Todos tenemos acciones o inacciones que lamentamos haber tomado.

Quizás elegimos quedarnos en nuestra ciudad natal en lugar de viajar a un país extranjero o ir a la universidad en otro estado.

O tal vez seguimos posponiendo invitar a salir a ese hombre o mujer que nos gustaba y ahora se va a casar con otra persona.

Es posible que nos hayamos perdido una gran parte de la vida de nuestros hijos porque estábamos ocupados trabajando y ahora son mayores y nuestra relación es distante.

Todos tenemos algo que sentimos que nos perdimos.

Teniendo en cuenta todas las opciones y decisiones que enfrentamos cada día, no es sorprendente que a veces tomemos las equivocadas y terminemos perdiendo una oportunidad o lamentando una acción. Esto generalmente nos lleva a revolcarnos en el arrepentimiento. Y dependiendo de la situación, el dolor del arrepentimiento puede ser difícil de superar.

Según las investigaciones, no solo tendemos a lamentar las cosas que no hicimos (u oportunidades perdidas) más que las cosas que sí hicimos, sino que el arrepentimiento por esas oportunidades perdidas permanece con nosotros por más tiempo.

Es más difícil para nosotros superar la oportunidad perdida de un mejor resultado de nuestra realidad actual. Quizás si hubiera invitado a salir a ese gran tipo, hubiéramos descubierto que éramos almas gemelas y nos hubiéramos enamorado.

Si tan solo me hubiera aventurado a Nueva York para perseguir mi sueño de estar en Broadway. Podría haber conquistado el mundo del teatro y ganarme la admiración de millones de personas en todo el mundo.

Entramos en un ciclo de “hubiera”, “podría haber” y “debería haber” del que es difícil salir.

Por qué seguimos perdiendo oportunidades

Hay oportunidades, grandes y pequeñas, a nuestro alrededor. Sería físicamente imposible para nosotros aprovechar cada oportunidad que se nos presente. Una de las principales razones por las que perdemos algunas oportunidades es simplemente que las damos por sentadas y no las reconocemos cuando aparecen.

Leer Más:  El cariño: un termómetro del interés en la pareja

Suponemos que la oportunidad seguirá estando disponible y que siempre tendremos la oportunidad de aprovecharla. Ese tipo de oportunidades, como pasar tiempo con nuestros seres queridos, tendemos a perderlas una vez que se han ido.

Y una vez que se van, se van para siempre.

Hay varias otras razones por las que perdemos oportunidades que se nos presentan. Algunas de esas razones incluyen las siguientes:

Tenemos miedo

El miedo al fracaso o al éxito nos mantiene paralizados en la indecisión. Cuando se nos presenta una oportunidad, podemos reconocerla por lo que es, pero tememos cómo cambiará nuestro status quo.

Tenemos miedo de que, si aprovechamos la oportunidad, fracasemos estrepitosamente. Nuestros frágiles egos no pueden soportar esa posibilidad, así que dejamos que la oportunidad se nos escape de los dedos. Suponemos que es mejor que las cosas sigan igual que arriesgarlo todo y terminar pareciendo tontos.

Tenemos miedo de tener éxito y que se espere más de nosotros. La gente comenzará a exigirnos más y a abrumarnos con sus expectativas. A medida que sus expectativas aumenten, también aumentará la presión sobre nosotros para hacer y ser mejores. Nos aterroriza que todos descubran que somos impostores que solo pretendemos saber lo que estamos haciendo; cuando en realidad, no tenemos ni idea.

O la oportunidad nos está empujando más allá de lo que percibimos como las limitaciones de nuestras habilidades o inteligencia. Si aprovechamos la oportunidad, estaríamos improvisando. Podemos tener suerte por un tiempo, pero eventualmente alguien descubrirá que no somos tan inteligentes como pretendemos ser y que no tenemos idea de lo que estamos haciendo.

Es mejor ahorrarnos toda esa vergüenza y desgracia quedándonos quietos. Una y otra vez, el miedo nos hace perder nuevas experiencias y oportunidades, dejándonos anhelando metas y aspiraciones no cumplidas.

Procrastinamos

La procrastinación puede ser el resultado de miedos que se han dejado correr desenfrenadamente en nuestras mentes. Estos miedos nos mantienen encerrados en la inacción y posponen el trabajo hasta que la oportunidad desaparece. La procrastinación también puede ser el resultado de malos hábitos de trabajo o de la incapacidad de priorizar las tareas adecuadamente.

Leer Más:  Comprendiendo las Causas de la Violencia Doméstica: Una Guía Exhaustiva

Los malos hábitos de trabajo nos hacen dormir, navegar por las redes sociales o realizar alguna otra actividad sin sentido cuando deberíamos estar trabajando en nuestras metas o haciendo algo productivo.

La incapacidad de priorizar adecuadamente las tareas nos hará revisar nuestros correos electrónicos en lugar de trabajar en el informe de fin de mes o realizar una tarea de bajo valor en lugar de trabajar en una de alto valor.

Cuando procrastinamos, posponemos el aprovechamiento de las oportunidades hasta que las perdemos por completo.

Decimos sí a lo poco importante

Algunos de nosotros somos complacientes. Sentimos la necesidad de decir “sí” a cada solicitud, por muy inconveniente que sea.

Cuando nuestro colega nos pide ayuda en la oficina, nos apresuramos a ayudar, incluso si eso significa quedarnos hasta tarde para terminar nuestro propio trabajo. Si un familiar nos pide un préstamo que sabemos que no pagará, se lo damos sin pensar en cómo afectará nuestra capacidad para pagar nuestras facturas al final del mes.

Decimos sí a las solicitudes que impactan negativamente nuestra capacidad para hacer lo que es realmente importante para nosotros. Nuestro decir sí a lo poco importante nos obliga a decir no a lo importante. Esto inevitablemente nos lleva a perder oportunidades importantes para las que nuestros horarios ocupados simplemente no tienen espacio.

No reconocemos la oportunidad

A veces, las oportunidades vienen en paquetes que son difíciles de reconocer. Por ejemplo, quizás tu jefe te pida que hagas una tarea especial que está fuera del alcance de tus funciones.

Llevará tiempo, energía y esfuerzo adicionales. En lugar de verlo como una oportunidad para demostrar que estás listo para un puesto más importante en la organización, lo retrasas pasivo-agresivamente o lo rechazas por completo. “No es tu trabajo”, piensas para ti mismo.

Tu jefe le da el proyecto a otro colega, quien decide aprovecharlo al máximo. “De repente”, este colega comienza a recibir mejores proyectos, trabaja con clientes de alto perfil y se codea con ejecutivos.

Leer Más:  Comportamientos inaceptables en una relación: una lista de 25 cosas que no debes tolerar

Cuando llegue el momento de la promoción, ¿adivina quién celebrará su nuevo puesto?

No estamos preparados

La oportunidad solo llega a quienes están preparados para aprovecharla. Pero a veces no tenemos los conocimientos, las habilidades o la inteligencia emocional para aprovechar las oportunidades que se nos presentan.

Por ejemplo, supongamos que nuestro enamorado está soltero y listo para mezclarse. Hemos estado interesados en ellos por un tiempo y esperamos tener la oportunidad de invitarlos a salir. Pero no tenemos las habilidades sociales o la confianza necesarias para invitarlos a salir, o carecemos de la inteligencia emocional para una relación madura. Estos déficits de habilidades solo garantizarían que perdiéramos nuestra oportunidad de estar con nuestro enamorado.

Perder oportunidades rara vez es el resultado de la mala suerte. Si examinaras las oportunidades que te han pasado por alto, podrías darte cuenta de que la razón por la que las perdiste se debe a una de las razones anteriores.

Hasta que no puedas lidiar con las razones fundamentales por las que pierdes oportunidades, probablemente seguirás haciéndolo.

¿Por qué es más difícil superar las oportunidades perdidas?

Porque es más difícil aceptar el potencial de un mejor resultado desde nuestra realidad presente.

¿Qué podemos hacer para superar el arrepentimiento por las oportunidades perdidas?

Comprender que todos cometemos errores, reflexionar sobre la oportunidad perdida y aprender de ella, tener una mentalidad positiva, ser compasivos con nosotros mismos, evitar a las personas que nos recuerdan nuestras pérdidas, permanecer abiertos a nuevas oportunidades, prepararnos para ellas, tomar riesgos calculados y mirar el panorama general.

¿Qué tipo de terapia puede ayudar a superar el arrepentimiento por las oportunidades perdidas?

La terapia profesional, que puede proporcionar consejos personalizados y ayudar a ver la oportunidad perdida de manera objetiva.

Previous post El dolor de la separación: Por qué duele estar lejos de tu pareja
Next post La crítica: Un arma que puede destruir un matrimonio