Relaciones Domésticas para Parejas no Casadas

Las relaciones domésticas surgieron en la década de 1980 como alternativa al matrimonio para que las parejas del mismo sexo formaran uniones legales que les brindaran algunos de los beneficios del matrimonio. Actualmente, algunos estados aún permiten estas relaciones que presentan las siguientes características:

  • Parejas adultas, ya sean del mismo o distinto sexo, comprometidas y que residen juntas.
  • No están casadas, pero mantienen una relación similar al matrimonio.
  • A menudo, están vinculadas financieramente y pueden tener hijos en común.

Para formalizar una relación doméstica, es necesario registrarla ante un empleador o gobierno local o estatal. El proceso generalmente implica completar una solicitud, firmarla ante un testigo y autenticarla ante notario. La solicitud se presenta junto con una tarifa.

Derechos y Beneficios de las Relaciones Domésticas

Las relaciones domésticas comparten algunos beneficios con el matrimonio, como:

  • Acceso a los beneficios de seguro médico proporcionados por el empleador de la pareja.
  • Derechos relacionados con el cuidado y la custodia de los hijos, incluida la adopción de un hijo nacido de su cónyuge doméstico antes del matrimonio y el derecho a criar a un hijo nacido durante la relación.
  • Derecho a licencia por duelo en caso de fallecimiento de la pareja.
  • Permiso por enfermedad para cuidar a la pareja.
  • Derechos de visita y hospitalarios.
  • Autoridad para tomar decisiones médicas en nombre del otro.

Matrimonio vs. Relaciones Domésticas: Derechos Clave

Las relaciones domésticas difieren del matrimonio en términos de derechos y protecciones legales. El matrimonio tiende a ofrecer más ventajas y protecciones que una relación doméstica:

  • Herencias: En caso de fallecimiento, los cónyuges pueden heredar los bienes de su pareja.
  • Beneficios federales: Los cónyuges pueden recibir beneficios de veteranos, jubilación y Seguro Social de su pareja.
  • Soporte financiero: Los cónyuges pueden recibir apoyo financiero de la pareja y dividir los bienes en caso de divorcio.
  • Patrocinio de inmigración: Un cónyuge puede patrocinar al otro para la inmigración.
  • Transferencias de activos: Los cónyuges pueden transferir una cantidad ilimitada de activos entre sí sin penalización fiscal.
Leer Más:  Preguntas sanadoras para hacerle a tu ex después de una ruptura

Diferencias Financieras entre Relaciones Domésticas y Matrimonio

  • Impuestos: Las parejas casadas pueden incurrir en una multa de matrimonio al ser colocadas en un tramo impositivo más alto, mientras que las parejas en relaciones domésticas no enfrentan esta multa.
  • Herencias: En caso de fallecimiento, los cónyuges pueden heredar los bienes de su pareja, mientras que esto no está permitido en las relaciones domésticas.
  • Beneficios federales: Los cónyuges pueden recibir beneficios de jubilación, veteranos y Seguro Social de su pareja, pero las relaciones domésticas no ofrecen tales beneficios financieros.
  • División de bienes: El matrimonio ofrece más beneficios relacionados con los activos, incluido el derecho a dividirlos en un divorcio.

Relaciones Domésticas vs. Matrimonio: Consideraciones Importantes

  • Reconocimiento legal: Los matrimonios son reconocidos en todos los estados, mientras que las relaciones domésticas no se ofrecen en todos los estados.
  • Estigma social: Algunas personas pueden considerar que las relaciones domésticas son menos serias que el matrimonio y enfrentar cierto estigma.
  • Limitaciones geográficas: Las relaciones domésticas solo ofrecen protecciones en el estado donde se formalizaron y pueden no ser reconocidas si las parejas cruzan las fronteras estatales.
  • Cobertura de seguro: Las compañías de seguros pueden no tratar las relaciones domésticas de la misma manera que los matrimonios, lo que puede limitar la cobertura de seguro médico y dar lugar a costos de bolsillo más altos.

¿Qué Opción Elegir?

La elección entre una relación doméstica y el matrimonio depende de las preferencias personales y los objetivos de la pareja. Si se busca una alternativa al matrimonio, una relación doméstica puede brindar algunos beneficios sin requerir una boda costosa.

Leer Más:  Cómo afrontar las culpas en las relaciones

Sin embargo, el matrimonio ofrece protecciones legales y financieras más sólidas y es reconocido en todos los estados. Es recomendable consultar con un abogado para determinar la mejor opción según las leyes y circunstancias específicas del estado.

Preguntas Frecuentes sobre Sociedades Domésticas

¿Es mejor una sociedad doméstica que el matrimonio?

La respuesta dependerá de tus preferencias y metas específicas, así como de las de tu pareja. Si buscas una alternativa al matrimonio, una sociedad doméstica ofrece algunos de sus beneficios sin requerir una boda costosa. Por otro lado, el matrimonio puede ser mejor que la sociedad doméstica porque ofrece protecciones legales y financieras más significativas y será reconocido independientemente de la ubicación. Los matrimonios serán reconocidos en todos los Estados Unidos, mientras que algunos estados no permiten sociedades domésticas.

¿Pueden las parejas heterosexuales obtener sociedades domésticas?

Ten en cuenta que las sociedades domésticas comenzaron a permitir que las parejas del mismo sexo tuvieran algunos de los beneficios que disfrutan las parejas casadas, pero desde que se anuló la Ley de Defensa del Matrimonio, estas parejas ahora pueden casarse. Aunque las sociedades domésticas estaban destinadas a apoyar los intereses de las parejas del mismo sexo, las parejas heterosexuales pueden celebrar una sociedad doméstica en algunos casos.

¿Es una sociedad doméstica lo mismo que el matrimonio?

Si bien la sociedad doméstica ofrece algunos de los mismos beneficios del matrimonio, no es lo mismo que un matrimonio. Los matrimonios se reconocen en todos los estados, mientras que las sociedades domésticas no se ofrecen en todos los estados. Dependiendo de las leyes de tu estado, es posible que ni siquiera puedas obtener una sociedad doméstica en tu estado. Como socio doméstico, no tendrás los mismos derechos a la seguridad social, jubilación y beneficios para veteranos de tu pareja, y no tendrás derecho a los mismos bienes si tu pareja fallece.

Leer Más:  Ideas para citas de ensueño en el matrimonio

¿Puedes casarte después de una sociedad doméstica?

Si bien puedes optar por casarte con tu pareja de sociedad doméstica más adelante, puede haber implicaciones legales involucradas. Por ejemplo, si firmaste algún acuerdo relacionado con la sociedad doméstica, la jurisprudencia sugiere que los acuerdos hechos durante la sociedad doméstica no se resuelven necesariamente solo porque un socio se casó. Es posible que desees consultar con un abogado para determinar el mejor curso de acción para casarse después de una sociedad doméstica.

Previous post Compromiso en el Matrimonio: Un Equilibrio Esencial para una Relación Armoniosa
Next post Asesoramiento prenupcial bíblico: Guía para parejas cristianas