¿Qué es sobreactuar?

Sobreactuar no es un término tan claro como parece en el contexto de las emociones. Cada persona tiene un panorama emocional diferente y lo que es una sobreactuación para una persona puede no serlo para otra.

Además, una sobreactuación emocional es una reacción emocional válida. Una persona que experimenta reacciones emocionales intensas a menudo intenta minimizar sus emociones con pensamientos como: “No debería sentirme así”.

Pensamientos como esos no son útiles porque el hecho de que debas o no sentirte de cierta manera es irrelevante porque ya te sientes así. Decirte a ti mismo que no deberías sentirte de una manera particular no te ayudará a encontrar una solución real al problema. Te sientes así y está bien.

Sin embargo, es posible trabajar en cómo respondes a ciertas situaciones y estímulos, y cómo actúas en función de las emociones que sientes.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a determinar si estás sobreactuando, por qué y cómo detenerlo. Es posible que desees intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad y de la manera más conveniente.

¿Cómo se ve una sobreactuación?

No todas las reacciones emocionales extremas son una sobreactuación. A veces, cuando suceden cosas grandes, experimentas grandes emociones. Eso es totalmente normal y es de esperar. Si ocurre una tragedia, es normal sentirse ansioso, triste o asustado. Si alguien te hace daño, es normal sentirse enojado y agraviado. Por otro lado, si ocurre algo maravilloso, es normal sentirse alegre.

La diferencia entre una sobreactuación y una emoción fuerte es cómo afecta tu vida. La reacción se convierte en un problema cuando comienza a afectar negativamente tu capacidad para llevar a cabo tu vida. Démoste un par de ejemplos para ilustrar mejor el punto.

  • Una compañera de trabajo no realiza una tarea que provoca que Sarah se retrase en su trabajo. La ira es una reacción justa y justificada. Sin embargo, el enojo hasta el punto en que no puede evitar gritarle a su compañera de trabajo o incluso tomar alguna acción física como lanzar una grapadora a la pared no lo es. Ese comportamiento arruinará su relación de trabajo con sus compañeros de trabajo y probablemente hará que la despidan.

  • Se suponía que el compañero de Jason llegaría a casa a las 6 p. m. Sin embargo, se quedaron retenidos en el trabajo hasta las 7 p. m. Eso puede causarle a Jason sentimientos de tristeza, ansiedad y miedo porque su pareja no llamó ni le avisó que llegarían tarde. Cuando finalmente llegan a casa, esas emociones abrumadoras provocan una discusión porque Jason está asustado y ansioso por todas las cosas que podrían haber sucedido. ¿Su pareja tuvo un accidente automovilístico? ¿Pasó algo terrible? ¿Están dando vueltas por ahí con alguna persona que él no conoce? Ese tipo de sobreactuación puede sembrar desconfianza y dañará la relación.

Leer Más:  Carta de Amor para tu Esposo en el Día de la Boda

Estos sentimientos son válidos porque las personas ficticias en estos escenarios realmente sienten estas emociones. Esos sentimientos pueden resultar intensos e inquietantes. Pero, por otro lado, esas personas pueden entender totalmente que están sobreactuando ante la situación pero no pueden evitar detenerse. Aún así, necesitan aceptar que tienen estas emociones antes de poder ajustar cómo reaccionan ante ellas.

¿Qué causa las sobreactuaciones?

Hay varias razones posibles para las sobreactuaciones emocionales. Sería imposible proporcionar una lista completa. Aún así, los siguientes ejemplos te dan ideas sobre qué buscar. Otra buena estrategia es mirar hacia atrás en los momentos en que exageraste en el pasado y descubrir qué causó la reacción.

1. Enfermedad mental y trauma

La alta sensibilidad emocional o las sobreactuaciones pueden ser síntomas de problemas de salud mental. Pueden indicar TDAH, ansiedad, trastorno bipolar, TEPT, TEPT complejo o trastornos de personalidad como el trastorno límite de la personalidad y el trastorno histriónico de la personalidad.

Este tipo de sobreactuación también puede indicar un trauma que está causando angustia a una persona porque su cerebro está tratando de protegerla de un daño mayor. Por ejemplo, el trauma o negligencia infantil temprana puede causar que una persona sea hipersensible a situaciones que pueden simular sentimientos de sus primeras experiencias. Un niño al que no se le permite relajarse o sentirse cómodo con su adulto también puede desarrollar una hipersensibilidad para protegerse de ese adulto.

2. Enfermedad física, dolor crónico o lesión

La enfermedad física crónica y el dolor harán que cualquiera se vuelva irritable. Sin embargo, esa irritabilidad puede fácilmente explotar en sobreactuaciones emocionales porque la paciencia de la persona se agota y sus reservas mentales para lidiar con el estrés se agotan.

Leer Más:  Seis meses de relación: ¿Qué significa realmente?

Las lesiones cerebrales traumáticas y las conmociones cerebrales pueden provocar cambios drásticos en la personalidad, las emociones y las respuestas emocionales.

3. Las necesidades fisiológicas no se satisfacen

La falta de sueño y el hambre pueden provocar reacciones emocionales dramáticas. Estas cosas son tan comunes que hay muchos chistes y hasta campañas publicitarias sobre ellas. (por ejemplo, no eres tú mismo cuando tienes hambre. Come esta )

4. Las necesidades emocionales y de relación no se satisfacen

Las relaciones deben satisfacer las necesidades emocionales de las parejas involucradas. A veces no lo hacen. Tú y tu pareja pueden sentirse emocionalmente distantes, lo que hace que sea mucho más fácil sentirse irritables y enojados el uno con el otro y con el mundo exterior. También puede ser que ustedes dos no se estén comunicando lo suficientemente bien como para que sus emociones sean escuchadas y validadas. Un malentendido de los lenguajes y expresiones de amor también puede contribuir a este problema.

5. Sentirse irrespetado o sin importancia

Cualquiera debe sentirse enojado e irritable si se siente irrespetado o sin importancia. Puede ser que tus pensamientos y sentimientos no se tomen en serio, lo que provoca una sobreactuación como mecanismo de defensa. Hasta cierto punto, ese tipo de reacción es razonable siempre que no se convierta en una rabia cegadora e incontrolable.

Preguntas frecuentes sobre el sobreactuar

¿Qué es sobreactuar?

Sobreactuar es expresar emociones de manera exagerada o desproporcionada en relación con la situación.

¿Cuáles son las causas del sobreactuar?

  • Enfermedades mentales (p. ej., trastorno bipolar, trastorno por estrés postraumático)
  • Traumas pasados
  • Enfermedades físicas o lesiones
  • Necesidades fisiológicas o emocionales insatisfechas
  • Sentirse irrespetado o poco importante
Leer Más:  ¿Los opuestos se atraen? ¿Puede funcionar salir con tu opuesto?

¿Cómo sé si estoy sobreactuando?

  • Dificultad para controlar las emociones
  • Reacciones exageradas ante situaciones menores
  • Cambios físicos cuando las emociones están alteradas (p. ej., aceleración del ritmo cardíaco, opresión en el pecho)
  • Irritabilidad y nerviosismo sin razón aparente
  • Dificultad para comprender o ser comprendido por los demás
  • Exceso de ira, llanto, insultos o gritos

¿Cómo puedo controlar mis sobreactuaciones?

  • Identificar desencadenantes emocionales
  • Cuidar la salud física y mental
  • Mejorar las habilidades de comunicación
  • Tomar descansos durante discusiones intensas
  • Encontrar formas saludables de expresar las emociones (p. ej., diario, meditación)
  • Buscar ayuda profesional (terapia)
Previous post ¿Es prudente iniciar una relación amorosa durante un divorcio?
Next post Trivialidades sobre el Antiguo Egipto: Una mirada a la civilización de las pirámides