Tu intuición te dice que algo no anda bien en tu matrimonio. Tu esposo ya no parece la misma persona que cuando se casaron, está distante y se comporta de manera extraña. Estás segura de que algo pasa, pero cuando le preguntas, siempre dice que todo está bien.

Acciones que hablan más que palabras

Esto es especialmente cierto en el matrimonio. Los cónyuges, especialmente los hombres, expresan sus sentimientos a través de sus acciones. Hay muchas señales que pueden indicar que tu esposo no es feliz en el matrimonio.

Observar a tu esposo te permitirá saber con certeza lo que piensa y siente. Si sabes qué buscar y lo detectas a tiempo, podrás recuperar el control de la situación.

Aquí tienes una lista de comprobación rápida que puedes utilizar para saber si realmente hay algo o no.

10 señales de que tu esposo no es feliz en el matrimonio

1. Ya no pasa tiempo contigo

Antes, tú y tu esposo eran inseparables y siempre te ponía en primer lugar.

Ahora trabaja horas extra en el trabajo y prefiere pasar tiempo con sus amigos. Si empieza a trabajar hasta tarde por las noches, los fines de semana y las vacaciones, es posible que esté utilizando su trabajo como una excusa conveniente para evitar pasar tiempo contigo.

2. Tiene una nueva obsesión

Si tu esposo empieza a dedicar la mayor parte de su tiempo libre al golf, al ejercicio, a los videojuegos o a otros pasatiempos a expensas de vuestra relación, es una clara señal de que hay un problema.

Si tu esposo no se siente bien en casa, hará todo lo posible por minimizar el tiempo que pasa en casa y contigo.

Los cónyuges tienen un límite de tiempo que pueden tolerar estar lejos de su pareja.

Por lo tanto, cuando tu esposo empieza a dedicar cada vez más tiempo al trabajo, a los amigos y a otros intereses, puede que te esté enviando un mensaje de que no es feliz en el matrimonio.

3. Tu esposo no está disponible emocionalmente

Una de las primeras señales de que tu esposo no es feliz es cuando empieza a distanciarse emocionalmente de ti.

Leer Más:  ¡Descubre si tu relación es una pareja perfecta con este cuestionario!

Si tu esposo no comparte sus pensamientos, sentimientos y emociones contigo, es que los comparte con otra persona. Y no tiene por qué ser otra mujer.

El ciberacoso y las aventuras virtuales son posibilidades. Sin duda, sentirás la desconexión emocional con tu esposo. Esta falta de conexión emocional es una señal de advertencia de que tu esposo no es feliz en secreto.

Si hace tiempo que no oyes las palabras: “¡Hola, cariño! ¿Qué tal te ha ido el día?”, hay una buena razón por la que tu esposo no quiere charlar.

Tu esposo muestra falta de interés en tu día por falta de interés en cómo te ha ido el día. Se preocupa por otras cosas que son mucho más serias para él que tu bienestar.

4. Tu esposo deja de comunicarse

La comunicación es una de las características más importantes de un matrimonio feliz.

Si, de repente, tu esposo empieza a esquivar conversaciones importantes, puede ser una señal de que siente que no le entiendes.

Una relación sana implica que las parejas compartan sentimientos y sueños.

Si tu esposo no quiere hablar de ninguno de estos temas contigo, puede indicar que ya no está interesado en la relación.

5. No quiere hablar del futuro

Antes hablabais de todo lo relacionado con el futuro: dónde vivir, vacaciones, ahorros, jubilación.

El hecho de que tu esposo ya no hable del futuro probablemente demuestra que no quiere uno contigo.

¿Se siente incómodo cuando surgen estas conversaciones o simplemente se niega a hacer planes contigo? Puede que sea tan infeliz en el matrimonio que esté considerando un futuro sin ti.

6. Tu esposo se ha vuelto irritable

Si tu esposo, que antes era tranquilo, se ha vuelto irritable de repente, es el momento de considerar que algo le está molestando. Un cambio en la paciencia es una clara señal de que tu esposo ya no está seguro de vuestra compatibilidad.

Según los expertos, la irritabilidad es común cuando un cónyuge no es feliz en la relación y es una forma de liberar la ira reprimida.

Leer Más:  Ex-parejas en contacto: ¿Qué hacer?

7. Tu esposo empieza a criticarte

Antes, tu esposo pensaba que todo lo que hacías era adorable, pero ahora no puedes ni respirar sin que te critique.

Lo más probable es que tu esposo no sea feliz en el matrimonio y lo esté pagando contigo.

Según el experto en matrimonio Carlyle Jansen, las críticas pueden ser la forma en que tu esposo expresa su infelicidad sin tener que hablar de ello directamente.

Una vez más, si tu esposo está más irritable con tu comportamiento que con otras circunstancias de la vida, como el trabajo, esto indica que no es feliz en el matrimonio.

8. Tu esposo no muestra interés en el sexo

Una vida sexual saludable puede ser esencial para un matrimonio saludable.

Tu vida sexual puede fluctuar, pero hay un problema si tu esposo no está interesado en tener relaciones sexuales contigo en absoluto. Si los besos han disminuido, no hay abrazos y hay un mínimo de caricias, es una señal de un marido infeliz.

Las parejas se abrazan cuando se sienten conectadas, cercanas y seguras entre sí.

Es problemático si tu esposo te rechaza cuando te acercas a él para acurrucarte o si sigue diciendo que no está de humor para expresar muestras de afecto.

9. Tu esposo ya no se preocupa por su aspecto

Tu esposo siempre estaba impecablemente arreglado y bien vestido: cuidaba su apariencia. Ahora, ha engordado y tendrás suerte si se peina, especialmente si vais a cenar fuera.

Si a tu esposo ya no le importa su aspecto, hay muchas posibilidades de que no sea feliz en la relación contigo.

Ya no le importa si le encuentras atractivo o no y tu matrimonio ya no es tan significativo para él.

Según la terapeuta matrimonial Marni Fuerman, estos hábitos de autodesprecio de tu esposo también pueden tener un significado más profundo: podría ser su forma de evitar la intimidad contigo.

Ha aprendido que estar desaliñado es una forma eficaz de hacer que mantengas las distancias.

10. Tu esposo se siente incómodo con las parejas felices

Lo último que cualquiera quiere ver cuando no es feliz es una pareja feliz.

Leer Más:  El proceso de divorcio: etapas, dificultades y cómo sobrellevarlo

Ver a una pareja enamorada y feliz solo añade sal a la herida. Tu esposo parecerá envidioso de las parejas felices, probablemente porque ha perdido la esperanza de ser feliz contigo.

Otra razón por la que puede evitar estar cerca de parejas felices es que ver a otras parejas felices le afecta emocionalmente. Siente la presión de llevar vuestra relación a un nuevo nivel para el que no está preparado.

Tampoco quiere que tengas expectativas que no está dispuesto a cumplir.

Preguntas frecuentes sobre los signos de un esposo infeliz en el matrimonio

¿Qué pasa si mi esposo no muestra ningún signo de infelicidad?

Debes estar atenta a las señales descritas en el artículo. Incluso si tu esposo no muestra signos evidentes, es posible que haya un problema subyacente.

¿Cómo puedo saber si mi esposo tiene una aventura?

Algunos de los signos mencionados en el artículo, como la falta de interés en la intimidad y la evasión emocional, podrían indicar una aventura. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos signos también pueden deberse a otros problemas.

¿Qué puedo hacer si mi esposo es infeliz?

Si te preocupa que tu esposo sea infeliz, busca ayuda profesional. Hay libros, videos y programas de autoayuda disponibles que pueden brindar orientación y apoyo.

¿Por qué los hombres expresan sus sentimientos de manera diferente a las mujeres?

Los hombres tienen una tendencia a expresar sus sentimientos y emociones de manera más sutil que las mujeres. Es importante prestar atención a las señales no verbales y acciones de tu esposo para comprender sus verdaderas emociones.

¿Cómo puedo mejorar la salud de mi matrimonio?

Prestar atención a las necesidades y sentimientos de tu esposo, comunicándote abiertamente y buscando ayuda profesional cuando sea necesario puede mejorar significativamente la salud de tu matrimonio.

Previous post Confusión en las relaciones: descúbrelo y resuélvelo
Next post La confianza en el amor: un riesgo que vale la pena