Cómo dejar de ser perezoso: encuentra la causa raíz y toma medidas

¿Cómo saber si eres perezoso?

La pereza es algo que se debe excluir de tu estilo de vida. La pereza lleva a la postergación. La postergación lleva a que las cosas no se hagan. Y si las cosas no se hacen, en última instancia, conduce a una miríada de eventos desagradables, incluida la pérdida de dinero, oportunidades y tiempo.

Analizando la pereza

Quizás no seas realmente perezoso. Tal vez solo quieras tomarte un día libre de hacer algo porque estás estresado o cansado.

Eso está muy bien si se hace de vez en cuando, pero la pereza no debería ser un hábito. La pereza excesiva es perjudicial para muchas áreas diferentes de tu vida. Afecta el trabajo, las relaciones y tu salud física y mental.

Tu pereza puede deberse a algunas áreas diferentes, y descubrir la causa raíz te ayudará a encontrar soluciones efectivas.

1. Aburrimiento

No es raro que las personas confundan la pereza con el aburrimiento, pero es posible ser perezoso porque prefieres hacer algo más agradable o interesante que la tarea en cuestión.

2. Fatiga

La fatiga es un gran contribuyente a la pereza. Después de todo, si estás demasiado cansado para hacer algo, probablemente no harás nada.

3. Falta de motivación

A algunos de nosotros simplemente nos cuesta empezar. Se necesita mucho para convencerte de que te muevas, y a veces ni siquiera funciona.

Si no estás motivado, es más fácil rendirse y no hacer nada.

4. Estás abrumado

Similar a no estar motivado, es probable que evites una tarea por completo si te sientes abrumado por ella.

Leer Más:  ¿Divorciarse o no divorciarse? Una decisión difícil

Si te sientes abrumado en general, es aún peor porque eres más propenso a descuidar todo aquello por lo que estás abrumado. Tu respuesta es simplemente pasar el rato y actuar como si nada de eso existiera.

Cómo lidiar con la pereza

La pereza es cómoda. Se siente segura. No requiere esfuerzo. Pero sabes que quieres hacer más. Quieres aprender a dejar de ser perezoso.

Para hacer eso, necesitas averiguar qué es lo que realmente estás evitando al ser perezoso y qué dicen esas cosas sobre tu pereza.

1. Haz una lista de las actividades que eres demasiado perezoso para hacer

El primer paso para comprender tu problema de pereza es reconocer y aceptar que, de hecho, eres perezoso.

Haz una lista de todas las cosas que nunca comienzas o que siempre te resulta difícil lograr debido a la pereza. Incluye todo, desde actividades relacionadas con el trabajo hasta diligencias personales e incluso las cosas más mundanas en casa.

Tu lista sirve como guía para precisar por qué eres perezoso en primer lugar.

2. Encuentra la causa subyacente de tu pereza

Toma tu lista de tareas y piensa por qué eres demasiado perezoso para hacerlas. ¿Hay un tema recurrente entre estas tareas? ¿Llevan demasiado tiempo? ¿Hay demasiados pasos? ¿Requieren demasiada energía? ¿Son cosas que simplemente no te interesan?

Anotar el razonamiento junto a cada tarea te ayuda a ver cualquier patrón prominente.

Tendrás un mejor control de dónde proviene tu pereza. ¿Eres perezoso porque no estás interesado, estás fatigado, desmotivado o abrumado? A partir de ahí, puedes formular un plan de acción para combatir tus punzadas de pereza.

Leer Más:  Indicios de infidelidad femenina: ¿Tu pareja te engaña?
Previous post Manejando un ataque de ansiedad: técnicas efectivas para controlarlo
Next post ¿Cree que no estoy interesada? – Cosas que hacen las mujeres que alejan a los hombres
Pinterest
Telegram
WhatsApp