En algún momento de nuestras vidas, es probable que nos encontremos con personas que intentan controlar nuestro comportamiento. Puede tratarse de una pareja, un amigo íntimo o incluso un jefe o colega que busca manipular nuestras palabras o acciones para obtener lo que desea.

Aunque sus acciones puedan parecer inofensivas al principio, con el tiempo notaremos un patrón de conducta que puede ir de sutil a severo. Estos son algunos de los tipos de control más comunes y dañinos:

El Aislador

Si tienes una relación o amistad con este tipo de persona, debes convertirte en su único y exclusivo confidente, de lo contrario, se desatará un infierno. Necesitan que seas su mundo entero, por lo que trabajarán para alejarte de otras personas de tu círculo social.

Exagerarán los aspectos negativos de tus otros amigos, hablarán de lo mal que te trata tu familia y cómo solo ellos te conocen, te entienden y pueden hacerte feliz. Antes de que te des cuenta, no tendrás más amigos, tu familia apenas te hablará y tu pareja será la única persona con la que podrás interactuar.

Justo como ellos querían.

El Lector de Mentes

Esta es una persona que cree saber lo que piensas o sientes en todo momento, y depende de ti demostrarles lo contrario. Empezarán frases con “Tú piensas _” o “Tú crees _”, acusándote de tener ciertos pensamientos sin preguntarte.

Como son celosos y posesivos, pueden rastrear tus redes sociales y crear narrativas en sus mentes sobre lo que creen que deducen de tus interacciones. Luego, darán un giro a su imaginación y la transformarán en acusaciones… y la única forma de demostrarles que están equivocados es con acciones, como cortar lazos con ciertos amigos o dejar de frecuentar un lugar que te gusta.

Leer Más:  ¿Va a Proponerme Matrimonio? Descubre la Verdad con Nuestro Test

Podrías pensar que su comportamiento demuestra cuánto te aman, pero en realidad solo están aterrorizados de ser abandonados y harán lo que sea necesario para proteger y mantener lo que consideran “suyo”.

Ese serías tú.

El Adulador

Este tipo de persona se aprovecha de aquellos que tienen baja autoestima, ya que saben que pueden manipularlos con bastante facilidad. Encantarán a la otra persona, aumentarán su ego, la harán sentir absolutamente adorada… y luego retirarán la atención y el afecto según sea necesario para manipularla como mejor les parezca.

Su pareja (o amigo) habrá llegado a ansiar esa atención, se sentirá disminuida por su ausencia y hará lo que sea necesario para recuperarla, incluso en su propio detrimento.

Pueden terminar en situaciones que los hacen miserables simplemente porque se han vuelto adictos al refuerzo positivo que han recibido de su pareja/amigo/otro, derivando su sentido de autoestima de esa atención y temen lo horrible que se sentirán si se alejan.

El Interrogador

Es posible que hayas encontrado a esta persona antes, ya sea en una relación o en un entorno laboral. Este tipo mantiene su posición de control (o autoridad) interrogándote con innumerables preguntas cada vez que intentas afirmarte.

Podrían recurrir a su experiencia para contrarrestar cualquier argumento que presentes, pidiéndote que defiendas tu postura, luego atacando todo lo que digas y menospreciando tu plataforma hasta que te hayan agotado y obligado a retroceder.

En esencia, se comportan como interrogadores de la Gestapo, ladrando preguntas, burlándose de tus respuestas, socavando tu credibilidad y poniéndote a la defensiva… hasta que finalmente admitas que sí, tienen razón y te disculpes por atreverte a decir algo en absoluto.

Leer Más:  El amor: ¿físico o emocional?

Lección aprendida.

La Víctima Autocompasiva e Indefensa

Él o ella se regodeará en su propio dolor y miseria para que los demás sientan lástima por ellos y hagan todo lo posible para que el dolor desaparezca. Pueden haber tenido una infancia traumática o algún acontecimiento que les cambió la vida y les hizo daño, pero aprendieron que la desamparo y el sufrimiento equivalen a mimos y cuidados, y les gustó.

Les gustó tanto que se niegan a aprender y crecer a partir de su experiencia y, en cambio, optan por sumergirse en su dolor. Al hacerlo, pueden evadir la responsabilidad por cualquier acción negativa o hiriente de su parte: están tan dañados que no pueden evitarlo, ¿verdad?

Si la persona a la que lastiman termina enojada o resentida, se los percibe como carentes de empatía y compasión: ¿cómo puedes enojarte con alguien que sufre tanto, todo el tiempo? ¿Qué clase de persona horrible eres?

Previous post ¿Me da mi esposo por sentada?
Next post Inseguridad en las relaciones: causas y cómo superarla