El trauma en las relaciones puede acarrear una gran negatividad en tu vida, pues tus emociones están íntimamente ligadas a las de tu pareja, y te permites ser vulnerable en su presencia. El trauma puede dejar cicatrices, ya que proviene de una persona en la que confías.

El trauma en las relaciones es real y puede tener efectos adversos duraderos. A pesar de la crudeza de las relaciones traumáticas, es posible sanar, seguir adelante y experimentar relaciones saludables nuevamente.

Lee este artículo para conocer todos los signos del trauma en una relación y cómo sanar de él.

¿Qué es el trauma en las relaciones?

Los expertos han descrito el trauma en las relaciones como aquel que se produce cuando una relación íntima ha implicado importantes abusos físicos, sexuales o psicológicos. Una persona que ha sufrido dicho trauma tiende a experimentar emociones intensas y a revivir las experiencias traumáticas.

Por lo tanto, el trastorno por estrés postraumático relacionado con las relaciones puede ser increíblemente angustiante.

Cuando la gente piensa en el trauma en una relación, puede pensar en violencia física, pero también puede implicar trauma emocional y psicológico.

Por ejemplo, sorprender a tu pareja en un amorío, tener una fuerte discusión o ser humillado por ella puede crear síntomas emocionales y psicológicos.

Este trauma puede provenir del abuso psicológico dentro de una relación. El trauma emocional y psicológico es el resultado de algunos de los siguientes comportamientos en una relación abusiva:

  • Una pareja humilla o avergüenza intencionalmente a la otra.
  • Una pareja hace comentarios degradantes sobre la víctima, ya sea en público o en privado.
  • La pareja abusiva destruye la autoestima de la otra.
  • Una pareja intenta convencer a la otra de que está “loca”.
  • Una pareja le dice a la otra lo que puede o no puede hacer.
  • Una pareja controla las finanzas del hogar.
  • Críticas constantes por parte de una pareja.
  • Amenazas de daño por parte del abusador.
  • Una pareja culpa a la otra por las cosas que salen mal o la hace sentir culpable por cosas que no son culpa suya.

Cualquiera de los comportamientos anteriores puede causar relaciones traumáticas. En última instancia, la víctima pierde su sentido de confianza e independencia e incluso comienza a cuestionar su cordura. La víctima puede tener miedo de cometer un error y sentir que es imposible hacer feliz al abusador.

5 signos de trauma en las relaciones

Uno de los principales signos de trauma después de una relación, según los expertos, es el miedo a una nueva relación. Es posible que desees comenzar una nueva relación, pero tu ansiedad te impide lanzarte a otra, incluso después de tomarte un tiempo para sanar.

Otros cinco signos de que has experimentado un trauma emocional por las relaciones son los siguientes:

1. Problemas de confianza

Los problemas de confianza son otro signo clave de trauma por una relación tóxica.

Si el abuso en una relación pasada ha resultado en un trauma, es posible que no confíes en ti para elegir una nueva pareja. Además, puedes dudar en confiar en alguien nuevo por miedo a que esta persona también se vuelva abusiva. Esto puede llevarte a arremeter en nuevas relaciones o en tus amistades.

Por ejemplo, pequeños desacuerdos o errores pueden llevarte a cuestionar la honestidad de la persona porque te recuerdan los errores pasados que cometió tu pareja abusiva.

2. Tu autoestima se ha deteriorado por completo

Una pareja en una relación tóxica puede utilizar tácticas abusivas, como degradarte, avergonzarte y acusarte de hacer todo mal. Esto puede llevarte a sentirte inútil, incompetente e indigno de amor. La exposición a este nivel de trauma puede dejarte con poca o ninguna autoestima.

Leer Más:  ¿Por qué el matrimonio es difícil? ¡25 problemas matrimoniales y sus soluciones!

3. Elegir otra pareja poco saludable

Con una autoestima débil, puedes llegar a creer que no eres digno de una relación saludable en la que tu pareja considere tus necesidades y te trate con respeto. Esto puede llevarte a aceptar a otra pareja que cause el trauma.

A veces, puedes apresurarte a iniciar una nueva relación con una pareja abusiva porque te sientes solo y buscas llenar el vacío o sanar las heridas de tu última relación. Esto puede conducir a un ciclo repetido de trauma.

4. Pensamientos obsesivos

Otro síntoma clave son los pensamientos obsesivos. Esto puede implicar repetir viejas discusiones de la relación y obsesionarte con lo que podrías haber dicho o hecho de manera diferente u obsesionarte con los defectos que tu expareja te hizo creer que tienes.

También puedes obsesionarte con si las personas en tu vida son dignas de confianza después de un trauma emocional en el matrimonio. Pero independientemente de la fuente de estos pensamientos, pueden ser bastante intrusivos y crear una angustia extrema.

5. Puedes disculparte excesivamente

Si has sido sometido a un trauma, puedes haber llegado a creer que todo lo que haces está mal o que todo lo que sale mal es tu culpa. Si este es el caso, es posible que te encuentres disculpándote por errores simples o incluso ofreciendo disculpas cuando no son necesarias.

Cómo afecta el trauma a las relaciones

Desafortunadamente, el trauma en las relaciones puede conducir a patrones o ciclos negativos en las relaciones. Esto se debe a la forma en que está conectado el cerebro.

Como han explicado los expertos, con traumas repetidos, nos volvemos cada vez más sensibles a los efectos del trauma. Esto se debe a que si nunca nos curamos del trauma, el cableado en el cerebro cambia, lo que nos hace iniciar una “respuesta de supervivencia” si nos sentimos amenazados.

Una respuesta de supervivencia desencadena una reacción del cerebro llamada amígdala, lo que nos hace luchar o emocionarnos. La respuesta de supervivencia del cerebro es tan fuerte que podemos ver el conflicto de relación como una amenaza a nuestra supervivencia.

Cuando no procesamos ni nos curamos del trauma en las relaciones, ocurren muchos cambios dentro de nosotros que, por lo tanto, afectan las relaciones:

  • Nos volvemos tan sensibles que cualquier conflicto o situación que nos recuerde el trauma puede arremeter, como gritar o pelear.
  • Algunas personas pueden no pelear, sino cerrarse y retirarse cuando se activa la respuesta de supervivencia del cerebro.
  • En última instancia, conduce a un patrón de comportamiento negativo.

El conflicto continuo en la relación

Supongamos que te sientes tan amenazado o rechazado en una relación que comienzas a retirarte o contraatacar al primer signo de problemas. En tu próxima relación, puedes ver errores honestos o conflictos menores como amenazantes y, a su vez, arremeter contra tu nueva pareja. Esto crea un patrón negativo.

Una respuesta al trauma también puede crear un patrón negativo en la relación abusiva, perpetuando así el ciclo del trauma de la relación.

Por ejemplo, si estás acostumbrado a sentirte amenazado por el rechazo de tu pareja o los comentarios humillantes, tu cerebro puede volverse hipersensible al trauma.

Esto significa que incluso si tu pareja no se está comportando de una manera particularmente amenazante, puedes percibir rechazo o conflicto y comenzar a actuar contra tu pareja. Esto crea un conflicto continuo y se convierte en un patrón negativo dentro de la relación.

Con el tiempo, puede hacer que veas todas las relaciones de forma negativa. Entonces puedes sentir que no puedes confiar en nadie, por lo que te retiras o arremetes para protegerte. Esto puede dañar cualquier relación y llevar a un patrón de relaciones íntimas poco saludables e infelices.

Leer Más:  ¡Señales Inconfundibles que te Animan a Conquistarla!

10 maneras de sanar del trauma en las relaciones

Si bien el trauma en las relaciones puede crear síntomas angustiantes y patrones negativos, es posible reprogramar el cerebro y sanar del trauma. Según los expertos en trauma, el cerebro adulto puede repararse después de un trauma. Esto requiere que practiques nuevos hábitos o pienses las cosas de manera diferente.

Por lo tanto, la reparación del trauma de la relación requiere un esfuerzo de tu parte. Esto puede significar que tengas que hacer una pausa antes de responder durante una discusión o conflicto.

1. Piensa y reacciona

En lugar de reaccionar de inmediato, es posible que tengas que entrenarte para tomarte un momento para analizar si realmente estás en peligro o si simplemente se trata de una discusión habitual.

Con el tiempo, este proceso debería volverse más automático a medida que el cerebro descubre formas más saludables de sanar del trauma mientras está en una relación.

2. La paciencia es la clave

Si has decidido mantener una relación a pesar de experimentar los efectos adversos del trauma, tendrás que estar preparado para ser paciente con tu pareja.

Al principio de la curación del trauma de la relación, es posible que no te sientas positivo sobre el proceso de curación, pero a medida que veas a tu pareja hacer cambios, comenzarás a sentirte mejor con el tiempo.

3. Vive el presente

Si estás participando en la reparación, es importante que te concentres en el presente y sigas adelante en lugar de rumiar sobre las heridas del pasado. A medida que construyas nuevos patrones positivos con tu pareja, la positividad se convertirá en la norma.

Si todavía estás obsesionado con el pasado, puedes caer fácilmente en ciclos negativos, por eso es tan importante concentrarse en los cambios positivos que ocurren en el presente.

4. No te culpes

A menudo se ha hecho creer a los sobrevivientes de una relación traumática que están locos o que no son dignos de amor. Esto puede hacer que sientan que de alguna manera merecían el abuso y que el trauma fue su culpa.

Nadie tiene derecho a abusar de ti, y el abusador es responsable de sus actos. Darse cuenta de esto es un aspecto importante para aprender a sanar del trauma de la relación.

5. Reconoce las relaciones seguras

Cuando has sido sometido a relaciones traumáticas, especialmente de forma continua, puedes comenzar a creer que todas las relaciones son negativas, abusivas o llenas de conflictos. Este no es el caso. Es posible tener una relación saludable que esté libre de negatividad.

6. Reconoce los conflictos saludables

Así como puedes comenzar a ver todas las relaciones como desfavorables, el trauma repetido puede hacerte creer que todo conflicto es una amenaza o una señal de problemas. Esto tampoco es cierto.

Las investigaciones muestran que los conflictos pueden ser saludables en las relaciones, ya que le dan a la pareja la oportunidad de expresarse y buscar formas de crear un vínculo más fuerte al resolver las cosas.

Se espera algo de conflicto en las relaciones saludables y no significa que tengas que contraatacar, retirarte o sentirte inseguro.

Es difícil no sentirse amenazado cuando el conflicto ha sido tóxico en el pasado, pero puedes aprender nuevas formas de pensar sobre el conflicto para poder responder de manera más racional.

7. Practica el autocuidado

Aprender a sanar del trauma de la relación implica ponerte a ti mismo primero y cuidar tu salud mental. Puede darte la oportunidad de abordar

Intenta tomarte un tiempo para hacer cosas que te resulten sanadoras, como meditar, viajar a algún lugar o pasar tiempo con tus seres queridos. Estos pueden darte la oportunidad de recuperar tu confianza y tu sentido de identidad.

Leer Más:  ¡Di adiós a las aburridas citas de cena y película!

8. Construye un sistema de apoyo

Si estás en el proceso de aprender a sanar del trauma de una relación pasada, puedes beneficiarte de establecer un grupo de apoyo para ti que esté disponible para apoyo emocional y consulta.

El trauma puede hacer que te aísles de los demás, y tener un sistema de apoyo confiable puede evitar que esto suceda. Pueden guiarte con su aceptación amorosa y su falta de juicio.

Mira este video para aprender cómo construir una comunidad de apoyo para ti:

9. Establece límites saludables

Los terapeutas de pareja a menudo destacan la importancia de establecer límites saludables dentro de una relación que puedan proteger a ambos miembros de la pareja de lastimarse y dañar la relación. También puedes utilizar esto cuando estás aprendiendo a sanar del trauma de la relación.

Los límites saludables pueden prevenir la posibilidad de más traumas y también darte una sensación de seguridad dentro de la relación.

10. Obtén ayuda profesional

Pero, ¿cómo sanar del trauma en una relación cuando todas las sugerencias fallan?

En última instancia, si descubres que no puedes sanar del trauma por tu cuenta, es posible que necesites buscar asesoramiento.

Supongamos que te encuentras atrapado en un ciclo de ver las relaciones de manera negativa y reaccionar con tus instintos de supervivencia incluso cuando te enfrentas a un conflicto menor. En ese caso, puede ser el momento de participar en terapia individual para ayudarte a superarlo.

Si estás luchando con un trauma dentro del contexto de una relación, la terapia de pareja puede ayudarte a ti y a tu pareja a desarrollar formas más saludables de interactuar.

Preguntas frecuentes sobre el trauma en las relaciones

¿Es saludable compartir el trauma pasado en una relación?

Sí, es sano compartir tu trauma pasado en una relación, pero asegúrate de no hacerlo de forma prematura. Deja que tu pareja y la relación adquieran un poco de seriedad antes de mencionar los acontecimientos/experiencias de tu pasado.

¿Es posible tener trastorno de estrés postraumático (TEPT) por una relación traumática?

Es importante reconocer la diferencia entre el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el trauma en las relaciones. El TEPT es una condición de salud mental diagnosticable en la que una persona puede adormecerse para evitar revivir un evento traumático.

El síndrome de estrés postraumático (TEPT), por otro lado, generalmente implica que las personas revivan demasiado el trauma de la relación, lo que lo hace presente de manera muy diferente al TEPT.

Alguien con TEPT tiende a evitar el trauma, mientras que alguien con trauma tenderá a revivir el trauma hasta el punto de que se vuelve dañino.

A veces la gente puede ver el TEPT y el TEPT como lo mismo, pero no son exactamente lo mismo.

El TEPT puede tener algunas características del TEPT, pero es una condición separada, especialmente porque no es un trastorno de salud mental oficialmente reconocido y tiende a no cumplir con todos los criterios de diagnóstico para el TEPT. Algunas personas pueden pensar que el TEPT es el TEPT de una relación.

El TEPT y el trauma en las relaciones pueden crear efectos dañinos en las relaciones. Una persona con TEPT puede alejarse de su pareja o actuar con ira simplemente por un estado de ánimo constantemente negativo.

Previous post Descubre a tu alma gemela: un viaje de autodescubrimiento
Next post Las relaciones a distancia: Un reto lleno de desconfianza