Rompiendo con tu ex: 7 consejos para evitar llamarlo

Una ruptura es como dejar de consumir una adicción placentera de golpe. Es horrible y tiene una serie de síntomas de abstinencia, como llamar a tu ex. Descubre cómo evitar esta situación con estos 7 consejos probados.

Por qué quieres llamar a tu ex

La mayoría de las personas que acaban de romper pasan por las cinco etapas del duelo. Estas incluyen negación, ira, negociación, depresión y aceptación, respectivamente. Llamar a un ex después de haber roto encarna las cuatro primeras.

Llamar a un ex significa que estás NEGANDO el hecho de que lo que tenían juntos ha terminado. A veces, la verdad es difícil de aceptar y ese poco de control que crees tener sobre la situación podría estar nublando tu juicio.

La IRA llega cuando piensas que la situación está bajo tu control, cuando en realidad no es así. Podrías estar enfadado porque no estás consiguiendo lo que quieres. Al llamar a tu ex, estás saciando tu deseo de hacer algo sobre tu necesidad de reconciliación.

Al decidir llamar a tu ex, estás NEGOCIANDO inadvertidamente contigo mismo prometiendo que saldrán cosas buenas de llamar a tu ex. Incluso podrías negociar prometiendo que será la última llamada que hagas.

La DEPRESIÓN empuja a las personas a hacer cosas que normalmente no harían cuando están en un estado de ánimo feliz. La soledad que sientes sin tu ex podría ser la razón por la que quieres llamarlo. Cuando te enfrentas a los hechos, evitarás hacer la llamada innecesaria. Recuerda que tu ex es una persona con sus propios sentimientos y libre albedrío. Llamarlo no producirá inmediatamente resultados positivos. Han tomado sus propias decisiones y probablemente estén viviendo su vida felizmente sin ti.

Por qué no deberías llamar a tu ex

Cuando tú y tu ex rompieron, ¿fue un acuerdo mutuo? ¿Quién rompió con quién? ¿Por qué rompisteis? ¿Cuánto tiempo hace que rompisteis? ¿Alguno de los dos ha visto a otras personas desde entonces? Estas son las preguntas que debes hacerte antes de coger el teléfono.

Las rupturas ocurren porque una persona o ambas decidieron que la relación ya no vale la pena. Podría deberse a problemas de confianza y conflictos de intereses. A veces, el amor simplemente ya no está ahí. En cualquier caso, una ruptura indica que la relación ha terminado.

Leer Más:  Insecurity in a Relationship: How to Feel Secure and Grow as a Couple

Sí, puedes reavivar un romance, pero eso no significa que vaya a ocurrir según tu plan. El hecho de que tú quieras volver a estar juntos no significa que tu ex quiera. Si lo llamas, podrías estar abriendo una herida que estaba curando desde que rompisteis. También podría causar un dolor innecesario para ambos. Esto es especialmente cierto si tu ex no está abierto a la idea de volver a estar juntos.

Es posible que los viejos pecados aún no hayan sido perdonados. Uno de los dos ha cambiado o ninguno de los dos lo ha hecho. Tu ex ha conocido a alguien nuevo. Tus objetivos siguen sin dejar espacio para el otro. Ambos estáis mejor el uno sin el otro.

Hay muchas razones por las que no deberíais volver a estar juntos, pero también hay muchas buenas razones por las que no deberías llamar sólo para entretener la idea.

Cómo evitar llamar a tu ex

Hay varias maneras de abstenerse de llamar a tu ex. La mayoría de ellas ni siquiera implican a tu ex o el pensamiento de tu ex. Al abrir tu mente al pensamiento de tu ex, será mucho más difícil resistir la tentación de llamarlo.

No tienes que pensar en las cosas malas que ocurrieron en tu relación pasada porque eso rara vez ayuda. Sólo te abre a más dolor, lo que a su vez te convence de que escuchar la voz de tu ex puede hacer que todo mejore. Hay muchas otras alternativas que puedes utilizar para resistir la tentación de llamar a tu ex. Incluso pueden ayudarte a ser más feliz a largo plazo.

  1. Llama a un amigo en su lugar. Siempre que sientas la necesidad de coger el teléfono y pulsar ese botón de marcación rápida que nunca has tenido el corazón de cambiar, marca el número de tu mejor amigo. Si no está disponible, llama a alguien que sí lo esté. Sólo habla con otra persona. Pregúntale por su día. Cuéntale el tuyo. Piensa en esa persona como tu patrocinador y que te está ayudando a sobrellevar tu angustia.

  2. Haz una lista de las razones por las que llamar a tu ex es una mala idea. Sí, te hace pensar en tu ex, sin embargo, estarás pensando en cosas que aún no han ocurrido. Imagínate que te desvían al buzón de voz. Piensa en cómo te sentirías si la llamada fuera rechazada. Imagina la incomodidad de la conversación en caso de que ninguno de los dos tenga nada útil que decir. Considerar los resultados desastrosos podría ayudarte a evitar llamar a tu ex.

  3. Haz una lista de las razones por las que no llamar a tu ex puede ser bueno para ti. Esta vez, no tendrás que pensar en tu ex. Puedes pensar en cómo puedes emplear tu tiempo de forma productiva en su lugar. Aparte de pasar una hora considerando las ramificaciones de la llamada que vas a hacer, haz una lista de las cosas que siempre has querido hacer pero que no has hecho por la desmesurada cantidad de tiempo que pasas pensando en el pasado.

  4. Medita. Después de una ruptura, es comprensible que la cara de tu ex aparezca en tus pensamientos cada cinco minutos. Para contrarrestar estos pensamientos no deseados, utiliza técnicas de meditación que te alejen del presente. Siéntate en un rincón tranquilo. Bloquea todo. Imagina tu lugar feliz, no el que estás con tu ex. Si todo lo demás falla, imagina una pared en blanco cada vez que pienses en tu ex. Puede que no ayude inmediatamente, pero seguirá produciendo resultados positivos cada vez. Tarde o temprano, cada recuerdo de tu ex se convertirá en un recordatorio de algo nuevo.

  5. Sal con tus amigos y sumérgete en la actividad. No te dejes engañar por el consejo general de que salir con tus amigos puede hacerte olvidar una mala ruptura. La verdad es que salir con tus amigos y dar realmente los pasos para divertirte lo hace. Algunas personas piensan que ir a un nuevo lugar puede ayudar inmediatamente, pero simples recordatorios como una camisa similar, el mismo olor que lleva tu ex o un vaso de refresco pueden desencadenar un torrente de recuerdos dolorosos incluso cuando estás fuera. Asegúrate de que buscas la felicidad en lo que estás haciendo en lugar de intentar bloquear el presente con distracciones.

  6. Bórralo todo. Así que, ¿has memorizado su número? No te preocupes. Después de unas semanas o meses, lo olvidarás por completo. Te resultará familiar una vez que aparezca en tu teléfono, pero ya no podrás marcarlo de memoria. Bórralos de Facebook, Instagram, Twitter y cualquier otra aplicación de redes sociales que utilices para comunicarte. No es una solución permanente porque obviamente hay muchas otras lagunas. El objetivo de la actividad es eliminarlos proactivamente de tu vida. Es simbólico, pero aún puede ayudar dándote el poder de controlar lo que puedes.

  7. Encuentra algo nuevo que amar. Fíjate en la palabra “algo”, no “alguien”. Encuentra algo que te haga feliz. Puede ser un nuevo hobby, una actividad, un grupo de interés o un lugar en el que nunca has estado. Sólo encuentra algo significativo para ti. Una vez que encuentres algo que amar que no te pida nada a cambio, finalmente aprenderás a amarte lo suficiente como para no hacer la llamada de la que te arrepentirás más tarde.

Leer Más:  ¿Puede una chica invitar a salir a un chico?

Resistir la tentación de llamar a tu ex Seguir adelante ya es bastante difícil. Llamar a tu ex hará que sea mucho más difícil continuar con tu vida. El hecho de que tu relación haya terminado no significa que no haya espacio para nuevos comienzos en tu vida. Llegará el momento en que ya no sientas la necesidad de llamar a tu ex. Pero mientras trabajas en ello, utiliza estos consejos para ayudarte a seguir adelante. Sé proactivo a la hora de hacerte cargo de tus emociones y aprende a dejar ir ese capítulo de tu vida. ¿Quién sabe? ¡Pronto podrías encontrar la necesidad de marcar el número de alguien que esté dispuesto a responder a tu llamada!

Por supuesto, es difícil resistir la tentación de llamar a tu ex, y es más fácil buscar excusas para llamar en su lugar. Pero si realmente quieres curarte y recuperarte, no procrastines y ponle fin hoy mismo. ¡Te lo agradecerás muy pronto!