Control vs Cuidado: ¿Dónde está la línea?

¿Qué es el cuidado?

El cuidado no se trata de obligar a alguien a hacer algo. Se trata de preocuparse por esa persona, pensar en ella, invertir en ella. Cuando te preocupas por alguien, lo animas si está triste. Le preparas la cena cuando está demasiado cansado para cocinar. Le das una manta cuando tiene frío. Hablas de vuestros días. El cuidado es lo que hacen tus padres por ti, lo que haces por tu pareja, tus mascotas y tus hijos. Preocuparse por alguien es un sentimiento. Es un sentimiento que se refleja en tus acciones de forma positiva.

¿Qué es el control?

Las personas controladoras a menudo excusan su comportamiento con el pretexto de que se preocupan. Se preocupan tanto que necesitan controlar las cosas. No pueden dejar las cosas al azar. Pero la mayoría de las veces tiene que ver con una falta de confianza y seguridad. Controlar es exigir a tu pareja que vuelva a casa directamente después del trabajo. Controlar es impedir que tu pareja tenga amigos que consideres una amenaza para vuestra relación. Controlar es llamar a tu pareja cada vez que sales para asegurarte de que está donde dice estar. El control es el primo feo del cuidado. Puede surgir del cuidado, pero es una forma retorcida y disfuncional del mismo.

Control vs Cuidado

Como he dicho, el control y el cuidado pueden malinterpretarse. Pueden confundirse, pero no son intercambiables. El cuidado es lo que quieres, pero el control está muy lejos de la línea. Ninguna relación debería ir más allá del cuidado hacia el control. Cuando eso sucede, la relación se vuelve unilateral, sofocante y irrespetuosa. El objetivo de una relación es sumar a la vida del otro, no controlarla. Deberíais ser capaces de respetar las decisiones del otro. No tenéis que estar de acuerdo, pero el apoyo y el respeto deben estar presentes. Sin ellos, es cuando los comportamientos controladores se apoderan.

Leer Más:  ¿Estás en un matrimonio sin amor sin darte cuenta?

¿Cuáles son algunas cosas que ocurren a menudo en las relaciones que podrían malinterpretarse como control frente a cuidado?

1. Doble rasero

Las reglas entre las parejas son siempre cosas delicadas. A veces pueden ayudar a resolver cuestiones como quién elige la película, si podéis revisar los teléfonos del otro y dónde ir en las vacaciones. Pero cuando las reglas se vuelven unilaterales, ya no se trata de compromiso y cuidado. Tú no puedes hacer esto, pero él sí. Tú tienes que hacer esto, pero ella no. Cuando las normas establecidas para hacer las cosas justas se vuelven injustas, alguien está siendo controlador.

2. Tiempo a solas

Querer pasar tiempo a solas es dulce y cariñoso. A todos nos gusta tener esa intimidad y ese romance con la persona que amamos. Pero si quieres salir con las chicas, un novio cariñoso te diría que te diviertas y tengas cuidado. Por otro lado, un novio controlador te manipularía para que te quedaras en casa o volvieras temprano. Y probablemente utilizará el cuidado como su razón. Afirmará que te echa de menos o que le preocupa que alguien te ligue como razón para alejarte de tus amigos y familiares. Eso es control, no cuidado.

3. Celos

Sé que no es agradable admitirlo, pero un poco de celos puede ser saludable. No significa que no confíes en tu pareja, sólo que quieres más atención. Todos nos ponemos un poco celosos de vez en cuando. Pero cuando los celos cariñosos se convierten en control es cuando tu pareja te prohíbe ver a un amigo o a un compañero de trabajo.

4. Control

Qué bonito. Tu novio te llamó después del trabajo para ver cómo te había ido el día. Tal vez te envíe un mensaje de texto durante tu noche de chicas para ver si necesitas que te lleve. Pero si te llama todo el día y quiere hacer un FaceTime para ver dónde estás o hablar con quien estés, no sólo está comprobando, está vigilándote. Piensa en Ross de Friends cuando Rachel trabajaba con Mark.

Leer Más:  ¡Señales que indican que no le interesa una segunda cita!

5. Peleas

Todas las parejas discuten, etc. El cuidado lleva a la pasión que a menudo lleva a las peleas. Pero, cuando siempre te sientes culpable después de una discusión, tanto que dejas de dar tu opinión, esa es la diferencia entre preocuparse el uno por el otro y controlarse mutuamente.

6. Comentarios en las redes sociales

Decirte que estás guapa en tu última publicación es cariñoso. Tu pareja ama que tengas confianza y te elogia. Pero, enviarte un mensaje de texto para que lo quites porque es demasiado revelador no está bien. ¿Te ha gustado la foto de un famoso masculino? Inofensivo, ¿verdad? No para una pareja controladora. Un novio cariñoso te deja ser tú misma. Quiere que seas feliz y apoya tus decisiones, incluso en las redes sociales. Un novio controlador quiere tener ese poder sobre ti y tus acciones.

7. Cumplidos

Decir que estarías guapísima con cualquier corte de pelo es encantador. Que tu pareja te diga lo graciosa que eres es dulce. Incluso delirar ante su familia sobre tu cocina; todo es cariño. Pero si los cumplidos son indirectos, como decir: “vaya, la cena está realmente buena esta noche”, es su forma de derribarte sin ser tan directo al respecto. Incluso puede burlarse de ti delante de sus amigos pintándote con una mala luz, pero excusa sus acciones como una broma inofensiva.

8. Ultimátums

Decir que no vas a recoger la cena hasta que pongan la mesa es una cosa, pero decir: “No pasaré la Navidad con tu familia si no cancelas tus planes con tus amigos este fin de semana”, es una forma de controlar a alguien. Puedes pensar que esto suena a compromiso. Pero el compromiso es encontrarse a mitad de camino. Hacer un sacrificio por ambas partes para que ambos obtengáis lo que queréis. Los ultimátums sólo benefician a una persona, la controladora.

Leer Más:  Cómo dejar de estar enfadado: 22 estrategias para controlar la ira

9. Pasión

Una relación apasionada puede verse como cariñosa porque los sentimientos son muy intensos. Todo es abrumador e intenso. Tal vez el sea genial, pero a veces la pasión puede trasladarse a otras cosas. Demasiada pasión puede llevar a un comportamiento controlador en ambas partes. La pasión puede superar la razón y conducir a peleas intensas, ira y decisiones arrepentidas.

10. Confianza

La confianza es una de las partes más delicadas de cualquier relación. Es difícil de ganar y fácil de romper. Y cuando confías en alguien, quieres apoyarte en ello. Dependes del hecho de que tu pareja se preocupa. Confías en ella. Pero cuando esa confianza se abusa para ser controlador, la confianza se rompe, pero no de forma tan obvia. Decir: “Yo sé lo que está bien. Lo hago por ti o por nosotros”, es una forma de manipulación que es una forma de control. Usar la confianza de alguien en tu contra es cruel, degradante y controlador.

Hay una fina línea entre el control y el cuidado. Una vez que el cuidado te hace sentir inferior, con miedo o culpable, ya no es cuidado, sino control.