¿Tu novia quiere casarse, pero tú no? Esto es lo que debes hacer

¿Por qué no quieres casarte todavía?

Hay muchas razones por las que puedes no querer casarte todavía. Tal vez no estás preparado para comprometerte con una persona para el resto de tu vida. Tal vez te estás centrando en tu carrera. O tal vez simplemente no sientes que el matrimonio sea adecuado para ti.

¿Qué hacer cuando ella quiere casarse, pero tú no?

Si tu novia quiere casarse, pero tú no, hay algunas cosas que puedes hacer para mantenerla contenta y evitar una pelea.

  • Piénsalo de nuevo. Puede que la idea del matrimonio te haya pillado desprevenido y tu instinto inicial sea ponerte a la defensiva. Pero una vez que la conmoción haya disminuido, lo mejor que puedes hacer es darle un poco de tiempo para que se asiente en tu mente. Tal vez tu novia tenga razón. Tal vez sea el momento adecuado para el matrimonio.
  • Gana algo de tiempo. Puede que necesites más de un par de días para pensarlo bien. Sé honesto con ella y dile que necesitas algo de tiempo para acostumbrarte a la idea. Recuerda que no debes hacer que parezca que quieres un descanso, ¡de lo contrario podría pensar que eres tan reacio a la idea del matrimonio que estás rompiendo con ella! Dale un plazo, como una semana o incluso un mes. Al menos así sabrá cuándo esperar una propuesta o la charla de “no quiero casarme todavía”.
  • No uses promesas de “pronto”. La palabra “pronto” es como una bomba de relojería. ¡Vas a hacer que se ilusione durante días, semanas, meses sin una respuesta definitiva! Pronto para ti puede ser cuestión de años, pero ella puede pensar que en realidad quieres decir que tomarás una decisión en unas semanas. Las vagas promesas de “pronto” no llevarán a ninguno de los dos a ninguna parte, y probablemente harán que tu novia sienta que acabarás olvidando el tema. Y ya sabes que eso es una pelea esperando a suceder.
  • Averigua si realmente es el matrimonio lo que tu pareja quiere. A veces las relaciones necesitan una “subida de nivel”. Cuando llevas un tiempo con tu pareja, las cosas tienden a volverse un poco monótonas. Es posible que tu novia piense que la única manera de deshacerse de la monotonía y de dar un impulso a vuestra relación es sumergirte en la planificación de la boda de tus sueños, casarte e irte de luna de miel. Pero intenta ver si es posible complacerla haciendo un tipo diferente de mejora. En lugar de casaros, podéis iros a vivir juntos, abrir una cuenta bancaria conjunta o incluso tener una mascota a la que podáis llamar vuestro bebé. Ambos podéis probar las responsabilidades del matrimonio sin tener que pasar por el altar, así que es una situación en la que todos ganan. De esta manera, también podéis averiguar si sois adecuados el uno para el otro ahora o si necesitáis trabajar en un par de problemas primero.
  • Si tu pareja está haciendo algo para impedir que te cases con ella, ¡díselo! ¿Gasta demasiado? ¿Sus finanzas están fuera de control? ¿Parece emocionalmente inmadura? ¿Cuenta contigo para todas las tareas del hogar? En lugar de ignorar el problema y decir “No eres tú, soy yo”, ¿por qué no empiezas a tener la charla de evaluación de la relación? Nadie debería casarse antes de tener esta charla. La charla de evaluación de la relación os permite discutir dónde os encontráis en la relación. ¿Habéis crecido juntos? ¿Podéis cuidaros mutuamente? ¿Hay algo que alguno de los dos esté haciendo que os impida tener una relación exitosa? ¿Le molesta a ella tus ronquidos tanto como a ti su aliento matutino? Ninguna relación es perfecta, pero al menos podéis explorar vuestra relación en profundidad para encontrar formas de hacer que funcione aún mejor.
  • ¿Y si no te ves casándote con tu pareja? Como se ha mencionado anteriormente, esto puede ser lo más desgarrador que puedas decirle a tu novia. Aunque estar en una relación es un preludio al matrimonio, puede llegar un momento en el que sepas que la quieres, pero simplemente no quieres casarte con ella. Hay muchas razones para ello. Puede que no te veas con ella más de un puñado de años. O tal vez vuestra relación se basa en algo que no se mantendrá en el futuro inmediato. Tal vez ahora mismo sienta que es la adecuada, pero una vez que avancéis en vuestras respectivas carreras, os distanciaréis. Tal vez no sea ella la razón por la que no quieres casarte. Tal vez simplemente seas completamente reacio a la idea del matrimonio después de haber visto a personas que amas destrozar sus matrimonios. Cualquiera que sea la razón, tienes que ser completamente honesto con ella, para que no se haga ilusiones.
Leer Más:  Amor a primera vista: ¿Es real o sólo una fantasía?

Cualquiera de los consejos anteriores debería ayudarte con tu delicada situación. Gana tiempo si es necesario, haz la cosa de la subida de nivel, ten “la charla”. Quién sabe, tal vez no te veas casándote con ella pronto, pero la imagen de ella caminando hacia el altar vestida de blanco puede volverse cada vez más clara a medida que vuestra relación progrese.