Cómo confrontar a alguien cuando odias las situaciones incómodas

En algún momento de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones que requieren confrontación, y es necesario aprender a hacerlo de manera civilizada. Si eres tímido o te incomodan las situaciones incómodas, estos consejos pueden ayudarte a confrontar a alguien de manera efectiva:

1. Prepárate

Es importante estar mentalmente preparado antes de confrontar a alguien. Siéntate y piensa en lo que quieres decir y cómo quieres decirlo. También es útil escribir tus pensamientos y sentimientos para tenerlos claros.

2. Averigua lo que sientes

No basta con saber que estás molesto o necesitas hablar. Tienes que llegar al fondo de lo que sea que estés sintiendo. Piensa detenidamente en la situación y luego piensa en cómo haría sentir a otra persona. Esto te permite mirar la situación desde una perspectiva diferente para ganar claridad lógica.

3. Piénsalo bien

Antes de terminar empeorando una situación desagradable, piénsalo bien. No tomes decisiones apresuradas. ¿Qué es lo que quieres decir? ¿Qué esperas obtener de la situación? Siéntate y descúbrelo primero.

4. Escribe lo que quieres decir

En lugar de improvisar, escribe todas las cosas que quieres transmitir. Es más fácil averiguar cómo empezar cuando tienes un final en mente. Así que anota las cosas de las que quieres hablar en una hoja de papel y léelas para ti mismo.

Leer Más:  ¿Cómo saber si un chico está jugando contigo?

5. Pide a alguien que escuche tu versión

A veces no podemos ver las cosas claramente cuando estamos en medio de ellas. Es decir, una situación puede haberte molestado, pero eso podría ser el resultado de un pensamiento irracional de tu parte. Por lo tanto, haz que alguien más escuche tu versión para que puedas obtener una perspectiva externa sobre el asunto primero.

6. Sé que tus preocupaciones son válidas

Es fácil pensar que tus preocupaciones no importan cuando odias confrontar a la gente. Preferirías ignorarlo, pero eso es tóxico y malo para ti. Ten en cuenta que tus sentimientos son válidos y tienes derecho a ser escuchado.

7. Espera hasta que estés en un estado de ánimo tranquilo

Confrontar a alguien cuando estás enojado solo terminará de una manera, y no es la que quieres. Honestamente, solo cálmate. Sepárate de la situación e intenta distraerte. Llega a un punto en el que puedas discutir tranquilamente lo que está pasando.

8. Visualiza la interacción

A veces ayuda imaginar el resultado. Ayuda a tu mente y cuerpo a prepararse porque puedes ver lo que sucederá. Así que cierra los ojos y visualízate acercándote a la otra persona y hablando de lo que sucedió para ponerte en un estado tan infeliz.

9. Prepárate para diferentes resultados

Por mucho que puedas prepararte para lo que digas, también debes prepararte para lo que podría suceder. Aunque nunca se sabe lo que alguien dirá o cómo reaccionará, no está de más preparar varios resultados diferentes.

Piensa en lo que harás si se enfadan. Piensa en cómo responderás si se disculpan y son comprensivos. Tener una variedad de respuestas y prepararse en consecuencia te ayudará a sentirte más relajado.

Leer Más:  Tu mejor década: Cómo sobrevivir a los 20 años

10. Hazlo en privado

No intentes confrontar a alguien en un lugar público. Eso es solo una receta para el desastre. Es probable que se pongan más a la defensiva y molestos si saben que otros pueden escucharlos. Así que asegúrate de tenerlos solos si quieres aprender a confrontar a alguien y mantenerlo civilizado.

11. Mantén tu tono ligero

No seas agresivo ni acusador. Es comprensible que eso moleste a la gente. Mantén tu tono ligero e incluso comprensivo. Si los abordas de esta manera, será más probable que escuchen lo que tienes que decir.

12. Habla de cómo te hace sentir la situación

No solo les digas que te molestaron y que es su culpa. Lidera con tus emociones. Comienza diciendo algo como: “Me sentí realmente incómodo cuando hiciste eso”, para que registre en su mente que fuiste herido primero. De lo contrario, parecerá que los estás atacando.

13. Sé directo y conciso

Esto es bastante sencillo. No te andes con rodeos. Ve al grano para que puedan entender lo que está pasando. Algo tan simple como: “Oye, me sentí realmente aislado cuando hiciste eso”, es más que suficiente para transmitir el mensaje. Además, te pondrá menos nervioso.

14. Escucha lo que tienen que decir

No entres en esto pensando que puedes hablarles y luego no escuchar. Es posible que tengan una explicación que pueda resolver toda la situación. Aprender a confrontar a alguien es tanto aprender a escuchar como averiguar qué decir.

15. Llega a algún tipo de cierre

Puede que no sea bueno, pero tiene que haber algún tipo de acuerdo final. No te vayas sintiendo que no se ha logrado nada porque entonces tendrás que hacerlo todo de nuevo. Asegúrate de que tengan una comprensión clara de por qué te sientes de la manera en que lo haces y trabaja para conseguir un cierre.

Leer Más:  Cómo lucir bien al intentar llamar la atención de alguien

Aprender a confrontar a alguien es una habilidad para la vida que hará que comunicar tus sentimientos y preocupaciones sea mucho más fácil. Estos consejos pueden ayudarte a hacerlo de manera civilizada y efectiva.