Las señales de alerta que indican que necesitas terapia de pareja

Las relaciones son como montañas rusas, pero a veces no son divertidas y puede ser necesaria la terapia de pareja. Al fin y al cabo, todos nos subimos voluntariamente, o no tan voluntariamente, a bordo, con sus emocionantes subidas, sus desgarradoras bajadas y esos momentos engañosos de “uh-oh” que nos hacen cuestionar el viaje por completo.

Ignorar las señales de que necesitas terapia de pareja puede ser como ignorar esa señal de “Fuera de servicio” en una atracción de feria: arriesgado, por decir lo menos.

Pero, ¿y si la terapia de pareja pudiera aparecer como un superhéroe, con capa y todo, y salvar tu historia romántica de convertirse en una telenovela llena de drama?

Cómo la terapia de pareja puede ayudar a las relaciones

Piensa en la terapia de pareja como un campo de entrenamiento para las relaciones, donde ambos estáis capacitados para amar mejor, discutir de forma más inteligente y ser los compañeros que os merecéis. He aquí un desglose de las habilidades específicas que puedes adquirir con la terapia.

Lo que se debe y no se debe hacer en la terapia de pareja

Antes de buscar frenéticamente en Google el terapeuta más cercano a tu zona, hay algunas reglas básicas que debes conocer. La terapia de pareja no es sólo otro elemento para tachar de tu lista de tareas pendientes de adulto.

Leer Más:  Encantadores Deseos de Aniversario para Tu Esposa

Es un compromiso, y como todos los compromisos, conlleva algunas cosas que se deben y no se deben hacer.

Y recuerda que, para que esto funcione, ambos debéis estar de acuerdo y dispuestos a dar el salto a aguas emocionales más profundas.

Cuándo poner fin a la relación

Por mucho que nos gustaría decirte que la terapia de pareja es la solución para todo, no siempre es así. Aunque la terapia puede hacer maravillas, hay situaciones en las que puede no ser suficiente.

No estamos aquí para decirte cuándo debes terminar tu relación, esa es una elección que sólo tú puedes tomar.

Pero si ves las siguientes señales, es una señal de alarma para pensarlo no sólo dos veces, sino quizás tres o cuatro, y con fuerza.

La terapia no se trata de ganar o perder

La terapia no es una admisión de derrota, es más bien como llevar tu vehículo emocional al taller para una puesta a punto muy necesaria.

Tanto si ese vehículo sale ronroneando como un gatito como si decides que es hora de cambiarlo por un modelo nuevo, el caso es que has tomado medidas.

Y a veces, saber cuándo reparar y cuándo alejarse es la decisión más amorosa que puedes tomar, por ti y por tu pareja.

Previous post ¿Estás listo para la prueba de amor definitiva?
Next post 10 cosas que hacen las chicas que dan el mensaje equivocado