¿Estoy fingiendo mi enfermedad mental?

La enfermedad mental puede complicar enormemente la vida, afectando a las relaciones personales, el trabajo, la capacidad de mantener el hogar y el cuidado personal. Además, puede provocar dudas sobre uno mismo.

A veces, las personas tienen dificultades para comprender o reconocer su propia enfermedad mental. Surgen preguntas como: “¿Estoy fingiendo la depresión?”, “¿Estoy fingiendo la ansiedad?”, “¿Estoy haciendo esto para llamar la atención?”, “¿Es válida mi experiencia?”.

Muchos caen en la trampa de cuestionar la autenticidad de su enfermedad mental.

La verdad es simple: No estás fingiendo

Las personas que fingen sus problemas toman una decisión consciente de manipular. Formulan un plan para fingir una enfermedad mental y luego optan por afirmar que la tienen o actúan de una manera que hace que otros piensen que la padecen. No hay zonas grises. No se preguntan si están fingiendo porque ya saben que lo están haciendo.

Lo que probablemente estés experimentando es el “síndrome del impostor”. Este síndrome ocurre cuando sientes que algo que te afecta puede no ser cierto o reflejar bien la realidad. Su uso más común es en el contexto de los logros. Por ejemplo: “Conseguí este gran trabajo, pero no lo merezco. No estoy calificado para ello, y cuando se den cuenta, me despedirán”. Algunas personas luchan contra el síndrome del impostor durante años.

La enfermedad mental funciona de manera similar. Es fácil pensar que podrías no tener problemas de salud mental si la gente te dice que estás bien. También puedes comparar tus problemas de salud mental con otros más graves y minimizar tus propias luchas. Estas percepciones pueden hacerte cuestionar si estás enfermo mentalmente.

Consejos para superar estas dudas

1. No escuches a quienes no saben de lo que hablan

Todos tienen una opinión, y muchas están mal informadas o son completamente estúpidas. Desafortunadamente, demasiadas personas no se toman el tiempo para comprender realmente aquello por lo que están tomando una postura firme. Entonces, por ejemplo…

Mila ha sido diagnosticada con depresión. Va y se lo cuenta a su madre, buscando apoyo y comprensión. Pero ¡la madre de Mila no cree en la enfermedad mental! ¡Ella no cree en la depresión! La madre le dice a Mila que necesita aguantar porque la vida es dura y así es como es. La vida es dura para todos y todos se sienten miserables por ello. Y, francamente, con la forma en que la madre lo dice y lo miserable que es, puede que esté deprimida y no pueda ver que la vida no se supone que sea así.

La madre tiene su opinión. Por otro lado, la depresión no es un problema de salud mental inusual en absoluto. Afecta a algo así como el 5% de toda la población mundial. No es algo raro que sea controvertido entre decenas de miles de profesionales médicos. Muchos lo han estudiado, han buscado formas de ayudar a las personas que lo padecen y han tratado de aplicar métodos de tratamiento revisados por pares.

Leer Más:  Las preguntas más difíciles de "¿Qué prefieres?" que puedes hacerle a alguien

La madre de Mila no está informada y no sabe de lo que habla. Pero la madre de Mila la ama, y Mila ama a su madre, por lo que sería fácil para Mila aceptar esa opinión e internalizarla.

2. No compares tus luchas de salud mental con nadie más

Lo interesante de la enfermedad mental es que es diferente para cada persona. Todos tienen una experiencia ligeramente diferente porque todos somos diferentes. Podrías reunir a una docena de personas con el mismo diagnóstico, meterlas a todas en una habitación para discutirlo y obtener doce perspectivas diferentes sobre sus luchas de salud mental.

Una forma en que las personas menosprecian sus experiencias es comparándolas con las de otros. Lo que están haciendo es buscar validación a través de la prueba social. De esa manera, pueden decir: “Sí, de hecho tengo este problema porque es tan grave como el de Brian”.

Este es un enfoque equivocado y dañino. No todos están gravemente enfermos mentales. Algunas personas son leves, otras no. Algunas personas solo experimentan luchas intermitentes; otras luchan a menudo. Algunas personas responden al tratamiento de inmediato; otras no.

La enfermedad mental no es una competencia a pesar de los mejores esfuerzos de algunas personas para convertirla en una. Mark puede estar observando las luchas de su amigo Brian y decirse a sí mismo: “No estoy tan mal como Brian, así que no debo estar enfermo mental. Por lo tanto, debo estar fingiendo o no es tan importante”. Y eso simplemente no es cierto.

En lugar de comparar tu experiencia con la de otra persona, observa cómo afecta tu vida. Una peculiaridad se convierte en un síntoma cuando afecta negativamente tu capacidad para llevar tu vida. ¿Te sientes demasiado abrumado para ir a una tienda de comestibles? Necesitas comer. Ese es un síntoma. ¿Duermes doce horas al día, todavía te sientes cansado y parece que no puedes hacer nada? Ese es un síntoma. Necesitas poder llevar tu vida.

Tómate un tiempo para considerar lo que está sucediendo en tu mente y cómo afecta tu vida, relaciones personales, capacidad para trabajar, capacidad para cuidarte y capacidad para cuidar tu hogar. Estos son los tipos de problemas que buscan los profesionales de la salud mental.

3. Es normal que las personas con enfermedades mentales devalúen su experiencia

El simple hecho de devaluar tus propias experiencias también puede indicar su validez. Es increíblemente común que las personas con enfermedades mentales subestimen o minimicen sus experiencias. Eso puede ser un síntoma de ansiedad, depresión u otras enfermedades mentales que pueden afectar tu autopercepción.

Esa es otra razón por la que es tan valioso mirar lo que experimentas a través de una lente de objetividad. Confiar en las emociones para validar tu experiencia normalmente no funciona porque tu enfermedad mental puede afectar tus emociones. Entonces, si estás deprimido, es mucho más difícil para ti ser amable, comprensivo y solidario contigo mismo. Es mucho más difícil practicar el amor propio y autovalidar tus propias luchas.

4. Considera cómo tu cultura afecta tu percepción de la enfermedad mental

En pocas palabras, hay muchas culturas que no son amables o comprensivas con los enfermos mentales. Y debido a que no son amables o comprensivos con los enfermos mentales, es más probable que las personas de esas culturas desarrollen sentimientos negativos sobre la enfermedad mental. Las personas, en este contexto, pueden incluirte a ti.

Leer Más:  ¿Tengo inseguridades en mi relación? ¡Descúbrelo con este test!

Tu percepción de la enfermedad mental puede estar muy sesgada porque has estado rodeado de toda una cultura que invalida tus experiencias.

Nuevamente, debes examinar el problema desde un lugar de objetividad en lugar de opinión. ¿Cómo afectan tus problemas tu capacidad para llevar tu vida? ¿Está interfiriendo de tal manera que te está causando angustia o complicando acciones que de otro modo serían básicas?

Ten en cuenta que el hecho de que mucha gente crea algo no significa que sea cierto. Desafortunadamente, en el contexto de la enfermedad mental, demasiadas culturas tienen creencias grupales de que es una cuestión de debilidad mental o fuerza de voluntad en lugar de un problema médico que debe abordarse.

5. Convincingte de que estás fingiendo tu enfermedad mental puede ser autolesión

Existen muchas luchas que las personas pueden tener con su percepción de sí mismas, lo que merecen y cómo merecen sentirse. La autolesión es un tema complicado porque puede tener muchas caras diferentes.

A veces es causarse lesiones físicas a uno mismo. Eso es lo que la mayoría de la gente piensa cuando piensa en autolesiones. Pero la autolesión no se limita al daño físico.

Algunas personas pueden llevar un estilo de vida promiscuo y superficial. No se sienten dignas de amor y devoción, por lo que esencialmente se castigan limitándose a relaciones desechables que requieren poco trabajo y ninguna inversión emocional.

Otros pueden autosabotear su progreso para castigarse por algún desaire o creencia irracional. Por ejemplo, pueden creer que no son lo suficientemente buenos, por lo que no merecen cosas buenas, por lo que toman medidas que deshacen las cosas buenas de su vida. Eso puede incluir cosas como estropear el trabajo a propósito, provocar peleas en las relaciones, hacer trampa o incluso evitar plazos importantes. Por ejemplo, saber que necesitas solicitar ayuda financiera para la universidad y perder el plazo a propósito.

Minimizar y devaluar tus experiencias negativas con la salud mental puede ser otra forma de autolesión. Al minimizar tus problemas para poder seguir sufriendo por ellos, puedes convencerte de que nunca fueron válidos en primer lugar. Incluso puedes convencerte de que solo fingías tu depresión o ansiedad para llamar la atención.

6. Evita juzgar si otras personas están fingiendo o no su enfermedad mental

Aunque no esté relacionado con el tema, evita juzgar a otras personas sobre si están fingiendo o no su enfermedad mental. Desafortunadamente, existen algunas tendencias comunes en las redes sociales para personas solitarias que buscan validación y aprobación para hacer afirmaciones muy cuestionables sobre su salud mental frente a la cámara. Se graban a sí mismos teniendo crisis, afirman que sus peculiaridades son síntomas graves que no entienden y, de lo contrario, buscan atención diciendo: “¡Mírenme! ¡Miren cuánto sufro!”.

Y aunque esto es molesto y probablemente estigmatizante, es mejor evitar juzgar lo que crees que puede o no ser una enfermedad mental “real”. Eso no solo puede afectar negativamente a las personas que realmente necesitan amabilidad y comprensión, sino que también puede hacer que cuestiones e invalides tus propias experiencias.

Leer Más:  Cómo pedir disculpas a tu novia

¿Cómo?

Bueno, considera a alguien que pone su enfermedad mental en todas las redes sociales. Están haciendo videos, cientos de personas les dicen que son valientes y fuertes por lo que enfrentan. Generalmente reciben atención positiva por sus acciones.

Pero, ¿con qué frecuencia esa es la realidad de los enfermos mentales? Muchas personas con enfermedades mentales sufren en silencio, a puerta cerrada, y se sienten solas y aisladas. Es posible que no sientan que sus luchas sean válidas porque no reciben la misma validación que quienes ponen todo en las redes sociales.

Muchas personas que hacen públicas sus problemas de salud mental no se dan cuenta de que el mundo todavía no es tan amable o comprensivo con los enfermos mentales. La gente te trata de manera diferente. Pueden pensar menos de ti o minimizar tus emociones. Te preguntan: “¿Tomaste tu medicamento hoy?” cuando tienes algún tipo de emoción negativa. Y peor aún, algunos depredadores buscarán personas vulnerables con enfermedades mentales para aprovecharse de ellas.

Evita compararte a ti mismo y a tus luchas con estas personas. Es posible que tengan o no una enfermedad mental. La verdad es que la gente en general es terrible interpretando lo que está pasando otra persona. Incluso los profesionales de salud mental tienen dificultades con eso.

En conclusión

Las personas que mienten sobre su enfermedad mental tienden a saber que están mintiendo. Saben que están inventando una historia y tratando de hacerla pasar por verdad. Si dudas de lo que experimentas, no estás fingiendo tus luchas. Es normal que las personas con enfermedades mentales crean que no tienen un problema o que sientan el síndrome del impostor por sus experiencias.

Pero tus experiencias son reales y válidas.

Considera hablar con un profesional de salud mental sobre lo que estás experimentando. Podrán ayudarte a comprenderte a ti mismo, brindarte perspectiva y validación, y con suerte ayudarte a encontrar una manera de aceptar tus experiencias para que puedas progresar hacia una vida saludable.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Puedo estar fingiendo mi enfermedad mental?
No. Quienes fingen sus problemas tienen plena conciencia de que lo están haciendo.

¿Qué es el síndrome del impostor?
Es la sensación de que algo que te afecta puede no ser cierto o no reflejar la realidad.

¿Cómo puedo evitar dudar de la validez de mi enfermedad mental?
– No escuches a personas que no tienen conocimiento sobre el tema.
– No compares tus luchas con las de otros.
– Considera cómo tu cultura afecta tu percepción de la enfermedad mental.
– Evita juzgarte a ti mismo o a otros por su enfermedad mental.

¿Cómo puedo obtener ayuda para mi enfermedad mental?
Considera hablar con un profesional de la salud mental. Pueden ayudarte a comprenderte a ti mismo, proporcionar perspectiva y validación, y guiarte hacia una vida saludable.

Previous post ¡Recupera tu poder: 12 pasos para tomar el control de tu vida!
Next post ¡Descubre si ella quiere ser tu novia! 20 señales inconfundibles