¿Quién tiene el poder en una relación cuando uno gana más dinero que el otro?

¿Es cierto que la persona que gana más dinero en la relación tiene más poder? Bueno, ese es el caso solo si lo permites. Cuando digo “ganar mucho más dinero que tú”, no me refiero a que el sueldo de tu ser querido supere el tuyo por unos cientos de dólares. Estoy hablando de una diferencia de miles de dólares. Diablos, estoy hablando de que tu pareja tenga que marcar otra casilla al completar las tarjetas de llegada al aeropuerto.

Cómo manejar el tener un ingreso menor que tu pareja

Aquí hay cinco cosas que he aprendido a lo largo de mi relación de seis años con alguien que gana mucho más que yo.

1. Nunca dejes que tu pareja te menosprecie

Esta es la primera y más importante cosa a la que debes prestar atención, si estás en una relación seria con alguien que gana más que tú. Nunca dejes que tu pareja te menosprecie solo porque no puedes ganar mucho dinero. En el momento en que sientas que surge la animosidad, siéntate con tu ser querido y explícale por qué te molesta cuando bromea o incluso insinúa la posibilidad de que seas menos igualitario debido a tu salario. Debes exigir respeto en la relación o de lo contrario no funcionará. Si no aborda esto y deja que suceda, ustedes dos terminarán resintiéndose el uno por el otro y antes de que se dé cuenta, pueden despedirse de su relación.

2. Esfuérzate por ser mejor, pero no compitas

Ten siempre en cuenta que las diferentes industrias ofrecen a sus jugadores diferentes grados de pago. Nunca puedes esperar competir financieramente con alguien que es un banquero de inversiones, si ocupas el puesto de gerente de marketing. Una cosa que puedes hacer por ti mismo es esforzarte por ser mejor en tu trabajo y trabajar siempre para obtener ese ascenso y aumento de sueldo. Nunca pierdas esa ferocidad competitiva en el lugar de trabajo, ya que te servirá bien a largo plazo. Sin embargo, controla ese espíritu competitivo cuando llegues a casa y recuerda que incluso si llegas a la cima de tu grado de pago, lo que te lleves a casa puede no acercarse a lo que aporta tu pareja. Aprende a aceptar eso y asegúrate de que tu pareja también lo haga. No tiene sentido competir entre sí, porque al final del día, se supone que deben operar como un equipo y no como jugadores individuales.

Leer Más:  Largo amor a distancia: Trampas y secretos para sobrevivir

3. Haz tu parte, pero espera justicia

Esta es, con mucho, la cosa más difícil con la que he luchado. Por suerte que tengo una pareja que me apoya y comprende totalmente el hecho de que gano menos que él, hay momentos en que su amabilidad se siente como caridad. Claro, la mayoría de las veces todo está en mi cabeza, pero puedo decir que hay momentos en que se ofrece a “ocuparse de ello” porque es mucho más simple hacerlo que esperar a que yo reúna el dinero para ello. Tomar vacaciones y pagar grandes gastos del hogar como comprar muebles es un buen ejemplo. En lugar de esperar a que ahorre para comprar ese boleto de avión o reservar ese hotel, prefiere dejarlo fuera del camino pagándolo en el acto. He aprendido a no discutir con él y compensarlo haciéndome cargo de nuestros gastos diarios durante el viaje. Otra forma de hacer tu parte es pagar la cuenta de vez en cuando cuando salgas en citas. Desde pagar las entradas para el cine hasta invitarlo a su cena favorita de costillas, hay muchas maneras de tratar a tu pareja y agradecerle las muchas veces que te ha cuidado sin arruinarte. También deberías tomar una página de mi libro y reclamar algo y contribuir regularmente a ello. Encuentra un área en la que puedas permitirte contribuir de forma regular y mantente firme. No hay forma de que puedas contribuir tanto como lo hace tu pareja, pero tienes que hacer tu parte, así que recuerda hacerlo de manera justa y realista. Por ejemplo, yo contribuyo al hogar pagando las facturas.

Leer Más:  Inseguridad en las relaciones: un obstáculo para el amor y la felicidad

4. Modifica tu estilo de vida para adaptarlo a ambos

Por fabuloso que sea ser mimado por tu pareja, que no sudará la gota gorda gastando el equivalente a tu salario mensual en un viaje de fin de semana largo, tienes que darte cuenta de que vivir en el regazo del lujo con el dinero de otra persona no es el camino a seguir. Te estarás echando a perder aprovechando todas las cosas lujosas de la vida que no puedes pagar por tu cuenta. ¿Qué te hace esto? No respondamos a eso, ya que solo te enojará y enfurecerá. No te aproveches de tu ser querido, fijando expectativas tan altas y aprovechando sus capacidades de gasto. Ajusta tu estilo de vida para adaptarlo a ambos salarios. Vive dentro de tus posibilidades y siéntete absolutamente orgulloso de ello. En lugar de hacer un viaje al extranjero para celebrar el próximo fin de semana largo, planifica un viaje por carretera a ese lindo bed and breakfast ubicado a solo una hora de distancia. Hagan cosas juntos que puedan permitirse pagar. Incluso si tu pareja se ofrece a pagarlo, declina amablemente u ofrece ser holandés. No importa a dónde vayas y cuánto gastes en unas vacaciones, sino lo que hagan juntos y cómo pasen su tiempo. Tu pareja no solo te amará y apreciará aún más por esto, sino que también tomarás una posición y demostrarás que eres una persona independiente que puede llevar una vida plena dentro de tus posibilidades.

5. No dejes que tu pareja se sienta agobiada por ti

Nunca dejes que el dinero se interponga en el camino al tomar decisiones o al discutir, para el caso. Seré el primero en admitir vergonzosamente que he usado la frase “tú ganas más que yo, así que deberías manejarlo” con mi novia. Tienes que ser responsable de ti mismo y nunca establecerte en una rutina, por lo que tu pareja mejor pagada se sienta responsable de ti. Tu pareja no se inscribió para un hijo, sino que se inscribió para estar con un adulto independiente, amoroso y responsable con quien compartir su vida. No importa lo difícil que sea para ti, nunca debes caer en la trampa de depender de tu pareja. Muestra siempre una sensación de independencia y mantén siempre tu sentido de identidad y asume la responsabilidad en la relación. Lo último que quieres es agobiar a tu pareja, solo porque no ganas lo suficiente para mantener tu estilo de vida. ¿Qué pasa si ocurre algo trágico y se ven obligados a abandonar el mercado laboral? ¿Qué pasa si tu pareja es despedida o renuncia? ¿Qué pasa si tu pareja se cansa de ti y se va? Tienes que hacerle saber que estarás ahí para él pase lo que pase, y que podrás llevarlos a ambos a través de los tiempos difíciles que puedan surgir en su camino. Si no puedes hacerlo por los dos, al menos sé lo suficientemente fuerte como para hacerlo por ti mismo. Mantén tu dignidad y nunca dejes que nadie se sienta agobiado por ti. Recuerda siempre que todo puede salir mal mañana, así que prepárate para ello siendo financieramente responsable y no dependiendo totalmente de otra persona.

Leer Más:  Cómo reconocer si tu ambición es saludable o no
Previous post ¿Se siente atraído por mí? Señales que debes buscar
Next post Cómo superar una relación a largo plazo