Entendiendo la ira después del divorcio

La sociedad nos inculca que la ira es una emoción tabú, que debe ocultarse, controlarse o, si es posible, “extinguirse” al primer signo de enfado. Sin embargo, ¿qué ha pasado con la noción de sentir nuestras emociones de forma constructiva para seguir adelante de manera saludable?

La ira tras el divorcio es tan natural como otros sentimientos y emociones que se apoderan de uno o ambos cónyuges, pero es la única que viene acompañada de la expectativa de reprimirla.

La mayoría de las veces, se cree que el excónyuge es culpable de traición, ya sea infidelidad, abuso, mala gestión de las finanzas o necesidades insatisfechas. Cada cónyuge lidiará con la emoción en función de las acusaciones individuales.

¿Es aceptable estar enfadado con un excónyuge después de un divorcio o separación?

Tras un divorcio, uno de los cónyuges, tú, suele sentir que el excónyuge le ha defraudado o traicionado al irse, especialmente si hubo alguna irregularidad.

En la misma línea, te enfadas contigo mismo por haber permitido el comportamiento durante tanto tiempo. Culparse por no ver los problemas antes crea un dolor que resulta en más reacciones negativas hacia el excónyuge.

Cualquier emoción experimentada, incluida la ira, tras una pérdida es una parte natural del progreso al avanzar. Normalmente, la ira tras el divorcio llega antes que el duelo o la tristeza.

Es esencial permitirse ceder por completo a lo que tu corazón y tu mente están pasando cuando ocurra, y no intentar ser la persona valiente o fuerte como mucha gente podría aconsejar.

Luchar contra las emociones no es el camino hacia un yo más fuerte. Seguir las etapas de la pérdida a medida que ocurren naturalmente te hará más fuerte y saludable a largo plazo.

¿Por qué algunos cónyuges guardan ira hacia su excónyuge tras el divorcio?

La culpa y la ira del divorcio son los elementos ardientes con los que muchos cónyuges se enfrentan tras una separación. Generalmente, estos dan paso a la aceptación y a seguir adelante.

Desafortunadamente, algunos cónyuges se aferran al enfado después del divorcio, permitiendo que la emoción sirva como un obstáculo en su camino hacia el futuro. Si te encuentras en esta posición, podría deberse a que no quieres dar un paso hacia dentro.

Cuando lo hagas, tendrás que analizar por qué no te marchaste o por qué no viste los problemas antes que tu pareja. Eso no significa que tengas que culparte a ti mismo.

Sin embargo, si estás en un patrón continuo de señalar con el dedo y contar por qué la persona abandonó la relación, independientemente de si hubo irregularidades, es hora de echar un vistazo al espejo. Trabaja en esos sentimientos porque es muy probable que sean los que están creando el obstáculo.

En muchos casos, es demasiado doloroso considerar la idea de que podrías haber resuelto el problema antes, o tal vez jugaste un papel en el motivo por el que el matrimonio terminó. Es mucho más fácil y seguro estar enfadado con otra persona, señalar sus faltas y gritar culpas y discordia.

15 consejos sobre cómo lidiar con el enfado hacia un excónyuge tras un divorcio

Cada uno maneja sus emociones de manera única. La forma en que lidies con la ira y el divorcio será completamente diferente a la forma en que un amigo podría elegir sobrellevarlo.

Lo fundamental es permitirte experimentar la emoción y observarla de manera saludable y constructiva, viendo no sólo a tu excónyuge sino también a ti mismo. Aquí tienes algunos consejos útiles sobre cosas que puedes intentar hacer para superar esto:

1. Céntrate en los hechos

Puede ser fácil caer en la mentalidad de que, en última instancia, te reconciliarás incluso en un estado de ira.

Intelectualmente, es esencial tratar de mantenerte en la realidad de las circunstancias, entendiendo que el matrimonio ha terminado para que puedas progresar desde el punto de estar enfadado hacia las otras etapas de la pérdida.

No tendrás la capacidad de ver cómo será diferente la vida o tomar decisiones mientras estés atrapado en esta fase.

En cambio, intentarás encontrar razones para seguir discutiendo qué pasó y por qué para resolver el problema. Cuando te quedes aquí, es cuando necesitas mirarte en el espejo y empezar a trabajar hacia dentro.

2. Tómate tu tiempo

Los amigos y la familia te animarán a ser fuerte y seguir adelante cuando alguien está desahogándose a través de la rabia, a menudo cuando no están seguros de qué más aconsejar.

Leer Más:  Enfrentar una mentira: una guía para afrontar el dolor y la traición

No hay prisa cuando se trabajan los sentimientos. Experimenta cada uno hasta que ya no lo hagas, pero hazlo de forma constructiva. Igualmente importante es tener apoyo mientras experimentas estos sentimientos.

Haz saber a los que te rodean los límites y lo que necesitas durante este tiempo. Las personas adecuadas te dejarán hablar, procesar y superar tu enfado después del divorcio.

3. La autosuficiencia es para los pájaros

No estás solo o no deberías estarlo.

Con toda la ira acumulada que sientes, es esencial tener al menos un amigo o familiar con quien puedas desahogar tu frustración y expresar tu enfado después del divorcio, especialmente si hubo irregularidades por parte de tu excónyuge.

Puede que no hayas visto las señales de advertencia y sientas una culpa personal por no haber visto estas señales para poder reaccionar antes. Ser autosuficiente, mantener la cabeza alta y seguir adelante con gracia está sobrevalorado.

A menudo conduce a la amargura, con muchas personas desarrollando un corazón duro y repercusiones que se trasladan a las relaciones futuras. Es esencial para sanar completamente. Para ello, los sentimientos deben sentirse y los amigos son necesarios para ayudarnos a hacerlo.

4. No te olvides del autocuidado debido al estado de ánimo

Ya sea que estés enfrascado en batallas con tu excónyuge o cavilando sobre las circunstancias, debes asegurarte de que te estás cuidando.

El autocuidado nutre el cuerpo, la mente y el alma, fomentando el movimiento a través de diversas emociones, incluida la ira. Si te sientes bien contigo mismo, empezarás a sentirte saludable y, finalmente, a desarrollar la felicidad de nuevo.

5. Siente la ira

Sí, hay ira después del divorcio. Es normal. Pero en algunas situaciones, esta emoción está cubriendo otros sentimientos, tal vez haya dolor o posiblemente estés sintiendo tristeza por la pérdida de la relación.

Para los hombres que están pasando por un divorcio, existe una expectativa social preconcebida de que el enfado sea la forma anticipada de emoción predominante y que reemplace cualquier otra etapa de pérdida.

Eso parece una suposición injusta. Aun así, es vital involucrar la ira para llegar a esas emociones genuinas que se esconden bajo la superficie de la ira. Hay una extraordinaria sensación de energía provocada por esta emoción.

Puedes beneficiarte de cualquier actividad física o gritar parte de esa emoción en la comodidad de una almohada. Te sorprenderías de la liberación que recibes de estas actividades.

Luego puedes encontrar un amigo con quien desahogar libremente tus verdaderas emociones, tal vez tristeza, pena o posiblemente dolor.

6. Reconoce lo que te desencadena

Cuando se sienten episodios de ira, normalmente habrá factores desencadenantes específicos que los provocan. Podría ser cuando ves a tu excónyuge o, quizás, cuando se acerca el aniversario de tu boda.

Si reconoces lo que te desencadena, será mucho más fácil lidiar con la situación cuando surja. Entonces puedes intentar planear el desencadenante desarrollando una solución para difundir la reacción.

7. No hay un momento conveniente ni un límite de tiempo

No esperes que tu enfado después del divorcio tenga un plazo específico. Tampoco debes anticipar que las reacciones emocionales ocurran en la tranquilidad de tu espacio personal.

Puedes esperar tener un arrebato abrumador en un momento inoportuno, ya sea en el trabajo o en medio del mercado de comestibles.

No puedes dejarte experimentar el episodio de ira completo en esos momentos inconvenientes. En cambio, debes poner el sentimiento en espera hasta que estés en tu espacio privado y luego darte un período específico para estar enfadado sin revolcarte demasiado tiempo.

Terminar un matrimonio puede enfadar a todos, sentirlo, pero no exagerar esa experiencia.

8. Acude a tu diario

No tienes que combatir tu enfado después del divorcio con tu excónyuge o incluso despotricar con amigos o familiares si cualquiera de estas cosas no es saludable. En su lugar, escribe un diario.

Escribir todo lo que estás experimentando te aliviará de las emociones de una de las maneras más constructivas. Al día siguiente, lee tus pensamientos del día anterior y evalúa cómo se compara eso con tu situación actual.

9. Racionaliza la situación por ti mismo

Dado que llevar un diario te permite expresar tus sentimientos, puede llegar un momento en el que puedas racionalizar el final del matrimonio sin necesidad de culpar a nadie.

Ese será un punto de inflexión hacia donde pueda comenzar el proceso de sanación.

Empezarás a sentirte menos enfadado y a aceptar que el divorcio fue probablemente lo mejor para ambos y te darás cuenta de que había razones más profundas de las que se expusieron en la superficie, y podrías llevar algo del peso.

Leer Más:  ¿Quiere una relación? Señales de que ella quiere algo serio contigo

10. Permite la sanación y recibe la lección

Cada acontecimiento que ocurre en la vida ofrece una valiosa lección. Si resulta ser positiva o no, dependerá de cómo se viva.

Lo crucial es que te cures y reconozcas lo que ganaste de ese momento para que puedas convertirte en la mejor versión de la persona que se supone que debes ser después.

11. El perdón es posible

El enfado después del divorcio finalmente debe dar paso al perdón. El objetivo es con seguridad tu excónyuge, pero a menudo guardas algo de enfado hacia ti mismo. En la mayoría de las situaciones, si un compañero guarda enfado hacia su pareja después de un divorcio, está justificado.

Generalmente hay alguna irregularidad, tal vez una aventura. Pero te echas parte de la culpa porque no lo viste y reaccionaste antes a la situación.

A medida que pasa el tiempo, la culpa y la ira deben dar paso al perdón. Eso sería para tu máxima felicidad y crecimiento, y también para que nadie tenga ningún nivel de poder sobre ti.

12. Mira hacia el futuro

Si miras más allá del enfado después del divorcio, puedes empezar a tomar decisiones para el futuro. Puede ser un reto, pero si puedes intentar centrar parte de tu energía en planificar tus próximos pasos, puede ayudarte a superar parte de la pérdida.

Creías que habías encontrado tu futuro y lo tenías todo resuelto, pero ahora necesitas contemplar qué potencial te espera alternativamente.

13. Evita lanzarte a un ciclo de citas

Superar el enfado después del divorcio no es la única etapa; hay unas cuantas. Es vital asegurarte de curarte por completo y estar saludable antes de siquiera intentar una vida de citas. No sería justo para ti, pero especialmente para las demás personas que estás conociendo.

La persona que presentes al mundo debería ser la mejor versión, sana y cómoda como una persona recién soltera interesada en una relación pero no desesperada por ella. Incluso en ese momento, puedes descubrir que aún no es el momento adecuado. Date todo el tiempo que necesites.

14. La asistencia es siempre una opción

Si no estás superando el enfado después del divorcio como crees que deberías hacerlo, y ha pasado un período significativo desde la finalización, es aconsejable considerar apoyo adicional fuera de amigos y familiares.

No hay vergüenza en acudir a un terapeuta o a un consejero cuando tienes dificultades para superar las etapas emocionales, incluso con un círculo íntimo de apoyo.

Es un mérito que seas lo suficientemente fuerte como para admitir que es difícil. Realmente es uno de los desafíos más importantes que cualquiera enfrentará, con muchas personas que requieren aporte terapéutico para guiarlos a través de él de manera saludable.

15. Encuentra tu significado y sigue adelante

Mientras estés en el rapto de la ira después del divorcio, te habrás hecho un millón de preguntas como por qué y de quién es la culpa, creando sentimientos más intensos de ira y frustración ya que lo desconocido te dejó sintiéndote impotente y sin control.

Cuando llegues a cierto punto, encontrarás las respuestas dentro de ti desde un lugar de compasión, amabilidad y autenticidad. Ya no habrá necesidad de señalar con el dedo, culpar ni dejarás que nadie se escape.

Este es el momento para que encuentres el significado detrás de lo que sientes para que puedas sanar esa parte y seguir adelante.

¿Cuáles son algunas formas saludables de lidiar con la ira del divorcio de un excónyuge?

El enfado después del divorcio es una experiencia difícil pero común para uno o ambos cónyuges. Cuando una persona recibe el peso de la culpa, puede resultar difícil manejar la emoción que se dirige hacia ti, ya sea que esté justificada o no.

Si bien todo el mundo sabe que sentir emociones lleva a la curación, el excónyuge receptor necesita encontrar una manera saludable de ayudar al proceso.

Algunos métodos para probar:

  1. Está bien seguir adelante con tu vida

Aunque puede ser difícil para tu cónyuge, no hay nada malo en que sigas adelante si estás en un lugar saludable para hacerlo.

Rodéate de gente que te apoye y que te ayude a recuperarte de la manera más saludable.

  1. Encuentra nuevos lugares para frecuentar

Puede que tengas lugares habituales que disfrutes, pero si estos eran establecimientos a los que iban como pareja, explora nuevas opciones.

No querrás provocar una escena al encontrarte con tu excónyuge en lugar de evitar la posibilidad.

  1. Evita ponerte a la defensiva

Una persona enfadada a veces puede inflar la verdad en un relato tumultuoso plagado de culpabilidad y difamación. Eso es simplemente dolor y daño que salen como ira.

Leer Más:  ¡13 señales reveladoras de que ella está locamente enamorada de ti!

Aunque quieras defenderte de las acusaciones, es aconsejable simplemente permanecer en silencio para evitar que se desarrolle un tira y afloja.

  1. Lucha contra el impulso de participar

En algún momento, es probable que te enfades cuando la paciencia se agote y puede que quieras arremeter en represalia. Evita esa tentación.

Se trata de alguien por el que sentiste mucho amor y respeto y ellos por ti. Hacer la batalla es un gran perjuicio para ambos.

  1. Mantente confiado con tus límites

Es fundamental mantener los límites con la otra persona de forma asertiva y segura para que no haya confusión con tu excónyuge.

Parecer pasivo-agresivo o presentarse como un “complaciente” puede dar lugar a que la persona se enfade más, ya que parece un juego.

  1. Intenta descifrar el significado

Ya sea por mensaje de texto, correo electrónico o correo ordinario, lee los mensajes recibidos de tu excónyuge independientemente de si son agradables o no para tratar de derivar el punto subyacente.

Si hay un deseo de reconciliación, debes ser firme en tu postura para evitar malentendidos sobre tu posición.

  1. No muerdas el anzuelo

Si un excónyuge no está siguiendo adelante con su vida y experimentando ira después del divorcio, puede haber intentos de mantenerse en contacto, por lo que se siente todavía conectado de alguna manera. Puede enviar un mensaje con una pregunta abierta o algún otro método para despertar tu curiosidad.

Entonces sientes la necesidad de acercarte; no muerdas el anzuelo. No debería haber ninguna razón para el contacto a menos que ya tengan hijos juntos, lo cual es una conversación diferente.

  1. Los amigos y la familia cercanos son fundamentales

Confía en tus amigos y familiares cercanos sobre lo que estás soportando. Asegúrate de que sean amigos que hayas tenido únicamente tú, no amigos mutuos con tu excónyuge. Quieres poder hablar libremente con personas que realmente se preocupan por ti.

  1. Trata de ser lo más paciente posible

Será difícil, pero debes intentar ser paciente con tu excónyuge. Mientras que algunas personas pueden pasar mucho tiempo pasando por las etapas de la pérdida, la compasión y la comprensión a menudo pueden ser beneficiosas para ayudar en el proceso.

Si tu excónyuge encuentra empatía a cambio de su enfado, podría ayudar a disipar los sentimientos, eliminando finalmente el enfado y el resentimiento.

  1. Habla con un consejero

A menudo, hablar con un terapeuta profesional puede ayudar donde los amigos y la familia pueden no ser capaces de hacerlo. Los más cercanos no pueden simplemente separarse lo suficiente para escuchar sin brindar consejos apasionados. Un consejero puede guiar prácticamente.

Reflexiones finales

El divorcio no es fácil para nadie; el compañero sorprendido posiblemente sin darse cuenta o el compañero que pide salir del matrimonio. Cada persona experimentará la pérdida a su manera.

Generalmente, una solicitud de divorcio se ha estado gestando durante mucho tiempo. Eso significa que el cónyuge que se va enfrentó el final del matrimonio mientras aún estaba en pareja, y es probable que esté listo para seguir adelante.

Pero es nuevo, crudo y doloroso para la otra pareja. Ver a un ex seguir adelante fácilmente no solo los enoja, sino que esa ira permanece con ellos durante los procedimientos y, a menudo, más allá.

El enfado después del divorcio es una emoción genuina y auténtica que la gente necesita experimentar (de forma constructiva) y de la que curarse para seguir adelante de forma saludable. Y los ex deben presentar un rostro de empatía por la persona que alguna vez amaron como último gesto de respeto.

Preguntas frecuentes

¿Es normal sentir enojo después de un divorcio?

Sí, el enojo es una emoción natural después de un divorcio, y es importante permitirse sentirla y abordarla de manera saludable.

¿Por qué algunas personas guardan rencor contra su ex después del divorcio?

El enojo y la culpa pueden persistir después de un divorcio, impidiendo que algunas personas sigan adelante. Pueden sentirse responsables por los problemas matrimoniales o heridos por las acciones de su ex.

¿Cómo puedo lidiar con el enojo hacia mi ex después de un divorcio?

  • Céntrate en los hechos y evita las fantasías de reconciliación.
  • Tómate tu tiempo para procesar tus emociones y busca apoyo de amigos y familiares.
  • No reprimas tus sentimientos, pero encuentra formas constructivas de expresarlos, como escribir un diario o hacer ejercicio.
  • Identifica los desencadenantes de tu enojo y desarrolla estrategias para afrontarlos.
  • Perdona a tu ex y a ti mismo para seguir adelante.
  • Busca ayuda profesional si te cuesta manejar tu enojo.
Previous post ¿Cómo lidiar con una esposa egoísta?
Next post Enfrenta la separación con valentía: 10 estrategias para sobrellevarla