El matrimonio: un sueño y una realidad

El matrimonio es un vínculo sagrado que comienza con promesas de cuento de hadas. Los hombres suelen jurar estar presentes para sus esposas, protegerlas y ser su caballero de brillante armadura. Sin embargo, la realidad del matrimonio es a menudo más compleja.

El cambio de dinámica

Cuando dos personas se casan, incluso después de pasar mucho tiempo juntas, algo cambia. Las actitudes se transforman, las ideas difieren, los planes de futuro se modifican y las responsabilidades se redistribuyen. Las personas también pueden empezar a darse por sentadas y reaccionar de forma distinta ante los conflictos con los suegros.

Suegras complejas

Las dinámicas familiares se alteran cuando llega una nueva persona. Los cónyuges deben hacer espacio para el recién llegado, lo que puede ser difícil si su educación y estructura familiar son muy diferentes. ¿Por qué se suele culpar a las mujeres de ser difíciles de aceptar? ¿Por qué las suegras son las más complicadas de complacer? ¿Por qué a las madres les resulta tan difícil ver a sus hijos felizmente casados?

La psicología de las suegras

Los psicólogos explican que los bebés miran con adoración y amor a sus padres, especialmente a sus madres. Las madres tienen un vínculo especial con sus hijos, pudiendo sentir sus necesidades casi telepáticamente. Están presentes desde el primer llanto del bebé. El amor y la sensación de unidad que sienten las madres perdura mucho después del nacimiento del niño.

Leer Más:  Cómo hacer sentir a tu hombre como un hombre cuando está deprimido

Las suegras a menudo se sienten amenazadas por la presencia de otra mujer en la vida de su hijo. No se muestran satisfechas, sobre todo si creen que la nuera no es adecuada para su hijo, lo que suele ocurrir.

Tácticas de las suegras

Las suegras utilizan diferentes tácticas. A veces, intentan distanciar deliberadamente a las nueras. También pueden burlarse o provocar, o seguir invitando a las exparejas de su hijo a los eventos. Esto provoca discusiones y peleas.

El dilema de los hombres

En tales situaciones, los hombres se encuentran atrapados entre su madre y su esposa. Los hombres no están hechos para elegir. Si se les presiona, lo mejor que pueden hacer es apoyar a sus madres. No son de mucha ayuda durante los conflictos con los suegros.

Hay varias razones para ello:

  • Creen que sus madres son vulnerables y no deben disgustarlas, mientras que sus esposas son más fuertes y pueden soportar las adversidades.
  • El vínculo de la infancia y el prenacimiento sigue muy presente, y es probable que el hijo sea incapaz de admitir las faltas de su madre.
  • Los hombres son evitadores por naturaleza. Está científicamente comprobado que los hombres no manejan bien el estrés y huyen cuando tienen que elegir entre su esposa y su madre.

Comportamiento de los hombres en los conflictos

En los conflictos, los hombres suelen huir o ponerse del lado de su madre.

  • Huir: El acto de marcharse es una señal de traición. Las mujeres sienten que se las deja solas en un momento de necesidad y se sienten abandonadas.
  • Ponerse del lado de la madre: Los hombres suelen ver a sus madres como seres débiles y vulnerables que necesitan protección más que sus esposas, que son jóvenes y fuertes. En este caso, las mujeres se sienten solas y desprotegidas ante el ataque de la familia. Al ser nuevas en el hogar, confían en su marido para su protección. Cuando esta línea de defensa falla, aparece la primera grieta en el matrimonio.
Leer Más:  El arte de las citas: Cómo impresionar y conseguir una cita perfecta

Consejos para ambos cónyuges

Ambos cónyuges se enfrentan a este tipo de dilemas al relacionarse con las familias del otro.

  • Tanto el marido como la mujer deben asumir responsabilidades y ponerse del lado de su pareja cuando sea necesario. Sus parejas confían en ellos para ello. Son el único rostro conocido y querido en una casa llena de extraños, a veces.
  • Las mujeres tienen ventaja en este sentido. Manejan mejor estas circunstancias porque son del mismo sexo, tienen más experiencia al tratar con sus propias madres y están más en sintonía consigo mismas que los hombres.

Un sabio consejo

Se aconseja a las mujeres que nunca utilicen la frase: “¿De qué lado estás?”. Si has llegado al punto de tener que hacer esa pregunta, es probable que no te guste la respuesta. No hay grandes secretos, simplemente juega el juego con inteligencia. De lo contrario, los continuos conflictos con los suegros provocarán una ruptura significativa en tu relación con tu cónyuge tarde o temprano.

Preguntas Frecuentes

¿Por qué las mujeres son consideradas más difíciles de aceptar en la familia?

Según el texto, las madres tienen un vínculo especial con sus hijos y pueden sentir sus necesidades casi telepáticamente. Por lo tanto, cuando otra mujer entra en la vida de su hijo, las madres pueden sentirse amenazadas y tener dificultades para aceptarla.

¿Cómo actúan las suegras ante la presencia de la esposa?

El texto menciona varias tácticas que pueden utilizar las suegras, como distanciar a las esposas, burlarse de ellas o incluso invitar a las exparejas de sus hijos a eventos. Estas acciones pueden provocar conflictos y discusiones.

Leer Más:  ¿Cuántas parejas sexuales son demasiadas?

¿Qué papel juegan los hombres en los conflictos entre suegras y esposas?

Según el texto, los hombres suelen quedar atrapados entre su madre y su esposa. Pueden evitar elegir entre ellas o apoyar a sus madres. Esto puede generar sentimientos de abandono y desprotección en las esposas.

¿Qué deben tener en cuenta ambos cónyuges cuando se enfrentan a conflictos entre suegras y esposas?

Ambos cónyuges deben recordar que es su responsabilidad trabajar juntos para superar estos desafíos. Deben apoyarse mutuamente y tomar partido por sus parejas cuando sea necesario. Las mujeres, que tienen más experiencia en el trato con sus propias madres, pueden tener una ventaja en el manejo de estas situaciones.

Previous post Eleva tu relación al siguiente nivel: una guía paso a paso
Next post Consejos para sobrellevar a adolescentes difíciles