Defender lo que uno piensa en una relación puede ser una tarea ardua. A menudo, resulta más fácil permitir que los demás hagan lo que quieran mientras uno mira hacia otro lado.

Sin embargo, ser un felpudo en la relación es perjudicial tanto dentro como fuera de ella. Aprender a defender lo que uno piensa es un camino difícil, pero que vale la pena.

¿Por qué es esencial defender lo que piensas?

Las relaciones son una actividad de dos personas, y cada individuo tiene creencias diferentes. En una relación, estas distintas ideologías permiten a las parejas crecer en comunicación y comprensión.

Poder transmitir tus creencias e ideas a tu pareja demuestra el valor que le das a la relación. Esto mejorará tu autoestima y reiterará tu valor en la relación, ya que esta funciona en ambos sentidos: se devuelve lo que se da, en términos de amor, cuidado, afecto y comprensión.

Consecuencias de no defender lo que piensas

Comprometer tu sistema de valores en una relación te afecta sobre todo a ti. Esto se debe a que lo que crees se descuida en un intento de complacer a tu pareja.

Algunas parejas dominan en una relación mediante chantaje emocional, imposiciones o fuerza bruta (inconscientemente), mientras que otras pueden hacerlo deliberadamente. En cualquier caso, debes defender lo que piensas y luchar por lo que crees.

Existen muchos efectos negativos si la relación no está equilibrada:

  • Una relación unilateral acabará fracasando.
  • La pareja que accede a todo suele acabar herida.
  • La salud mental y emocional está en juego a lo largo de la relación.
  • Impacto financiero y social.
  • A veces, tratar de suavizar las cosas por la fuerza, incluso cuando no es favorable.

Si sabes defender lo que piensas, todo esto se puede evitar. Sigue leyendo para descubrir exactamente qué debes hacer para aprender a defenderte de forma eficaz.

Leer Más:  ¿Qué significa "salir"? ¡Despejemos la confusión!

15 maneras de defender lo que piensas

Defender lo que piensas empieza por decidir identificar el problema. El primer paso para resolver un problema es identificarlo.

Señalar los patrones que surgen cuando empiezas a ceder en una confrontación es esencial para acabar con este acto de raíz. Por lo tanto, ¿cómo defender lo que piensas en una relación?

  • Habla

Es importante hablar por ti mismo y expresarte verbalmente. Las palabras son una herramienta para defenderte y deben utilizarse cuando quieres cambiar la dinámica de tu relación.

Es importante expresar cómo te sientes sobre los desaires en lugar de interiorizarlos y permitir que rompan tu relación.

  • Mantente centrado en el objetivo

Cambiar es difícil. En algún momento, puedes encontrarte luchando inconscientemente contra ti mismo para volver a tus patrones anteriores de pensamiento y acción, para no salir de la comodidad de lo familiar.

Ten valor. Aunque es muy aterrador defender lo que piensas y desafiar las normas establecidas, salir de una caja tóxica es algo bueno. Ser valiente y elegir enfrentarse a la situación demuestra que tus días como felpudo ya están terminando.

  • Trabaja en tu autoestima

Construir tu sentido de autoestima y encontrar una identidad fuera de la relación es importante. Cuando tu sentido de autoestima no está ligado a la relación, eres capaz de abordar situaciones que te resultan incómodas.

  • Usa la lógica

Puedes tender a emocionarte demasiado cuando empiezas a defender lo que piensas. Esta afluencia de emociones intensas puede hacer que arremetes o te retires, lo cual no es beneficioso para ti. En su lugar, trata de mantener la cabeza despejada controlando tu ira y tomando decisiones lógicas.

  • Sé intencional con tus palabras

Enuncia con claridad cuando hables. Y utiliza palabras que transmitan tu mensaje. Abandona las suposiciones. Sé claro sobre tus intenciones.

  • No siempre seas el que da

Aunque el desinterés es un rasgo que a menudo se elogia, ser desinteresado sin tenerte en cuenta a ti mismo lleva a que se aprovechen de ti. Priorízate a ti mismo. Asegúrate de que el sentimiento es mutuo.

  • Establece límites y cúmplelos

En cualquier relación, los límites son saludables para mantenerla interesante y feliz.

Leer Más:  La importancia de la bondad hacia uno mismo

Establece límites sobre lo que consideras reglas inquebrantables y cúmplelas. Practica decir NO y considera ponerte a ti mismo en primer lugar, tu autoestima, aunque no de manera egoísta.

  • Practica

Es fácil volver al hábito de ceder ante otra persona, y eso está bien siempre que no lo repitas.

Practica defender lo que piensas todos los días. Aunque sea un acto pequeño, hazlo. Utiliza un espejo cada día para recordarte que eres fuerte.

  • Escucha

Escucha genuinamente y descubre de dónde viene la otra persona para que puedas tener ventaja. Debes tener mucho cuidado de escuchar lo que te responde la persona con la que estás hablando.

No sólo podrías obtener información valiosa, sino que al hacerle saber que estás prestando atención, tendrás más probabilidades de obtener el resultado que buscas, es decir, defender lo que piensas con éxito. Prueba la escucha activa.

  • Sé claro sobre lo que quieres

Asegúrate de ser específico, sobre todo en cuanto a las cosas que no aceptas en tu relación. Ciertas reglas básicas deben mantenerse en cualquier relación.

A menos que ambos comuniquéis clara y eficazmente, las cosas seguirán siendo tóxicas.

  • Sé asertivo

Intenta mantenerte firme desde el principio, no digas que estás de acuerdo con algo cuando claramente no lo estás. La gente entiende mejor las cosas si se le presentan de forma directa y sin adulterar.

  • Comunica tus dudas

No podemos insistir lo suficiente en que la comunicación es uno de los pilares más importantes de una relación sana.

Sé abierto sobre cualquier duda que puedas tener como resultado de los acontecimientos de la relación. Mereces una pareja que esté dispuesta a tranquilizarte en este momento.

  • Recuerda que tus emociones son válidas

Lo primero para defenderte ante tu pareja es conocer tu valor en una relación. Algunas personas son emocionalmente abusivas y pueden “hacerte luz de gas” cuando te quejas de los acontecimientos de la relación. No olvides que lo que sientes es válido.

  • Comprensión

Puede haber situaciones en las que no entiendas el verdadero significado de tu pareja y reacciones innecesariamente.

Leer Más:  Separación durante el embarazo: Guía para afrontar este difícil momento

También debes entender bien esta situación antes de emitir un juicio. Piensa y critica constructivamente tanto tus acciones como las de la persona. No te apresures a juzgar.

Preguntas frecuentes

¿Por qué es importante defenderme en mi relación?
Defenderte te permite expresar tus creencias, construir tu autoestima y crear un entorno saludable para tu bienestar.

¿Cómo puedo empezar a defenderme?
Habla claro, concéntrate en tus objetivos, trabaja en tu autoestima, usa la lógica, elige tus palabras con cuidado, no siempre seas complaciente, establece límites y cúmplelos, practica la asertividad y escucha activamente.

¿Qué palabras puedo usar para defenderme?
“No quiero/no me siento cómodo con esto”, “Por favor, no vuelvas a hacer eso”, “Esto es lo que quiero”.

¿Qué debo hacer si mi pareja me domina?
Comunícate abiertamente sobre tus dudas, recuerda que tus emociones son válidas y mantén la confianza.

¿Cómo puedo evitar que mi pareja controle mis emociones?
Asegúrate de que tu lenguaje corporal transmita tus palabras, sé asertivo y expresa lo que quieres y no quieres.

Previous post El amor incondicional: la esencia del amor verdadero
Next post ¡Mejora tu perfil de Tinder con estos 4 trucos infalibles!