Los matrimonios son estresantes por naturaleza. Si a la ecuación se le añaden sentimientos negativos, la situación puede complicarse. Es posible que las cosas no vayan bien en tu relación y que incluso te preguntes lo temido: ¿odio a mi marido? Pero no significa necesariamente que todo esté perdido. Podría ser algo temporal o deberse a alguna experiencia reciente negativa que te haya llevado a tener estos sentimientos negativos hacia él.

Por eso, si estás confundida sobre si odias o no a tu marido, este cuestionario te ayudará a desenredar algunos de estos sentimientos.

Preguntas de ejemplo

1. ¿Te preguntas cómo te metiste en esta situación?

  • A. Sí
  • B. No estoy segura
  • C. No

2. ¿Te encuentras enfadada con tu marido sin razón?

  • A. Sí, muy a menudo
  • B. Sí, a veces
  • C. No, nunca

3. ¿Sigues sintiéndote amada y cuidada en la relación?

  • A. Sí, me siento muy amada
  • B. Sí, me siento algo cuidada
  • C. No, no me siento amada ni cuidada en esta relación

Preguntas frecuentes

¿Qué pasa si respondo que “sí” a la mayoría de las preguntas?

Esto podría indicar que estás experimentando sentimientos negativos hacia tu esposo y que podrías estar considerando la posibilidad de separarte. Es importante recordar que estos sentimientos pueden ser temporales y que es posible trabajar en la relación para mejorarla.

¿Qué pasa si respondo que “no estoy seguro” a varias preguntas?

Esto sugiere que estás confundido acerca de tus sentimientos y que necesitas reflexionar sobre la relación y tus necesidades. Tómate un tiempo para pensar en lo que quieres de una relación y en cómo te sientes realmente con tu esposo.

Leer Más:  Consejos para iniciar una nueva relación con buen pie

¿Qué debo hacer si he respondido que “sí” a la pregunta sobre el abuso?

El abuso es un problema grave y es importante buscar ayuda si estás sufriendo de cualquier tipo de abuso. Contacta a un amigo o familiar de confianza, o busca ayuda profesional de un terapeuta o centro de crisis.

Previous post Descubre los Secretos de tu Psicología en las Relaciones
Next post ¡Opuestos que se Atraen: El Enigmático Mundo de las Personalidades Introvertidas!