Cuando te comprometes con alguien, aceptas crecer y cambiar. Además, te comprometes a ayudarse mutuamente a navegar por los altibajos de la vida diaria.

Y cuando los momentos bajos eclipsan los altos, te comprometes a ayudar a motivar a tu pareja y a sacarla de su desánimo.

Aquí tienes diez consejos sobre cómo ayudar a motivar a tu pareja cuando pierde esa maravillosa chispa en sus ojos.

10 maneras de motivar a tu pareja

“Puedes llevar un caballo al agua, pero no puedes obligarlo a beber”. Por muy cliché que sea este dicho, revela la clave para motivar con éxito a tu pareja.

A fin de cuentas, no puedes hacer que tu pareja haga algo que no quiera hacer por sí misma. Lo máximo que puedes hacer es empujarle en la dirección correcta. Así es como:

1. Pregúntale por sus objetivos

Antes de preguntarte “cómo motivar a mi pareja”, da un paso atrás y piensa en qué necesita motivación tu pareja en primer lugar. Esto puede parecer un poco obvio, por lo que puede pasarse por alto en la mente de muchas personas.

En una relación comprometida, es fácil caer en la trampa de saber siempre lo que es mejor para tu pareja. Noticia de última hora: probablemente no lo sepas. Incluso tu pareja puede que no sepa cuáles son sus objetivos.

Si ninguno de los dos sabe cuáles son sus objetivos y aspiraciones, ¿cómo puedes esperar motivar a tu pareja?

Por lo tanto, el establecimiento de objetivos debería ser el primer paso hacia la motivación. Durante este proceso, tu pareja puede incluso darse cuenta de que no le apasiona lo que está haciendo, por lo que ha perdido la voluntad de hacerlo.

Según la Dra. Jennifer Jacobsen, doctora en Psicología,

“Es importante que las personas se fijen objetivos que les importen. Pide a tu pareja que piense en sus objetivos para que tenga la oportunidad de decidir lo que realmente quiere conseguir. Cuando trabajan hacia algo que realmente les importa, estarán más motivados”.

2. Ayúdale a elaborar una estrategia

Algunas tareas u objetivos pueden parecer excepcionalmente desalentadores y abrumadores, lo que los hace parecer imposibles e inalcanzables. Pero cuando los divides en pequeñas tareas y objetivos, se vuelven menos temibles.

Estrategizar no es algo fácil de hacer sin una perspectiva externa. Por desgracia, es probable que tu pareja no pueda ver sus tareas como otra cosa que una enorme montaña.

Por lo tanto, para motivar a tu pareja, tienes que ayudarle a convertir esta montaña de nuevo en un pequeño montículo.

La Dra. Jacobsen afirma que

Leer Más:  Un Romántico Incurable: ¿Eres Tú o Tu Pareja?

“Es importante crear objetivos, que son pequeños pasos que se completan en el camino hacia la consecución de un objetivo mayor”.

3. Recuerda a tu pareja sus logros pasados

Las personas tienden a aferrarse más a los fracasos pasados que a sus éxitos y logros. Si bien es cierto que los fracasos pasados pueden ayudarnos a aprender de nuestros errores, nuestros logros son recordatorios igualmente importantes de nuestras capacidades.

Si tu pareja está desanimada, lo más probable es que esté pensando demasiado en sus defectos. Están hiperconcentrados en lo que no pueden hacer, pero han olvidado las innumerables cosas que ya han logrado.

Por lo tanto, a veces, motivar a tu pareja es tan sencillo como recordarle lo mucho que ya ha conseguido.

Hacerlo puede ayudarle a darse cuenta de lo mucho que es capaz de lograr. Por extensión, tu pareja reconocerá que algunos altibajos momentáneos en la productividad no la definen.

Otra forma de ayudar a tu pareja a recordar sus logros pasados es celebrarlos cuando ocurran. Por ejemplo, si ha completado un gran proyecto de trabajo o ha alcanzado un nuevo objetivo de levantamiento de pesas en el gimnasio, celébralo a lo grande.

Celebra siempre los logros para motivar a tu pareja, por muy grandes o pequeños que sean.

4. Entiende qué es lo que la frena

Si una determinada tarea paraliza a tu pareja, intenta determinar la causa fundamental de esta parálisis. ¿Es la enormidad de la tarea en sí, o hay algo más que la frena? Una vez que hayas rastreado el origen del problema, podrás abordar el problema subyacente y averiguar cómo motivar a tu pareja.

Por ejemplo, puedes descubrir que la tarea en sí no es lo que preocupa a tu pareja. En cambio, ha tenido una pelea con su mejor amigo de la infancia y esta gran pérdida la está agobiando.

O, digamos que tu pareja lleva noches enteras sin dormir y se está agotando hasta la extenuación. En este caso, no debes motivar a tu pareja para que acumule más trabajo. En cambio, tu pareja necesita un descanso muy necesario para recargar las pilas.

Cuando le preguntes a tu pareja qué le molesta, intenta no insistir demasiado. En su lugar, debes crear un ambiente seguro y cómodo para que se sienta a gusto hablando de sus problemas. Si no está preparada para hablar, deja la conversación para más tarde.

5. Haz hincapié en la salud mental

Una ausencia prolongada de motivación puede indicar un problema de salud mental subyacente. Si este es el caso de tu pareja, los discursos motivacionales cargados de optimismo no la ayudarán.

La salud mental y la motivación son dos caras de la misma moneda; el deterioro de la salud mental puede provocar una disminución de la motivación y viceversa. Muchos trastornos de salud mental enumeran la “falta de motivación” como uno de sus síntomas definitorios.

Tomemos la depresión, por ejemplo. Si sufre depresión, ninguna charla motivadora hará que tu pareja haga esa cosa que ha estado posponiendo. Por lo tanto, tu preocupación no debería ser cómo motivar a tu pareja para que empiece su trabajo pendiente, sino cómo motivar a tu pareja en general.

Leer Más:  100 Cosas Increíbles que Hacer en Pareja para Reforzar su Vínculo

La Dra. Jacobsen ofrece:

“La depresión implica la pérdida de interés en las actividades habituales, por lo que puede parecer una pérdida de motivación”.

Aunque tu apoyo es sin duda un factor esencial, debes animar a tu pareja a buscar ayuda profesional para sus problemas mentales.

Artículo relacionado: 7 consejos clave para mejorar el bienestar mental en tu matrimonio

6. Haz hincapié en el ejercicio y la salud física

La salud física es tan importante como la salud mental para reponer las reservas de motivación. Numerosos estudios han demostrado los efectos beneficiosos del ejercicio, que producen hormonas, bioquímicos y neurotransmisores que nos hacen sentir bien en nuestro cuerpo.

El ejercicio no sólo ayuda a perder peso o a ganar fuerza. Por el contrario, el mayor beneficio oculto del ejercicio es la mejora del estado de ánimo.

Cuando hacemos ejercicio, nuestro cuerpo produce serotonina, noradrenalina y endorfinas.

La serotonina es una hormona esencial para la vida que regula funciones vitales del cuerpo. Entre ellas se encuentran el estado de ánimo, el sueño, la digestión, la salud ósea, el sistema inmunitario y el impulso sexual. Asimismo, la noradrenalina ayuda al cuerpo a responder adecuadamente al estrés y la ansiedad.

Además, los niveles de endorfinas en nuestro cuerpo se disparan después de ir al gimnasio, lo que ayuda a mejorar nuestro sentido de bienestar.

Pero quizá te preguntes cómo motivar a tu pareja reacia a hacer ejercicio. Sencillo: haz ejercicio con ella. Al principio, tendrás que sacarla de casa. Sin embargo, con el tiempo, el ejercicio se convertirá en parte de su rutina y os motivaréis mutuamente para poneros en plena forma.

Artículo relacionado: 9 beneficios de entrenar con tu pareja

7. Ayúdale a salir de su zona de confort

La zona de confort es un arma de doble filo. Aunque no tiene nada de malo permanecer en tu zona de confort, debes aventurarte fuera de ella de vez en cuando. De lo contrario, te perderás mucho crecimiento potencial y acabarás con tu ambición.

Si te preguntas cómo motivar a tu pareja para que sea más ambiciosa, tienes que ayudarla a salir de su zona de confort.

Al hacerlo, ten cuidado de no empujarla demasiado. Por lo general, el miedo, la ansiedad o incluso un trauma pasado pueden encadenar a una persona a su zona de confort. Tu papel es actuar como su refugio y ayudarla a darse cuenta de que no tiene que enfrentarse sola a este gran y aterrador mundo.

8. No presiones demasiado a tu pareja

Si te preguntas cómo motivar a una pareja desmotivada, debes trazar la línea entre el estímulo saludable y presionarla demasiado. Si haces esto último, es probable que tu pareja se hunda más en su sombrío abismo.

A menudo, puede que no te des cuenta de que estás poniendo expectativas inalcanzables en tu pareja. A tus ojos, tu pareja puede hacer cualquier cosa que se proponga, y sólo se lo estás recordando.

Leer Más:  Rompiendo con Alguien Usando Canciones: Una Guía Paso a Paso

Pero este enfoque es, en última instancia, contraproducente.

Tu pareja puede sentir que te está decepcionando y que no cumple constantemente tus expectativas. Por lo tanto, puede derrumbarse bajo la presión que, sin saberlo, le has impuesto.

9. Elogiala sin exagerar

El refuerzo positivo no es simplemente una técnica de adiestramiento de perros o una herramienta de disciplina para niños pequeños. Por el contrario, todo el mundo puede beneficiarse del refuerzo positivo.

El refuerzo positivo es una forma más elegante de decir elogio. Es el proceso de establecer un patrón de comportamiento deseado ofreciendo una recompensa cuando el comportamiento se realiza.

Por ejemplo, digamos que a tu novio le cuesta salir de la cama y seguir con su día. Pero un día, consigue hacerlo. Te pondrás eufórica y te preguntarás cómo animar a tu novio a seguir así.

Es sencillo: elógialo por ello, ya sea con elogios verbales, un regalo sincero o una actividad que sepas que le gusta. Con el tiempo, lo que tanto teme se convertirá en algo que le aporte alegría. Por lo tanto, querrá hacerlo una y otra vez.

Pero un error común con los elogios es exagerar. Si recompensas demasiado a tu pareja, no sentirá la necesidad de ganarse esa recompensa y volverá a caer en viejos hábitos.

10. Diferencia entre motivación y control

Por último, sería útil que recordaras que tu pareja y tú debéis motivaros mutuamente, no controlaros. ¿Pero cuál es la diferencia?

Cuando intentas presionar o controlar a tu pareja, puede sentir que no tiene autonomía. Además, puede sentirse presionada e incluso irrespetada por ti. Puede que haga cosas para complacerte momentáneamente, pero no sentirá la necesidad de hacerlas cuando no estés cerca.

Pero cuando motivas a tu pareja, le inculcas comportamientos sanos y sostenibles. Por lo tanto, hará las cosas porque quiere, no porque tú la obligues.

Descubre las diferentes formas de dejar de intentar ser una pareja controladora en este vídeo del experto en salud mental Dr. John Delony:

Conclusión

Las personas no siempre pueden ser las mejores, las más óptimas, las versiones ideales de sí mismas. Ver a tu pareja pasar por un mal momento puede ser desgarrador cuando estás en una relación.

Pero no tienes que quedarte sentado y verla empeorar. En cambio, tienes que motivar a tu pareja para que vuelva a subirse al caballo.

Recuerda que tu papel es motivar a tu pareja, no controlarla ni presionarla para que haga lo que tú crees que es mejor para ella.

Preguntas Frecuentes

¿Qué es una buena relación?

Una buena relación se caracteriza por el compromiso mutuo, el apoyo y la motivación para superar juntos los altibajos de la vida diaria.

¿Cómo puedo motivar a mi pareja cuando se desanima?

  • Pídele que establezca metas realistas.
  • Ayúdale a desarrollar estrategias para alcanzar sus objetivos.
  • Recuérdale sus logros pasados.
  • Identifica lo que le impide avanzar y aborda los problemas subyacentes.
  • Enfatiza la importancia de la salud mental y física.
  • Anímale a salir de su zona de confort.
  • Evita presionarlo demasiado.
  • Eloge sus esfuerzos sin exagerar.
  • Recuerda que tu papel es motivarlo, no controlarlo.
Previous post ¡Prepárate para el proceso de separación o divorcio!
Next post Eligiendo un Consejero Matrimonial: Una Guía Esencial