Observa todo lo que te rodea

Cada día estamos rodeados de una gran cantidad de información sensorial, pero ser verdaderamente observadores implica responder a ella. Al prestar atención a todo lo que sucede a tu alrededor, podrás aprender a centrarte en lo importante y a filtrar lo irrelevante. Los observadores son expertos en esto y suelen ir un paso por delante de los demás.

Beneficios de ser observador

¿Por qué ser observador es tan ventajoso? Porque el mundo es un lugar fascinante si realmente le prestas atención. Las personas observadoras disfrutan de una experiencia más rica porque están muy atentas al mundo que las rodea.

Estas son algunas características que distinguen a los observadores:

1. Atención a los detalles

Como dice el refrán, “el diablo está en los detalles”. Los observadores lo saben muy bien. Por eso prestan atención incluso a las cosas más pequeñas. Por ejemplo, pueden notar que su compañero de trabajo tiene la nariz roja, lo que indica que está enfermo o ha estado llorando.

Además de fijarse en los detalles, estas personas tienen grandes habilidades de razonamiento deductivo y pensamiento crítico, lo que les permite sacar muchas conclusiones a partir de pequeños indicios.

2. Análisis constante

Los observadores no solo se fijan en los detalles, también los analizan. De hecho, analizan todo. Por ejemplo, si notas que tu compañero de trabajo llegó tarde hoy y lleva calcetines desparejados, puedes deducir que se ha quedado dormido y está teniendo una mañana difícil.

Leer Más:  ¡Descubre qué pareja de Disney representa mejor tu historia de amor!

Sherlock Holmes y otros detectives de ficción populares comparten una habilidad: el poder de observación y deducción. Los observadores utilizan el mismo poder. Aunque no lo usen para resolver crímenes, lo emplean para resolver problemas en su vida cotidiana.

3. Absorben su entorno

Las personas observadoras siempre están escaneando su entorno. Observan su ambiente y a las personas que están a su alrededor, en lugar de mirar sus teléfonos o distraerse de otras maneras.

Pueden aislar cada sentido para ver qué pueden oír, oler, ver, tocar y hasta saborear. Luego, pueden juntar toda esta información y disfrutar plenamente de la experiencia de la vida.

Previous post Relaciones y sus particularidades: Los famosos “pet peeves”
Next post La intimidad en el matrimonio: ¡Una guía para una vida plena!