Cómo presentarte y dejar una impresión perfecta

¿Tienes una entrevista de trabajo próximamente? ¿Quizás una cita con alguien nuevo? O tal vez te reunirás con un profesional de negocios para tomar un café y realmente quieres causar una gran primera impresión. Independientemente del motivo por el que busques consejos, has llegado al lugar correcto. Aprender a presentarte es una habilidad que te llevas contigo a todas partes en la vida. Todos necesitamos saber cómo presentarnos. Es una de las cosas más importantes que hacemos como seres humanos.

1. Véndase a sí mismo

Eres un producto y, como todo producto, necesitas ser vendido. ¿Cuál es tu estrategia? ¿Cuáles son tus características de venta? Necesitas darles a las personas una razón para escucharte, porque sé que tienes cosas muy interesantes que decir. Entonces, ¿cómo haces que la gente te escuche? Das una buena primera impresión. Preséntate de tal manera que la gente quiera aprender más sobre ti.

2. Vístete de acuerdo a la ocasión

Antes de cualquier entrevista de trabajo importante, la gente da este consejo: Vístete para el trabajo que quieres. ¿Mi consejo? No lo hagas. Vístete mejor. Esto se puede aplicar a cualquier reunión en la que te presentes. Ya sea una cita o una entrevista de trabajo, vístete mejor de lo que esperan. Puede que no queramos admitirlo, pero es una realidad absoluta: somos seres humanos y nos sentimos atraídos por las apariencias físicas.

Leer Más:  Cómo Dejar de Hablar con Alguien: Guía Paso a Paso

3. La confianza es clave

Como dice el punto anterior, necesitas tener confianza. Si eso significa usar ese tono atrevido de lápiz labial rojo que tanto te gusta, hazlo. Lo que sea necesario para que te sientas seguro no solo de ti mismo, sino también de tus habilidades, debes hacerlo. Una vez me dijeron en una entrevista de trabajo que, aunque no tenía necesariamente la experiencia laboral que buscaban, para ese trabajo en particular, estarían dispuestos a invertir el tiempo y el dinero necesarios para capacitarme porque tenía mucha confianza en mí mismo y en mis habilidades. No lo finjas hasta que lo logres, finge hasta que te conviertas en ello.

4. Sé un rostro amigable y sonríe cuando te presentes

Ya sea que vayas a una entrevista de trabajo o a una cita caliente, ¡muestra esos dientes blancos! Se sabe que un rostro sonriente calma no solo a ti mismo, sino también a la persona sentada frente a ti. Un ambiente tranquilo es siempre una excelente manera de conocer a alguien. Preséntate siempre con una sonrisa, porque implica una presencia cálida.

5. Relájate, ¡eres una gran sorpresa!

Sólo un recordatorio amistoso de que eres un ser humano maravilloso, ¿de acuerdo? Eres tu peor crítico, lo juro. Cualquiera tendría suerte de pasar tiempo contigo, así que no lo olvides cuando te preguntes cómo presentarte a la gente. Deja de asustarte, porque si no les gustas, ellos se lo están perdiendo, no tú. Recuerda que si esta interacción no sale bien, está bien. Habrá otras interacciones en tu vida que funcionarán para mejor. Algunas personas simplemente no encajan, no fuerces las cosas.

Leer Más:  Preguntas coquetas para hacerle a un chico son el inicio perfecto para dejarlo pensando en ti.

6. Repito, no lo fuerces

Realmente necesitas aceptar el hecho de que algunas cosas no funcionan y algunas personas simplemente no trabajan juntas. Esta puerta puede cerrarse, pero se abrirá otra. Deja que la conversación fluya naturalmente y te juro que causarás una impresión extraordinaria. Todos queremos estar cerca de alguien que haga que hablar sea fácil.

7. Dale la mano a la persona a la que te presentas

Algunos dicen que esto es muy de la vieja escuela, ¡pero yo digo que lo intentes! No hay nada de malo en un apretón de manos clásico, incluso si tienes una cita. Si es una primera cita, dales un ligero apretón de manos y una dulce sonrisa. Un apretón de manos es muy útil y te destacas. Si es una entrevista de trabajo, definitivamente debes dar la mano al presentarte. Te sorprendería saber cuántos candidatos pierden oportunidades laborales únicamente por no ofrecer un apretón de manos al conocer al empleador. Míralos a los ojos, estrecha su mano, sonríe y diles quién eres. Hazlo con un propósito.

8. Prepárate para la situación

Si es una entrevista de trabajo, llega con una copia de tu currículum, la lista de trabajos, las referencias y el conocimiento sobre el trabajo y la empresa. Considera también algunas de las preguntas que te pueden hacer, como fortalezas y debilidades. Si es una cita, llega con historias que compartir sobre ti que realmente muestren quién eres como pareja potencial. Además, si vas a hacer una caminata, no uses tacones. Ponte una sudadera con capucha y una gorra de béisbol y sal. Buscan una pareja de la vida real, no una modelo de pasarela perfecta.

Leer Más:  ¿Es una cita o sólo una reunión? 10 consejos para saberlo seguro

9. Haz que tus debilidades parezcan fortalezas

Todos tenemos nuestras debilidades, así que seamos realistas al respecto, ¿de acuerdo? En lugar de decir “Me impaciento cuando trabajo en grupo”, di “Tiendo a apasionarme mucho por mi trabajo y, como tal, puede ser difícil dejar que mis compañeros alteren el proyecto”. Y asegúrate de tener una solución a tus debilidades. La gente no asume que no tienes debilidades, solo quieren saber cómo piensas mejorarlas. ¿Por qué no han funcionado tus relaciones anteriores? Sé honesto, pero no seas grosero. En lugar de decir “Los amaba demasiado”, lo que parece obsesivo, di “Abrí mi corazón sin tener cuidado de a quién se lo abría”. Justo.

10. La gente quiere conocerte, así que preséntate más a menudo

Ahora que tienes las herramientas para presentarte, busca oportunidades para hacerlo más. Ahora que sabes cómo presentarte con confianza, el mundo está lleno de personas interesantes esperando conocerte y escuchar tu historia. Sal y conócelos.