño, pero estas pequeñas diferencias de opinión pueden convertirse en una bola de nieve hasta proporciones épicas. Imagínense llegar a casa, estar estresados por el trabajo y ver que su pareja no ha hecho lo que le pidieron que hiciera. Pueden terminar descargando sus frustraciones con su pareja, y esto puede hervir a fuego lento y convertirse en una gran discusión sobre algo tan trivial. Saben que no es un gran problema y saben que su pareja no merece su ira, pero a veces, es posible que no puedan evitarlo cuando no hay nadie más a quien culpar por su frustración.

Leer Más:  Cosas que debes hacer antes de tener hijos

6 Hay una posible disminución en el tiempo de calidad

Ahora esperen, pueden estar preguntándose cómo el tiempo de calidad disminuiría cuando vivir juntos significa tener mucho tiempo juntos. La cuestión es que hay una gran diferencia entre calidad y cantidad. Pueden pensar que el tiempo que pasan viendo Netflix y teniendo una charla después de la cena puede ser un tiempo de calidad. Pero en realidad, el hecho de que puedan hacer estas cosas casi sin esfuerzo significa que es más probable que den por sentado su tiempo juntos. Imagínense si no vivieran juntos. Tendrían que hacer todo lo posible para reunirse y se esforzarían por hacer que su cita valga la pena, ya que tienen que viajar para estar juntos. Saber que su pareja está allí y que pueden pasar el rato en ropa de casa puede hacer que ambos sean un poco más perezosos para salir a una cita adecuada.

7 Pueden tener menos tiempo para “mí”

La presencia de otro individuo dentro de su espacio vital significa una gran diferencia. Cuando estás acostumbrado a vivir solo, tener otra persona cerca requiere mucho tiempo para acostumbrarse. Cuando anhelen algo de tiempo a solas, es posible que deban pedirle a su pareja que no los moleste por un tiempo. Es genial si tu pareja es muy comprensiva, pero ese no siempre es el caso. Tu pareja puede sentir que te estás aislando y no estás compartiendo lo que piensas. Esto puede convertirse en una discusión en la que, si pierden, tendrán que sacrificar su tiempo a solas solo para evitar que su pareja sienta que los está alejando.

Leer Más:  Relaciones: Acuerdos y Rompedores de Acuerdos

8 Pueden conformarse con este arreglo

Para muchas parejas, vivir juntos es la fase en la que empiezan a acostumbrarse a la compañía constante del otro antes de casarse. Sin embargo, hay otras parejas que se acostumbran tanto a vivir juntas que una o ambas ya no sienten la necesidad de casarse. ¿Por qué comprar la vaca cuando puedes obtener la leche gratis, verdad? Esto puede entonces sacar a la luz el tema del matrimonio y cuán necesario es realmente. Una de las partes puede sentir que el matrimonio es el único paso razonable a seguir, mientras que la otra puede sentir que el matrimonio ya no es necesario. Deben ser honestos con su pareja al respecto. Incluso si significa que parece que estás presionando a tu pareja para que camine hacia el altar, aún debes expresar lo que realmente quieres para no aferrarte a la falsa esperanza de que terminarás casándote.

Mudarse juntos puede parecer emocionante y divertido, pero también está plagado de momentos incómodos y frustraciones reprimidas. Así que no se limiten a seguir las alturas y descuidar las bajas, recuerden estos 8 contras y pregúntense si ambos están realmente listos para mudarse en este momento.