¡Vive la vida al máximo! 18 formas de ser más espontáneo

La vida puede ser monótona y rutinaria, pero no tiene que ser así. Puedes hacer cambios para vivir una vida más espontánea y emocionante. Aquí hay 18 formas de hacerlo:

1. Cambia tu rutina

No tiene que ser algo drástico como gritarle a tu jefe o recoger la tintorería en ropa interior. Puedes empezar con algo simple, como ir a otro lugar para tomar tu café de la mañana o tomar una nueva ruta a casa desde el trabajo. Cuando haces algo diferente, abres tus ojos y tu mente a nuevas posibilidades. Entonces te sentirás más inclinado y menos temeroso de probar cosas nuevas. Además, no saber qué hay a la vuelta de la esquina es una sensación emocionante, ¿no?

2. Haz algo nuevo todos los días

Ya sea hacer un pedido diferente cuando salgas a tomar tu café diario o ponerte esa camisa que nunca tuviste la confianza de usar, necesitas salir de tu zona de confort. No hay necesidad de planearlo, solo déjate llevar. Cuando se presente la oportunidad, no lo dudes y hazlo.

3. Invita a salir a esa persona

Otra forma de ser más espontáneo en la vida es no tener miedo de ser rechazado. Un buen ejemplo es invitar a salir a la persona que te gusta. La razón por la que no lo has hecho todavía es porque tienes miedo de ser rechazado, ¿verdad? La próxima vez que puedas, invita a salir a esa persona sin preocuparte demasiado por las consecuencias. A la gente le encanta ser el objeto del deseo de otra persona y puedes estar seguro de que la persona que te gusta se sentirá halagada de que tuviste el coraje de invitarla a salir. Incluso si te rechazan, ¿y qué? Al menos puedes construir un vínculo con la persona que te gusta, y posiblemente incluso una amistad. Eso te dejará mucho espacio para intentarlo de nuevo. Recuerda que si nunca lo intentas, nunca lo sabrás.

4. Reconecta con viejos amigos

Ya sea tu antiguo compañero de dormitorio de la universidad o un compañero de trabajo de tu primer empleo, no hay nada malo en reavivar las relaciones descuidadas. Te sorprenderás de lo significativo que puede ser un encuentro con un viejo amigo. Lo bueno de salir con personas que no has visto en mucho tiempo es que nunca sabes a dónde puede llevar y de qué hablarás. Todo parecerá fresco y nuevo, muy lejos de los mismos viejos cuentos que discutes con aquellos a quienes ves regularmente.

Leer Más:  Tu primera cita con el ginecólogo: Cómo prepararte y qué esperar

5. Conéctate con los que te rodean

Te sorprenderás de lo interesantes que son las personas que te rodean. En lugar de reunirte con tu grupo habitual de amigos o ir a casa para una noche de TiVo, invita a tu compañero de trabajo, vecino, miembro del grupo de estudio o cualquier otra persona a quien veas regularmente pero con quien no tienes una amistad a tomar una copa. Tienes que admitir que es un poco poco ortodoxo, pero ahí es donde está la diversión. No hay absolutamente nada malo en conocer a las personas de “fondo” en tu vida.

6. Haz lo que quieras

¿Tienes miedo de consumir ese delicioso croissant porque estás a dieta? ¿No quieres tomar un día adicional de vacaciones porque tienes miedo de que tus compañeros de trabajo te vean como un miembro perezoso del equipo? ¿Te da vergüenza usar rosa porque no quieres que tus amigos piensen que no eres masculino? Olvídate de las reglas y haz lo que te haga feliz. La vida es para vivirla, así que vívela en voz alta y con orgullo. Solo asegúrate de no lastimarte a ti mismo ni a nadie más en el proceso.

7. Súbete a un avión

Viajar es una de las mejores formas de alimentar el corazón y el alma. Cuanto más tiempo pases viendo lo que el mundo tiene para ofrecer, es más probable que sientas que la rutina no es adecuada para ti. Las personas que conocerás, la comida que probarás, los olores que encontrarás y las vistas que verás sin duda te darán una renovada sensación de asombro. Esa sensación de aventura seguramente te ayudará en tu espontaneidad general.

8. Empieza a decir que sí

Ya sea una invitación a una fiesta donde no conoces a nadie más que al anfitrión, una invitación a tomar algo con compañeros de trabajo con los que no eres muy cercano, o incluso algo tan aleatorio como decir que sí a ayudar a tu vecino a mover algunas cajas, simplemente empieza a decir que sí. Te abrirá a nuevas experiencias, nuevas personas y situaciones fuera de tu zona de confort. Incluso si es algo de una sola vez, siempre recordarás con cariño la experiencia y la recordarás como algo emocionante que está fuera de la norma, y ​​te sentirás más inclinado a hacerlo de nuevo. Seguro que supera la repetición, ¿no?

Leer Más:  ¿Qué es el mal de amores y cómo saber si lo sufres?

9. Deja de dudar de ti mismo

Cuanto más sientas que no puedes hacer las cosas, es más probable que no las hagas. Cuando te prepares mentalmente para probar algo nuevo con lo que no te sientes cómodo, es más probable que salgas de tu aburrida rutina. Dale sabor a tu vida diciéndote a ti mismo que puedes hacerlo, y lo harás.

10. Trabaja de forma remota

Cuanto menos tiempo pases en la oficina detrás de un escritorio, más productivo serás. Podría ser trabajar desde casa, trabajar desde una cafetería o trabajar en un parque. Simplemente sal de ese aburrido entorno de oficina de vez en cuando y observa cuánto bien le hará a tu mente y a tu trabajo. Sé que es imposible convencer a tu jefe para que te deje empezar a trabajar desde casa, así que ¿qué tal si pides un par de horas libres en un día no tan ajetreado para trabajar desde una cafetería a la vuelta de la esquina? Propón esta idea a tu jefe y mira qué pasa después. Puede que te sorprendas de la inspiración que puedes obtener al salir de un entorno al que estás tan acostumbrado. En mi último trabajo, teníamos un gerente que llevaba a todo su equipo a una cafetería cercana durante unas horas cada semana. El cambio de entorno hizo fluir su creatividad y él jura que hacen más en unas pocas horas en esa cafetería que días en la oficina.

11. Inspírate

Cuando tienes a alguien a quien admirar, hay más posibilidades de que persigas cosas que nunca pensaste que harías. La simple idea de que puedes hacer lo que otros pueden hacer es una de las mayores fuerzas motivadoras que existen. Elige un ídolo y diseña tu perspectiva de la vida de acuerdo a cómo lo hacen. Podría ser un líder mundial, un amigo positivo o el jefe de tu asociación de voluntarios. No importa a quién decidas admirar, asegúrate de mantenerte fiel a tus inspiraciones y decirte continuamente a ti mismo que todo es posible cuando te lo propones. Entonces te sentirás más inclinado a abordar la espontaneidad de frente sin preocuparte demasiado por fallar.

12. Habla con un extraño

La mayoría de las veces, tendemos a encerrarnos en nuestro caparazón cuando estamos en territorio desconocido y nos enfrentamos a caras desconocidas. Ya sea que estés en una conferencia, en un avión o en la fila del DMV, no dudes en hablar con un extraño. Te sorprenderán las historias que algunas personas tienen que contar.

13. Hazte sonreír

Asegúrate de hacerte feliz instintivamente. Haz algo que te haga sonreír a diario. Ya sea darte un capricho con ese sorbete de mango que has estado deseando toda la semana o finalmente comprar ese boleto de avión fuera de la ciudad, date un capricho sin pensar demasiado en ello.

Leer Más:  Cómo dejar de obsesionarse con una chica: 15 pasos para liberarte del amor no correspondido

14. Apaga tus dispositivos

Cuando no tienes distracciones en el camino, estarás más dispuesto a levantarte y hacer algo. Por ejemplo, dirígete al parque y apaga tu teléfono. Descubrirás que sin Facebook y Twitter para distraerte, tienes la libertad de absorber realmente tu entorno. Notarás cosas que nunca antes habías hecho, como cuán arrugada está la corteza de ese pino o cuántas ardillas hay corriendo. Incluso puedes entablar una conversación con tu compañero de banco y hacer un nuevo amigo.

15. Ten días abiertos

No planifiques nada y simplemente deja que el día te lleve. Lo mismo se puede decir la próxima vez que estés de vacaciones. En lugar de abarrotar tu día con lugares de interés turístico, deja uno o dos días completamente en blanco para explorar lo que te rodea. Los viajeros cercanos y lejanos han dicho que son momentos como estos los que les permiten crear los mejores recuerdos, no haciendo cola en otro museo.

16. Come algo nuevo

Puedes romper tu rutina dirigiéndote a un nuevo restaurante en la ciudad o haciendo reservaciones en un lugar totalmente exótico. ¿Alguna vez has probado la comida malaya? ¿Sabes siquiera qué es la cocina peruana? Ya sea experimentando con una nueva receta o saliendo a un nuevo restaurante, sorpréndete comiendo y bebiendo algo nuevo.

17. Involucra a tu pareja

Ya sea tu cónyuge, hermano, mejor amigo o colega, consigue que alguien que amas también cambie su vida para mejor. Se necesitan dos para bailar tango, sin mencionar que hace que ser espontáneo sea mucho más divertido. No te avergonzarás demasiado de hacer el ridículo si hay alguien justo a tu lado haciendo lo mismo. Viajar, probar cosas nuevas y ser una persona completa será mucho más fácil con un amigo.

18. Deshazte de las cosas aburridas

Pasatiempos como ir de compras, ver televisión y navegar por Internet son una pérdida de tiempo y ni siquiera deberían clasificarse como pasatiempos. Asegúrate de deshacerte de las actividades sin valor y dedícate a cosas que te enseñen algo nuevo. Agrega valor a tu vida uniéndote a un club de lectura, aprendiendo a surfear, aprendiendo a bailar, etc. Cuando no tienes distracciones tontas como un programa de televisión de qué preocuparte, te das más tiempo para hacer cosas que nunca pensaste que harías. Tu vida está hecha para ser vivida, y no desperdiciada haciendo cosas que no te traen alegría. A pesar de tus responsabilidades, no hay razón por la que no puedas inyectar algo de diversión espontánea en tu vida para que valga mucho más la pena. Recuerda siempre las sabias palabras del escritor francés Émile Zola: “Si me preguntas para qué vine a esta vida, te lo diré: vine a vivir en voz alta”.