Salir con alguien puede ser emocionante, pero es importante recordar que hay una delgada línea entre ser seguro y ser agresivo. Si estás siendo demasiado agresiva, puedes asustar a tu cita y hacer que se aleje. Aquí hay ocho señales de que estás siendo demasiado agresiva con tu cita:

1. Inundación de mensajes electrónicos

Es bueno enviar un mensaje de texto o una llamada ocasional a tu cita para mostrarle que estás pensando en él, pero si lo haces en exceso, puede resultar espeluznante. Cuando llenas la bandeja de entrada de tu cita con mensajes después de una o dos citas, pareces débil y necesitada. No quieres dar a nadie la impresión de que estás desesperada, especialmente a tu cita.

2. Visitas sorpresa

Las visitas sorpresa son para personas que están en relaciones románticas serias. Si te presentas en la oficina de tu cita sin avisar con un almuerzo campestre, puede parecerle que estás loca. Si quieres evitar una orden de alejamiento, espera a que te inviten a pasar. Cuando un hombre te extraña, te lo dirá con un “te extraño” aquí o un “¿cuándo puedo verte?” allí. Créeme, si le gustas, una visita sorpresa por tu parte ni siquiera será necesaria.

3. Coqueteo agresivo

¿Quién de nosotros no disfruta del arte del coqueteo? Quiero decir, el coqueteo es la base divertida de las citas. No hay nada malo en coquetear con tu cita. Si tu coqueteo se convierte en manoseos e insinuaciones sexuales pesadas, como mujer, te meterás en problemas. Aunque el coqueteo es una parte importante de las citas, a la mayoría de los hombres les gustaría conocerte mejor. Al poner demasiado énfasis en tu Lolita, le impides aprender quién eres. Se frustrará y finalmente perderá el interés.

Leer Más:  La falta de empatía: ¿Es realmente un signo de narcisismo?

4. Reclamar tu territorio

La conversación de “¿hacia dónde va esto?” puede ser el primer paso hacia una relación larga y saludable. Sin embargo, tener una conversación así después de sólo unas pocas citas puede ser el beso de la muerte. Por mucho que disfrutes de su compañía, si sólo habéis tenido unas pocas citas, esta pregunta cargada pone a tu enamorado bajo demasiada presión. También te estás haciendo un flaco favor. Piénsalo: ¿y si dice: “Estemos juntos” y luego resulta ser un completo idiota? Ahora, estás sudando en un infierno de tu propia creación, porque no pudiste ser fría.

5. El baile del pasillo seis

Similar a la visita sorpresa, el baile del pasillo seis consiste en “tropezar” con frecuencia con tu cita en su tienda de comestibles, cafetería o tienda de ropa interior favorita. Encontrártelo de vez en cuando en un lugar que ambos frecuentáis es una cosa. Pero acechar sus lugares de Instagram y luego aparecer en un bar a tres ciudades de distancia porque estabas “por la zona” es otra. Si el baile del pasillo seis se ajusta a tu modus operandi, me gustaría decirte algo: te estás preparando para un mundo de dolor. ¿Cómo te sentirás cuando lo veas sentado con sus amigos, señalándote y diciéndoles: “Esa es la chica loca de la que os he estado hablando. Sí, la que no me deja en paz”? Te diré algo mejor: ¿Cómo te sentirás cuando lo veas sentado en la mesa con el brazo alrededor de alguien que realmente ha captado su interés? Eso es lo que pasa cuando eres demasiado insistente: no puedes hacer que nadie mantenga su interés en ti. Si no le gustas, no hay nada que puedas hacer más que seguir adelante.

Leer Más:  ¿Por qué nadie me ama? Cómo descubrir la verdad sobre tu vida amorosa y ver el amor de una manera más amplia

6. Hablar de bebés

¿Qué dirías si un completo desconocido se te acercara en la calle y te pidiera que te casaras con él o que fueras la madre de sus hijos? No importa lo atractivo que parezca, te sentirías incómoda y aprensiva, como mínimo. La única diferencia entre este escenario y una conversación sobre planificación familiar durante una cita es el entorno. No quieres asustar a tu cita. Decirle que sería un gran padre en vuestra primera salida es una forma segura de conseguirlo. No sólo parecerás espeluznante, sino que inevitablemente te harás demasiado disponible, lo cual es un signo de desesperación. Recuerda, eres demasiado fuerte y demasiado guapa para estar desesperada. No hables de casarte, tener hijos o vivir juntos en vuestras primeras citas. De hecho, no deberías hablar de tener hijos o de espacios de convivencia, hasta que no hayáis salido exclusivamente durante bastante tiempo.

7. Monopolizar su tiempo

Hay una euforia que viene con encontrar a alguien que realmente te gusta. Disfrutas de la forma en que te sientes cuando estás cerca de ellos y anhelas ese sentimiento en su ausencia. Dicho esto, tu cita es su propia persona con sus propios amigos e intereses. Exigirle que pase todo su tiempo contigo, especialmente al principio, es un gran no-no. Hay un viejo dicho que suena cierto en los casos en que las parejas pasan demasiado tiempo juntas: “La familiaridad engendra desprecio”. Lo que significa que cuanto más tiempo paséis juntos, más rápido os cansaréis de las pequeñas idiosincrasias desfavorables del otro. Además, si te esfuerzas por pasar todo tu tiempo con tu enamorado, le darás la impresión de que no tienes una vida propia. Soledad + apego = necesidad, que ya sabes que es un gran rechazo.

Leer Más:  ¿Está perdiendo el amor por mí? Responde este quiz y descúbrelo

8. Demasiado pronto

Nadie es perfecto y todo el mundo tiene esqueletos en el armario. Cualquiera que esté en una relación sólida te dirá que la honestidad es una parte instrumental de su vínculo. Dicho esto, puedes ser demasiado honesto demasiado pronto, y tu primera cita no es el lugar para contar historias de tu sórdido pasado. Es fácil dejar que tus palabras fluyan cuando encuentras a alguien con quien puedes conectar a nivel personal. Revelar tus secretos, vulnerabilidades o pecados de relaciones pasadas hará que tu cita se sienta incómoda y le animará a verte con otros ojos. Quieres mostrar tu mejor cara, no hacer que salga corriendo.

Aunque hay varias maneras de ser demasiado agresiva, sinceramente sólo hay una solución: cálmate. A menudo somos demasiado agresivos como resultado de sobreanalizar situaciones cuando estamos nerviosos, ansiosos o excitados. Si te detienes, respiras y observas tus acciones objetivamente, mantendrás el interés de tu cita, en lugar de alejarlo.

Previous post Cómo prepararse para el : 20 consejos para una experiencia inolvidable
Next post ¿Tu esposo te está engañando? Señales y qué hacer