Sobreanalizar en una relación

Si constantemente analizas cada palabra y acción de tu pareja, es probable que estés sobreanalizando tu relación. Te obsesionas con su significado y buscas señales que indiquen que te aman o que quieren romper contigo.

20 señales de que estás sobreanalizando una relación

  • Analizas todo lo que dicen y hacen.
  • Lees detenidamente sus mensajes.
  • Tardas una eternidad en escribirles un mensaje.
  • Recuerdas cada palabra que dicen.
  • Tienes miedo al compromiso.
  • Tienes miedo de que rompan contigo.
  • Cambias de opinión con frecuencia.
  • Siempre piensas que están enojados contigo.
  • Siempre imaginas el peor escenario posible.
  • Siempre piensas que has hecho algo mal.
  • No puedes soportar la incertidumbre.
  • Buscas constantemente tranquilidad.
  • Te resulta difícil vivir el presente.
  • Siempre acudes a tus amigos en busca de consejo.
  • No confías en tu intuición.
  • Nunca has roto con nadie.
  • Tienes pensamientos intrusivos.
  • Repites las conversaciones que has tenido con ellos.
  • Pasas mucho tiempo imaginando cosas que podrían suceder.
  • Incluso te confundes a ti mismo.

12 formas de dejar de sobreanalizar una relación

  1. Encuentra la raíz del problema.
  2. No intentes controlar todo.
  3. Habla con tu pareja al respecto.
  4. Mantente ocupado.
  5. Controla tus pensamientos.
  6. Medita.
  7. Escribe las cosas.
  8. Expande tus intereses.
  9. Vive el momento presente.
  10. Piensa en tus deseos y establece metas.
  11. Planifica para cuando te descubras sobreanalizando.
  12. Habla con un terapeuta.

¿Cómo saber lo que mi pareja intenta decirme?

Aunque es probable que mi pareja diga lo que quiere decir y que quiera decir lo que dice, analizo cada palabra durante horas.

Si saco conclusiones precipitadas y tengo pensamientos intrusivos sobre mi pareja, es probable que esté pensando demasiado en mi relación.

¿Están enfadados conmigo? ¿He hecho algo mal? ¿Romperán conmigo?

Estas preguntas me atormentan aunque no haya razón para pensar que algo va mal en mi relación. Y estos pensamientos seguirán molestándome a menos que haga algo al respecto y deje de pensar demasiado en todo.

Veamos algunos de los indicios de que estoy lidiando con este problema y luego hablaremos de cómo resolverlo.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a encontrar maneras de controlar tus tendencias a pensar demasiado. Puedes intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para recibir una atención de calidad de la manera más conveniente.

20 indicios de que estás pensando demasiado en una relación

¿Crees que podrías estar obsesionándote demasiado cuando se trata de tu relación amorosa? Vamos a averiguarlo.

Estos son los indicios más comunes de pensar demasiado en una relación:

  1. Analizas todo lo que dicen y hacen.

El indicio más grande y obvio de pensar demasiado en una relación es si interpretas todo lo que dicen y hacen. Analizas lo que significa y buscas una señal de que te aman o que quieren romper contigo.

Por ejemplo, podrías imaginar que quieren romper contigo basándote en el tono de su voz o en una pequeña cosa que no hicieron por ti.

También podrías suponer que te están engañando o que quieren engañarte basándote únicamente en su lenguaje corporal y posible contacto visual.

¿Se están desenamorando de ti? ¿Todavía les pareces atractivo? Te obsesionas con este tipo de cosas debido a algo que han dicho o hecho.

Si estás pensando demasiado en tu relación, hay pocas razones para que asumas que tu pareja está terminando o que no te encuentra atractivo.

Sin embargo, buscas constantemente señales y analizas continuamente sus palabras y acciones.

  1. Interpretas sus mensajes.

¿Por qué no usaron emojis en sus dos últimos mensajes? ¿Cuándo fue la última vez que te escribieron primero? ¿Cuánto tardaron en responder? ¿Qué significa su respuesta y es señal de algo por lo que debería preocuparme?

Preguntas como estas están constantemente en tu mente, y tratas los mensajes de tu pareja como si fueran un código de amor secreto que necesitas descifrar para obtener el “verdadero” mensaje.

¿Te hicieron preguntas? ¿Están siendo sarcásticos o condescendientes? ¿Sientes que los estás molestando o que les molestas?

Hay un sinfín de formas diferentes de interpretar un mensaje, y tú piensas en todas las posibilidades.

Probablemente envíes capturas de pantalla de tus conversaciones a tus amigos para que te ayuden a interpretar los mensajes de tu pareja.

Aunque mucha gente hace estas cosas al principio de una relación amorosa, las personas que piensan demasiado pueden hacerlo a pesar de llevar años en una relación.

  1. Tardas una eternidad en escribirles un mensaje.

Crear el mensaje perfecto lleva tiempo. A veces tardas una eternidad en responder a los mensajes de tu pareja porque también analizas en exceso tus mensajes.

¿Suenas lo suficientemente casual? ¿Estás siendo necesitado? ¿Les has dado una razón para que respondan? ¿Tienes una excusa para ponerte en contacto con ellos? ¿Responderás demasiado rápido si lo haces ahora?

Estas preguntas y otras similares te preocupan sobre lo que debes escribirle a tu pareja.

Leer Más:  El asesoramiento prematrimonial: una guía para fortalecer tu relación

También puedes incluir a tus amigos en la decisión de lo que vas a enviar a tu pareja. Te aconsejan sobre cómo abordar los mensajes anteriores de tu pareja o cómo hacer que tu pareja entable una conversación contigo. A veces incluso pueden decirte literalmente qué escribir a tu pareja o cómo responder según lo que tu pareja escribió.

Una vez más, aunque mucha gente hace estas cosas cuando está enamorada de alguien o ha empezado a salir recientemente, las personas que piensan demasiado actúan de esta manera durante toda la relación.

  1. Recuerdas cada palabra que dicen.

Cuando os peleáis, mencionas las palabras exactas que dijeron en una discusión que tuvo lugar hace dos años.

Si te prometieron algo, inevitablemente lo citas ocho meses después en una pelea.

Recuerdas cada palabra que dicen porque repites la conversación en tu cabeza mucho después de que haya ocurrido. Es como si absorbieras cada palabra que dicen mientras estás con ellos y analizas esas palabras más tarde pensando demasiado en lo que podrían significar.

Los dos os peleáis con frecuencia por los detalles más pequeños que has notado sobre ellos, como su elección precisa de palabras cuando estaban enfadados contigo.

  1. Tienes miedo al compromiso.

¿Tienes miedo al compromiso? Podrías estar pensando demasiado en tu relación al no estar seguro de si tu pareja es adecuada para ti.

¿Es la persona adecuada? ¿Puedes estar realmente con una sola persona mientras vivas? ¿Es esta esa persona? ¿Qué pasa si ocurre algo malo en el futuro?

Pensamientos como estos te mantienen despierto por la noche y te preocupan durante el día.

Podrías estar preocupado porque esta no es la relación adecuada para ti. ¿Y si esta no es la persona con la que estás destinado a pasar tu futuro?

Por eso es importante pensar en lo que quieres y centrarte en establecer tus objetivos de relación. Más sobre esto más adelante.

Por ahora, debes saber que podrías no estar pensando demasiado si sientes que tu relación no es la adecuada para ti. Podrías tener miedo al compromiso que te impide estar con una sola persona para siempre.

Esto es especialmente cierto si te has sentido así en todas las relaciones que has tenido.

  1. Tienes miedo de que rompan contigo.

Cada vez que ocurre la más mínima discusión, tienes miedo de que tu pareja te deje.

Aunque te aseguren que no van a romper contigo, constantemente temes que lo hagan y encuentras “pruebas” en lo que dicen y hacen… o al menos eso es lo que interpretas.

Tienes miedo de perderlos y probablemente no te sientas digno de ellos. Tus inseguridades podrían estar impidiéndote disfrutar de tu relación.

También podrías pensar demasiado en las cosas hasta el punto de imaginar que te están mintiendo o engañando. Esto también podría deberse al miedo a perderlos.

¿Soy lo suficientemente bueno para ellos? ¿Y si se enamoran de alguien más atractivo? ¿Están pensando en alejarse de mí? ¿Siempre cometo errores que los enfadan?

Te estresas por este tipo de cosas y siempre asumes lo peor.

  1. Cambias de opinión con frecuencia.

No sólo te preocupas por lo que pasa y lo analizas todo, sino que también cambias de opinión con frecuencia. Un minuto piensas en terminar las cosas y cinco minutos después te sientes convencido de que tu relación durará para siempre.

Podrías estar seguro de que tu pareja te va a dejar y luego sentirte amado por ellos en cuestión de segundos.

Por ejemplo, quizá tu pareja envía un mensaje mucho más tarde de lo que esperabas, un mensaje de una sola palabra y sin emojis. Para ti, esto es suficiente para suponer que tu relación se va a acabar. Sin embargo, entonces les escribes que les quieres y ellos responden diciendo que también te quieren.

Crisis evitada.

Sin embargo, podrías volver a analizar demasiado las cosas y cambiar de opinión cinco segundos después.

A veces pensarás que tu relación va muy bien, pero después de pensar demasiado, concluirás que tu relación está condenada. Tu pareja probablemente te tranquilizará, pero entonces el ciclo comienza de nuevo.

  1. Siempre piensas que están enfadados contigo.

¿Crees que tu pareja está enfadada contigo si no responde a tu mensaje de inmediato? ¿Y si tuvieron que cancelar vuestra cita para comer? Lo más probable es que asumas lo peor. Siempre tienes la sensación de que estás haciendo algo mal, lo que te hace pensar que tu pareja está constantemente enfadada contigo.

También interpretas las cosas que dicen y hacen y encuentras “pruebas” para pensar que están molestos contigo o que les resultas molesto. Notas los cambios más pequeños en su tono de voz o lenguaje corporal para validar tus dudas.

Que tu pareja no use una cara sonriente en un mensaje no significa que esté enfadada contigo. Tampoco significa que te vaya a dejar, pero siempre imaginas el peor de los escenarios.

  1. Siempre imaginas el peor de los escenarios.
Leer Más:  No siento atracción por mi esposo ¿Qué hago?

Si tu pareja te estuviera ocultando algo, nunca pensarías que te está planeando una sorpresa. Asumirías instantáneamente que te están engañando o que algo terrible está pasando a tus espaldas.

Esto se debe a que tiendes a imaginar el peor de los escenarios en cada situación. Es como si vivieras en un temor constante de que algo malo le vaya a pasar a tu relación sin ninguna razón válida para pensar así.

Pasas mucho tiempo reproduciendo conversaciones que ocurrieron e imaginando futuras discusiones. Al analizar y pensar demasiado en las palabras que se han dicho, asumes que algo malo va a pasar. Cuando se trata de tu relación y su futuro, siempre eres pesimista.

  1. Siempre piensas que has hecho algo mal.

¿Y si lo que has dicho o hecho ha sido un error?

Como revisas constantemente los escenarios que ocurrieron, también te preocupas por cualquier cosa que puedas haber hecho mal y temes que termine tu relación.

¿Y si te has mostrado demasiado necesitado o desesperado? Tal vez sea un error que les hayas enviado un mensaje romántico, o hiciste algo mal al no comentar su nuevo peinado…

Te obsesionas con este tipo de cosas todo el tiempo, y con frecuencia te disculpas con tu pareja aunque no entienda por qué.

Una vez más, esto se debe probablemente a tus inseguridades y a la sensación de que no eres lo suficientemente bueno para tu pareja. También se debe a tu atención a los pequeños detalles que ellos podrían ni siquiera estar notando.

  1. No puedes soportar la incertidumbre.

¿Cuándo vas a volver a ver a tu pareja? Siempre piensas en esto mientras estás con ellos. Necesitas que hagan planes inmediatos contigo para la próxima vez que os veáis porque no puedes soportar la incertidumbre.

Frases como: “Hasta pronto”, “Te llamaré” o “Hablamos luego” te llenan de miedo de que tu pareja nunca vaya a volver a ponerse en contacto contigo. Si no sabes cuándo vas a volver a verlos, ¡tienes miedo de no volver a verlos en absoluto!

Vives con el miedo constante de que tu pareja te haga ghosting de la nada.

¿Todavía están interesados? Si no programan algo de inmediato, asumirás que están perdiendo interés. Te falta constancia de objeto, por lo que tampoco puedes soportar ninguna distancia entre vosotros.

  1. Buscas constantemente tranquilidad.

¿Me quieres? ¿De verdad? ¿Por qué? Si estas preguntas te suenan familiares, probablemente busques tranquilidad constante de tu pareja porque tiendes a pensar demasiado en las cosas.

Aunque tu pareja intente tranquilizarte, sigues teniendo dudas sobre la relación que surgen incluso cuando todo va bien entre vosotros.

¿Realmente te quieren?

Tal vez no puedas creerlos y no puedas entender por qué te querrían alguien como tú porque tienes baja autoestima. No te quieres a ti mismo, así que no puedes ver por qué los demás te quieren.

Además, al pensar demasiado en las cosas todo el tiempo, encuentras todo tipo de señales de que a tu pareja no le importas tanto como dice. Te resulta difícil confiar en ellos aunque no te hayan dado ninguna razón para dudar de su honestidad y lealtad hacia ti.

Probablemente también luches contra los celos retroactivos y asumas que tu pareja amó a sus ex más que a ti.

  1. Te resulta difícil vivir el presente.

Como estás constantemente reproduciendo eventos que ocurrieron en tu cabeza para analizarlos, te resulta difícil vivir el momento presente.

Estás atrapado en el pasado donde crees que has cometido algunos errores o has notado algo por lo que deberías estar preocupado. También te preocupas por el futuro.

Así que, cuando no estás atrapado en el pasado, te estresas por lo que el futuro podría traer, sin dejar espacio para vivir simplemente en el momento presente. No disfrutas realmente de estar en una relación cuando estás constantemente preocupado por cosas que han sido y cosas que aún están por ocurrir.

Pensar demasiado en una relación puede parecer que te da algunas respuestas, pero sólo te impide disfrutar de tu vida con tu pareja.

  1. Siempre acudes a tus amigos en busca de consejo.

Cuando necesitas saber qué quería decir tu pareja en su último mensaje, envías una captura de pantalla a tus amigos. Siempre consultas con tus amigos sobre tu relación y buscas su consejo. De hecho, están un poco cansados de oír hablar de ello, pero aún así te ofrecen algún consejo. A menudo los escuchas ciegamente porque confías más en su juicio que en el tuyo.

Puede que tus amigos sean sabios en lo que respecta a las relaciones, pero no son expertos. Además, nadie puede saber más sobre tu relación que tú. Sólo tú sabes qué es lo correcto y no siempre puedes depender de tus amigos para que te ayuden.

Leer Más:  Ser hija de un padre soltero: un camino único de crianza

Deberías aprender a confiar en tu instinto en lugar de pensar demasiado en las cosas todo el tiempo.

  1. No confías en tu intuición.

Eres el tipo de persona que sacará un bloc de notas amarillo y escribirá una lista de pros y contras en lugar de confiar en su instinto. Si tuvieras que elegir entre confiar en tu corazón y confiar en tu cabeza, siempre elegirías tu cabeza. Sin embargo, también confiarás siempre en las opiniones de otras personas sobre tu relación.

No confías lo suficiente en ti mismo para tomar decisiones y siempre temes tomar las equivocadas. Como cambias de opinión con frecuencia, también cambias tus decisiones por completo dependiendo del momento.

En un momento, estás seguro de que tu pareja se preocupa por ti, mientras que al siguiente piensas que te van a dejar. Esto se debe en parte a que no confías en tus instintos. Siempre estás pensando demasiado en las cosas que suceden fuera de ti y nunca te detienes a reflexionar sobre lo que está pasando dentro de ti y cómo te sientes.

  1. Nunca has roto con nadie.

Sé honesto. ¿Alguna vez has roto realmente con alguien? Puede que hayas saboteado tu relación para que tus parejas rompieran contigo, pero nunca has terminado las cosas tú mismo. Esto se debe a que te resulta difícil tomar decisiones y porque tienes miedo de correr riesgos.

Pensar demasiado en tu relación podría llevarte a pensar que acabarás solo si dejas a tu pareja. Así que, aunque ya no seas feliz en tu relación, seguirás en ella por miedo. Por eso nunca rompes con nadie; haces que ellos rompan contigo en su lugar.

Cuando te sientes loco en una relación, tu pareja probablemente también sufre por tu “locura”. Y estás volviendo locos a los dos pensando demasiado en las cosas en lugar de terminarlas.

  1. Entretenes pensamientos intrusivos.

Como pensador excesivo, a menudo tienes que lidiar con pensamientos intrusivos. Está bien que estos pensamientos aparezcan en tu cabeza de vez en cuando, pero tiendes a pensar en ellos durante mucho tiempo y a sacar conclusiones basadas en ellos. Así que, acabas convenciéndote de que tu pareja te va a dejar o engañar.

De forma similar a como la gente pasa tiempo soñando despierta y fantaseando, tú pasas mucho de tu tiempo en pensamientos intrusivos y dudas sobre tu relación. Te obsesionas con las pequeñas cosas que tu pareja podría haber dicho o hecho y no puedes vivir en el presente.

  1. Reproduces las conversaciones que has tenido con ellos.

Siempre que tienes una conversación con tu pareja, la reproduces en tu cabeza más tarde, cuando estás solo. Obviamente, analizas cada palabra, cuestionas lo que podría haber significado y elaboras diferentes escenarios.

También buscas cualquier cosa que puedas haber dicho mal y te obsesionas con ella como si fuera el mayor error que has cometido.

Esto es otra cosa que la gente suele hacer al principio cuando está enamorada de alguien, pero los pensadores excesivos lo hacen también en las relaciones a largo plazo.

Normalmente no hay significados profundos y ocultos en las conversaciones que tienes con tu pareja, pero los encuentras al interpretarlos todo demasiado.

  1. Pasas mucho tiempo imaginando cosas que podrían pasar.

Sí, normalmente imaginas el peor de los escenarios, pero también imaginas todo tipo de otros escenarios.

¿Y si de repente engordas y tu pareja te deja por eso? Si no están contentos con su trabajo, ¿querrán mudarse a otro país en busca de mayores oportunidades? ¿Y si en secreto se sienten atraídos por las rubias mientras que tú eres pelirroja?

Todo tipo de cosas podrían cruzarse por tu mente y volverte loco sin ninguna razón.

Por ejemplo, podrías estar preocupado por enviar a tu hijo a la universidad aunque ni siquiera hayas hablado de tener un hijo todavía. Podrías estar preocupado porque tu pareja va a conocer a alguien nuevo de repente o porque no te querrá después de conocerte mejor. Todas estas cosas podrían resultar muy confusas para ellos, pero también para ti.

  1. Incluso te confundes a ti mismo.

Pensar demasiado en las cosas puede ser confuso, y probablemente no sepas qué pensar después de imaginar posibles escenarios futuros durante un tiempo.

Estás confundido sobre cómo se siente tu pareja por ti, pero también estás confundido en cuanto a cómo te sientes por ella. Con tantas explicaciones y significados diferentes detrás de sus palabras y acciones, no sabes qué pensar.

La mejor opción sería dejar de pensar tanto en ello. Aprende a comunicarte con tu pareja de forma abierta y honesta para no tener que preocuparte por lo que podría no haberse dicho.

Previous post Renovar la vida tras el divorcio a los 50: una guía paso a paso
Next post ¡Alerta! 10 señales de que algo no va bien en tu relación
Pinterest
Telegram
WhatsApp