¿Alguna vez has observado a una pareja de ancianos felizmente casados y te has preguntado cuál es su secreto? Si bien cada matrimonio es único, las investigaciones demuestran que todos los matrimonios felices y duraderos comparten los mismos cinco rasgos básicos: comunicación, compromiso, amabilidad, aceptación y amor.

Comunicación

Un estudio publicado por la Universidad de Cornell reveló que la comunicación es el rasgo principal de los matrimonios duraderos. Los investigadores encuestaron a casi 400 estadounidenses de 65 años o más que habían estado en matrimonio o unión romántica durante al menos 30 años. La mayoría de los participantes afirmaron creer que la mayoría de los problemas matrimoniales podrían resolverse con una comunicación abierta. Del mismo modo, muchos de los participantes cuyos matrimonios habían terminado culparon a la falta de comunicación por la ruptura de la relación. La buena comunicación entre las parejas ayuda a mantener la cercanía y la intimidad.

Las parejas con matrimonios duraderos se hablan sin mentirse, acusarse, culparse, descalificarse ni insultarse. No se bloquean mutuamente, no se vuelven pasivo-agresivos ni se insultan. Las parejas más felices no son aquellas que se preocupan por quién tiene la culpa, ya que se consideran una unidad; lo que afecta a una mitad afecta a la otra, y lo más importante para estas parejas es que la relación sea saludable.

Compromiso

En el mismo estudio publicado por la Universidad de Cornell, los investigadores encontraron que un sentido de compromiso es un factor clave en los matrimonios duraderos. Entre los ancianos encuestados, los investigadores observaron que en lugar de considerar el matrimonio como una sociedad basada en la pasión, los ancianos veían el matrimonio como una disciplina, algo que debía respetarse, incluso después de que el periodo de luna de miel hubiera terminado. Los ancianos, concluyeron los investigadores, veían el matrimonio como “algo que valía la pena”, incluso cuando eso significaba tener que sacrificar el placer a corto plazo por algo más gratificante más adelante.

Leer Más:  Superar la envidia y los celos: Una guía paso a paso

El compromiso es el pegamento que mantiene unido tu matrimonio. En los matrimonios saludables, no hay juicios, sentimientos de culpa ni amenazas de divorcio. Las parejas saludables toman en serio sus votos matrimoniales y se comprometen entre sí sin condiciones. Es este compromiso inquebrantable el que construye la base de estabilidad sobre la que se construyen los buenos matrimonios. El compromiso actúa como una presencia constante y fuerte para mantener la relación en tierra.

Amabilidad

Cuando se trata de mantener un buen matrimonio, el viejo adagio es cierto: “Un poco de amabilidad rinde mucho”. De hecho, investigadores de la Universidad de Washington crearon una fórmula para predecir cuánto tiempo duraría un matrimonio, con una precisión del 94 por ciento. ¿Los factores clave que afectan la duración de una relación? Amabilidad y generosidad.

Si bien puede parecer demasiado simple, piensa: ¿no son la amabilidad y la generosidad a menudo los primeros comportamientos fomentados en la infancia y reforzados a lo largo de la vida de una persona? Aplicar la amabilidad y la generosidad a los matrimonios y las relaciones comprometidas a largo plazo puede ser un poco más complejo, pero aún se debe aplicar la “regla de oro” básica. Considera cómo interactúas con tu cónyuge. ¿Estás realmente comprometido cuando él o ella te habla sobre el trabajo u otras cosas que quizás no te interesen? En lugar de desconectarse, trabaja para escuchar realmente a tu cónyuge, incluso si encuentras el tema de conversación mundano. Intenta aplicar amabilidad a cada interacción que tengas con tu cónyuge.

Aceptación

Las personas en matrimonios felices aceptan sus propios defectos, así como los de su pareja. Saben que nadie es perfecto, por lo que aceptan a su pareja por lo que es. Las personas en matrimonios infelices, por otro lado, solo ven defectos en sus parejas y, en algunos casos, incluso proyectan sus propios defectos en su cónyuge. Esta es una forma de permanecer en negación acerca de sus propias faltas mientras se vuelven cada vez más intolerantes con el comportamiento de su pareja.

Leer Más:  Oneitis: La enfermedad de "Sólo una persona para mí"

La clave para aceptar a tu pareja por lo que es, es aceptarte a ti mismo por lo que eres. Ya sea que ronques demasiado fuerte, hables demasiado, comas en exceso o tengas un impulso sexual diferente al de tu cónyuge, debes saber que estas no son fallas; tu pareja te eligió, a pesar de tus defectos percibidos, y él o ella merece la misma aceptación incondicional de tu parte.

Amor

No hace falta decir que una pareja amorosa es una pareja feliz. Esto no quiere decir que todos tengan que estar “enamorados” de su cónyuge. Enamorarse es más un encaprichamiento que estar en una relación saludable y madura. Es una fantasía, una versión idealizada del amor que normalmente no dura. El amor sano y maduro es algo que necesita tiempo para desarrollarse, junto con los rasgos mencionados anteriormente: comunicación, compromiso, amabilidad y aceptación. Esto no quiere decir que un matrimonio amoroso no pueda ser apasionado; por el contrario, la pasión es lo que vitaliza la relación. Cuando una pareja es apasionada, se comunica honestamente, resuelve conflictos fácilmente y se compromete a mantener su relación íntima y viva.

¿Cuáles son los secretos para un matrimonio feliz y duradero?

Los matrimonios felices de larga duración comparten cinco rasgos básicos: comunicación, compromiso, amabilidad, aceptación y amor.

¿Por qué es importante la comunicación?

La comunicación abierta permite resolver problemas matrimoniales, mantener la cercanía y la intimidad. Las parejas felices hablan sin mentiras, acusaciones o insultos.

¿Qué papel juega el compromiso en un matrimonio?

El compromiso mantiene unido al matrimonio. Las parejas saludables se comprometen entre sí sin condiciones. Este compromiso crea una base estable para una relación sólida.

Leer Más:  Descubre cómo diferenciar entre amor verdadero y dependencia emocional

¿Cómo se puede mejorar la amabilidad en un matrimonio?

La amabilidad y la generosidad son factores clave para una relación duradera. Escucha activamente a tu pareja, incluso en temas que no te interesen. Aplica la amabilidad en cada interacción con tu cónyuge.

¿Cómo aceptar a tu pareja?

Para aceptar a tu pareja, acéptate primero a ti mismo. Reconoce que nadie es perfecto y aprecia a tu cónyuge por lo que es, a pesar de sus defectos percibidos.

Previous post El ego en las relaciones: 11 señales de alerta y cómo solucionarlo
Next post Superando la infidelidad: Citas inspiradoras para sanar