Autoanálisis y Comprensión

Quizás una pareja romántica o un amigo te haya pedido que bajes el tono porque eras demasiado intenso para ellos. Por otro lado, es posible que los empleadores o colegas te hayan informado que estabas siendo un poco “demasiado” en una circunstancia particular.

¿Qué significa eso exactamente? ¿Y cómo puedes abordar este tipo de comentarios?

Antes que nada: ¿demasiado para quién?

Las personas tienen diferentes umbrales de tolerancia para casi todo. Esto puede variar desde tolerancias alimentarias como especias o texturas extrañas, hasta sonido, luz, temperatura y socialización.

Un extrovertido que disfruta de conciertos ruidosos y concurridos no se dejará intimidar por un amigo o pareja de alta energía que se vuelve ruidoso y bullicioso cuando está feliz y emocionado.

Por el contrario, un introvertido que es muy sensible a la estimulación sonora y se pone nervioso ante movimientos repentinos podría sentirse abrumado por esa misma persona.

Entonces, ¿eso hace que el amigo excitable sea “demasiado”? ¿O simplemente son “demasiado para algunas personas, pero perfectos para otras”?

En última instancia, la respuesta a esta pregunta se puede resumir en dos afirmaciones:

  • Sí, serás “demasiado” para algunas personas.
  • No eres “demasiado” de nada si eres feliz con quien eres.

Todos nos llevamos bien con la gente de diferentes maneras y no siempre somos compatibles con los demás. A veces hacemos clic con otros y nos llevamos como si fuéramos amigos desde siempre, y otras veces nos irritaremos mutuamente simplemente por existir.

Y aquí radica la verdad: cada uno de nosotros puede ser demasiado para algunos, pero no lo suficiente para otras personas.

Al igual que con la medicina, la diferencia entre una cura y un veneno es la dosis, y esa dosis variará entre individuos. Si un hombre de 198 centímetros y 127 kilogramos y una mujer de 152 centímetros y 41 kilogramos toman la misma cantidad de medicamento analgésico, podría ser demasiado para que su sistema lo tolere y no hacer absolutamente nada por él.

Lo mismo ocurre con la energía, la personalidad, etcétera.

La clave es entender por qué algunas personas te están etiquetando como tal. Esto requerirá algo de autoanálisis. También tendrás que indagar en sus motivaciones e inclinaciones personales.

Qué hacer cuando te dicen que eres “demasiado”

Cuando se trata de averiguar qué hacer en estos escenarios, es importante hacer un balance de toda la situación.

  1. Determina quién dice que eres “demasiado” y por qué

Muchas cosas son contextuales. Algunas personas intentan controlar el habla y el comportamiento de los demás como una forma de dominio, mientras que otras lo hacen para intentar sentirse más cómodas. O ambos.

Si alguien te dice que estás siendo demasiado para ellos, considera el contexto de dónde viene esto.

Por ejemplo, un colega en el trabajo que envidia tu puesto podría intentar menospreciarte para poder salir adelante.

Alternativamente, una pareja que está celosa de la atención que estás atrayendo de los demás puede querer que bajes el tono para que los posibles rivales no estén tan interesados.

O tal vez sean controladores y emocionalmente abusivos e invaliden tus emociones al decirte que estás siendo dramático e histérico cuando estás herido o molesto.

A veces, los padres insisten en que sus hijos repriman sus emociones y no les permitan expresar su ira o tristeza. Cualquier expresión emocional se llama “arrebato”, y el que está tratando de ser escuchado es enviado a su habitación para calmarse. Solo se les permite salir una vez que pueden comportarse de una manera que todos los demás encuentren más aceptable.

En otras ocasiones, los grupos sociales intentan moldear a las personas para que se adapten a sus preferencias en lugar de acomodarlas. Pueden dar a entender que eres un poco “extra” y pueden hacer sugerencias sobre cómo podrías cambiar tu apariencia bajo el disfraz de “solo intentar ayudar”.

Ten en cuenta que también hay un momento y un lugar para todo. Es posible que alguien que te diga que estás siendo un poco “demasiado” no te esté criticando a ti ni a tu comportamiento. Por el contrario, es posible que no sepan cómo decirte diplomáticamente que debes dejar de compartir demasiado.

Es posible que nadie quisiera escuchar tantos detalles sobre tu vida sexual o tus procedimientos médicos mientras almuerza, pero no saben cómo decirlo sin causar ofensa.

Además, es importante determinar si la persona para quien eres “demasiado” es neurodivergente. Muchas personas dentro del espectro autista pueden sentirse abrumadas por la energía de los demás.

Como tal, pueden tener dificultades para entender lo que se les dice o tener una mayor respuesta de lucha o huida si alguien es demasiado ruidoso, físicamente bullicioso, emocional o demasiado aleatorio para ellos.

Una de mis amigas más cercanas tiene Asperger y un amigo mío tiene un intenso TDAH. Sé que nunca podré pasar el rato con ambos al mismo tiempo, porque la primera tendrá un colapso después de unos minutos con el segundo saltando y cambiando de tema constantemente mientras su volumen vocal aumenta constantemente.

Leer Más:  La Evolución de las Relaciones Modernas: ¿Cómo Han Cambiado con el Tiempo?

Lo importante a recordar aquí es que él no es “demasiado” como individuo, al igual que ella “no es suficiente”. Simplemente son diferentes y no necesariamente compatibles en un entorno social.

  1. Sé consciente de lo que sucede a tu alrededor

Mucha gente es muy egocéntrica. Como resultado, a menudo dicen o hacen cosas sin pensar en las circunstancias en las que se encuentran o en lo que otros a su alrededor pueden estar pensando o sintiendo.

Es poco probable que estés siendo necesitado a propósito y sobrepasando los límites de otras personas, pero tu comportamiento puede ser hiriente de todos modos. Por eso es tan importante ser consciente de uno mismo, para que puedas reconocer acciones potencialmente dañinas.

Si eres una persona ansiosa que necesita mucha seguridad, o te gusta hablar con tus seres queridos regularmente para mantenerte estable, es posible que no estés tan consciente de lo que está sucediendo en sus vidas como podrías estar.

Como tal, podrías llamarlos o “simplemente pasar” y esperar que hagan tiempo para ti. Es posible que estés tan atrapado en los grandes sentimientos que te abruman que no les preguntas cómo están, si es un buen momento para hablar, etcétera.

Todo lo que te importa en ese momento es satisfacer tus necesidades: lo que sea que estés enfrentando es enorme para ti y los necesitas.

Mientras tanto, tu amigo o familiar podría estar lidiando con algo intenso propio. Quizás no hayan dormido en días porque tienen un hijo enfermo o están de luto por la pérdida de alguien que les importa.

Podrían tener un estrés laboral intenso (o incluso pérdida de trabajo), estar lidiando con problemas familiares, estar de luto por una pérdida de embarazo o cualquier otra cantidad de problemas que los hayan agotado hasta convertirlos en sombras de lo que alguna vez fueron.

Tu interacción con ellos de alta energía y alta necesidad podría terminar con ellos diciéndote que simplemente eres demasiado, seguido de que se distancien de ti para salvar lo que queda de su cordura.

Si no te dicen por qué se están alejando, todo lo que te quedará es la idea de que eres “demasiado”, sin ninguna razón o explicación.

Eso no es justo para ti. También es injusto utilizarlos como un vertedero emocional bajo demanda.

Por esta razón, es muy importante preguntar a las personas cómo se sienten y qué quieren decir cuando y si te dicen que eres demasiado. Al hacerlo, puedes abordar el problema en cuestión y salvar tus amistades.

Si te dicen que no están en condiciones de ser tu roca pronto, considera la posibilidad de encontrar un buen terapeuta con el que te sientas cómodo.

Un terapeuta podrá ser tu pilar de fuerza, así como tu asesor, dejándote libre para encontrarte con tus amigos en igualdad de condiciones en lugar de depender de ellos para que te mantengan en marcha.

  1. Encuentra un término medio

Si alguien insinúa que eres “demasiado”, pero aún necesitas interactuar con ellos regularmente, entonces es posible que debas encontrar un término medio.

Una de las mejores cosas que puedes hacer en este caso es respirar hondo, dar un paseo, tomar un café o un batido, y luego preguntar si puedes hablar con franqueza sobre qué es lo que encuentran abrumador.

Aquí es donde puedes determinar si lo que está sucediendo es sobre ti, ellos o dónde estás en el momento.

Por ejemplo, si es tu pareja quien dice que eres “demasiado”, pídele que te explique qué es lo que tiene dificultad contigo. Puede resultar que simplemente se sintieron así en el momento o en un momento determinado del día.

Si eres una persona mañanera de alta energía que puede salir a correr tan pronto como te levantas de la cama y estás emocionado de contarles todo sobre tus sueños, pero ellos estarán aturdidos hasta el mediodía y no pueden formar una oración sin cuatro espressos dobles, entonces tu energía puede ser simplemente demasiado para que la manejen hasta más tarde en el día.

Esto también podría expresarse en el lugar de trabajo. Los burbujeantes especialistas en relaciones públicas y marketing son excelentes cuando trabajan en eventos, pero a menudo pueden dominar las juntas directivas y las interacciones generales de la oficina en lugar de escuchar en silencio mientras otros hablan.

Si tienes mucha energía que se aprovecha mucho en determinadas circunstancias, aprende a aprovecharla y dejarla libre cuando surjan esas circunstancias.

Alternativamente, si no puedes encontrar un término medio, ya sea en tu círculo social o en tu lugar de trabajo, considera cambiar las cosas y encontrar un grupo de amigos y un entorno laboral que se adapten mejor a tu naturaleza.

  1. Encuentra tu tribu

Nunca, nunca deberías tener que menospreciarte para encajar en una caja restrictiva para satisfacer los deseos y expectativas de otras personas. Esto se aplica a amigos, parejas románticas e incluso lugares de trabajo.

Leer Más:  La terapia familiar estratégica: un rompecabezas con piezas encajables

No hay absolutamente nada de malo en tener una personalidad intensa. La clave es ayudarla a prosperar en circunstancias que sean las más adecuadas para ella.

Muchas personas que etiquetan a otros como “demasiado” están muy cómodas en su complacencia. A menudo se sienten incómodos con todo lo que está fuera de su zona de confort preferida, e incluso pueden sentirse amenazados por cosas que, para ellos, son raras o los hacen sentir incómodos.

Esto podría variar desde algo tan simple como sentirse incómodo o desafiado cuando alguien les hace una pregunta inesperada, hasta no entender cómo otro podría pensar o sentir de manera diferente a ellos. Sobre cualquier cosa.

Como tal, llamarán a otros “raros” o “demasiado” porque se sienten incómodos y quieren que esa incomodidad se detenga lo antes posible. Este es un tipo de comportamiento manipulador que está destinado a moldear a otros para que sean lo que ellos quieren, en lugar de quienes realmente son.

La vida apesta cuando no se te permite ser tu yo auténtico. La sociedad moderna parece tener fórmulas específicas que definen lo que se considera “aceptable”. Cualquier cosa que caiga fuera de ese medio debe ser sometida.

El sistema educativo, por ejemplo, premia a aquellos que pueden permanecer sentados durante varias horas mientras castiga a aquellos que simplemente no pueden hacerlo debido al TDAH o algún otro tipo de función cerebral.

El hastío de las expectativas sociales puede aplastar las almas de las personas, y aquellos cuya luz aún no se ha extinguido a menudo son etiquetados como “demasiado” por aquellos que ya están muertos por dentro.

O cerca de eso.

Es posible que tu energía y tu personalidad vivaz les recuerden cómo solían ser.

Quizás alguna vez fueron tan libres de espíritu y excitables como tú, solo que ahora la luz se ha apagado de sus ojos y se automedican para seguir avanzando en sus miserables vidas diarias.

Quieren que todos sean robots obedientes y educados que no causen olas y no hagan que nadie cuestione sus elecciones de vida. Eso puede estar bien para ellos, pero está significativamente menos bien para muchos otros.

En lugar de intentar ser algo que no eres para apaciguar el deseo de “igualdad” de otras personas, abraza quién eres y celebra tu dulce ser.

Determina qué te encanta y qué te impulsa, y aprovecha eso para vivir la vida más auténtica posible. Esto puede requerir que cambies tu estilo de vida (o incluso tu ubicación) drásticamente, pero al menos podrás ser el verdadero tú.

Una vez que tengas una idea sólida de quién eres realmente y qué es importante para ti, podrás encontrar personas de ideas afines y de gran espíritu que no solo te toleren en pequeñas dosis, sino que disfruten mucho pasar tiempo contigo.

Tal vez encuentres un grupo que te haga sentir como “en casa” cuando estés viajando por Turquía o haciendo voluntariado en Costa Rica. O tal vez descubras que tu alta energía y tu intensa amabilidad son ideales para la gestión de eventos y la planificación de fiestas.

Cuanto más honesto y auténtico seas sobre lo que es importante para ti, más fácil será encontrar tu “tribu”.

Después de que eso suceda, no tendrás que preocuparte por controlar tu propio comportamiento para que los demás se sientan más cómodos. Puedes ser aceptado y amado exactamente como eres.

Dicho esto, es posible que al hacer un examen de conciencia, descubras que no te sientes completamente cómodo con quién eres.

De hecho, también es posible que los comportamientos que otros consideran “demasiado” sean máscaras o artificios que has usado a lo largo de los años.

¿Te gusta la persona que eres?

Una vez fui amiga de una mujer vivaz que conocía a casi todo el mundo en nuestra ciudad. Trabajaba en relaciones públicas, tenía mucha energía brillante y alegre, y parecía que nunca se quedaba quieta.

Su entusiasmo por la vida era francamente contagioso, e hizo amigos dondequiera que íbamos: el tipo de persona a quien invitan a la boda de alguien después de una hora de estar sentada junto a ellos en un avión.

Ella conocía a todos y todos la amaban. O eso parecía, al menos.

Una vez que nos conocimos bien y se dio cuenta de que podía confiar en mí, se volvió hacia mí para que la apoyara en ataques de pánico y crisis nerviosas.

Verás, ella odiaba absolutamente la persona que había cultivado a lo largo de los años para compensar sus sentimientos de insuficiencia y síndrome del impostor, y ahora se sentía atrapada por ello.

Leer Más:  Reconocer a un hombre que no quiere una relación

Cada vez que mostraba su yo auténtico, la gente se molestaba con ella por ser una aguafiestas o le preguntaba qué le pasaba. Como resultado, tuvo que fingir 24/7 y eso la agotaba por completo.

Finalmente, la única forma de liberarse de esta vida fue cortar lazos con todo lo que la rodeaba y comenzar de nuevo. De hecho, se mudó a otro país donde cambió su nombre, regresó a la escuela y comenzó una nueva carrera.

No hemos hablado en más de una década, pero sinceramente espero que haya podido encontrar verdadera felicidad donde está.

Pregúntate si estás en una situación similar o si hay aspectos de ti mismo con los que no estás contento.

Si puedes identificarlos, pregúntate si hay alguna forma de adaptarte o cambiar para que te sientas más cómodo con quién y cómo eres.

Es posible que te hayas estado reprimiendo de cambiar porque no quieres decepcionar ni molestar a quienes te rodean.

Tu comportamiento intenso puede deberse a que tu yo auténtico está a punto de estallar para ser visto, escuchado y manifestado, pero está atrapado dentro de una jaula de obediencia fuertemente controlada.

Alternativamente, podrías reconocer y hacer las paces con el hecho de que eres impulsivo y no siempre puedes controlar tu propio comportamiento. ¿Sientes que necesitas dejar de hablar sobre las personas pero parece que no puedes evitar interrumpir cuando tienes algo que decir?

Mencionamos anteriormente que un buen terapeuta puede ser tu pilar de apoyo para que no te apoyes en tus amigos, pero puede ofrecer mucha más ayuda que eso.

Por ejemplo, pueden enseñarte técnicas para desarrollar un mejor control de los impulsos y cómo hablar menos y escuchar más para que quienes te rodean se sientan escuchados, en lugar de arrollados.

Además, pueden ayudarte a determinar si en realidad estás siendo “demasiado” o si simplemente estás en circunstancias que no son ideales para que tu alma alcance su máximo potencial.

Finalmente, un terapeuta capacitado a menudo puede reconocer afecciones previamente no diagnosticadas como trastorno bipolar, TDAH, una afección autoinmune, trastorno de tiroides, etc.

Lo que otros han etiquetado como “demasiado” en términos de tu comportamiento puede ser de hecho un síntoma de una preocupación de salud particular, y podría ser controlable con algunos cambios en el estilo de vida.

La perspectiva de un individuo, así como sus circunstancias, juegan un papel importante en lo que sienten que es “demasiado” versus “no suficiente”. Es el principio de Ricitos de Oro.

Por ejemplo, un cucharón de sopa será demasiado para que lo sostenga una taza de té y no será suficiente para llenar una fuente para servir, pero ofrecerá la cantidad justa para un tazón de sopa.

Si estás en una situación en la que constantemente te dicen que eres demasiado, entonces es probable que simplemente seas más de lo que pueden manejar. Y eso está bien.

Simplemente es un ajuste deficiente y todos pueden encontrar ese término medio mágico del que hablamos anteriormente o separarse y seguir sus propios caminos auténticos.

Leí una cita una vez que decía: “Si soy demasiado, entonces ve y busca menos”.

Escucha, eres una magnífica expresión del universo que se encuentra temporalmente en forma humana.

Por lo tanto, rodéate de aquellos que celebran tu yo auténtico en lugar de tratar de sofocarte o controlarte, y anima a otros a hacer lo mismo.

Todos los involucrados sin duda terminarán siendo mucho más felices como resultado.

Preguntas frecuentes

¿Qué significa ser “demasiado” para alguien?

Respuesta: Significa que tu energía, personalidad o comportamiento sobrepasan el umbral de tolerancia de la otra persona.

¿Por qué algunas personas me dicen que soy “demasiado”?

Respuesta: Puede deberse a diferencias de tolerancia, personalidades incompatibles o situaciones donde tu comportamiento no es apropiado.

¿Cómo puedo abordar las críticas de ser “demasiado”?

Respuesta:

  • Evalúa quién te critica y sus motivos.
  • Observa tu entorno y considera si tu comportamiento es inapropiado.
  • Busca un punto medio o cambia tu comportamiento si es necesario.
  • Encuentra personas que te acepten y valoren tu esencia.

¿Cómo puedo saber si estoy siendo “demasiado” o si simplemente no soy compatible con los demás?

Respuesta: Si te dicen constantemente que eres “demasiado”, puede indicar que no eres compatible con esas personas. Sin embargo, también es importante reflexionar sobre tu propio comportamiento y buscar formas de adaptarte si es necesario.

Previous post ¡Cuidado con ser demasiado amable! Las consecuencias ocultas que debes conocer
Next post ¿Está interesado en mí realmente? Responde este cuestionario para descubrirlo