Rompiendo el ciclo de negatividad

¿Alguna vez te has dicho a ti mismo: “No merezco ser feliz”? No estás solo. Estas palabras poderosas e insidiosas suelen acompañar a algunos de los desafíos más difíciles de superar en la vida.

Estos pensamientos son fuertes porque es fácil creer la mentira si la has estado escuchando durante mucho tiempo. Quizás esas palabras vinieron de una persona tóxica en tu vida, o quizás de ti mismo debido a problemas con la amabilidad hacia ti mismo.

Estas palabras son engañosas porque no representan la verdad. Sin embargo, la contraafirmación común de que “mereces ser feliz” tampoco es necesariamente una representación precisa de la verdad. Esa afirmación se adentra en las aguas turbias de la positividad tóxica, ya que implica que de alguna manera tenemos derecho a la felicidad; que la vida de alguna manera nos debe felicidad porque existimos y, por lo tanto, la merecemos.

No es una mentalidad realista para enfrentar estos pensamientos negativos y superarlos.

Incluso los padres fundadores de los Estados Unidos de América mencionaron la idea en la creación de la Declaración de Independencia:

“Sostenemos que estas verdades son evidentes por sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

La búsqueda de la felicidad

La búsqueda de la felicidad tiene mucho más sentido. Puede que no merezcamos la felicidad en sí misma, como si tuviéramos derecho a ella. Sin embargo, sí merecemos el derecho a buscar la felicidad; a tener una vida más saludable con mejores experiencias.

Después de todo, ¡solo tenemos una vida (hasta donde sabemos!) Tenemos que encontrar una manera de aprovecharla al máximo y crear una vida con la que estemos contentos.

Cómo superar los pensamientos negativos

¿Cómo puedes superar estos pensamientos? ¿Cómo puedes acercarte a la felicidad?

Veámos algunas soluciones que pueden ayudar.

1. Perdona a menudo y perdona fácilmente

La vida es difícil. La gente es desordenada; hace cosas tontas, miopes y desconsideradas constantemente. Dicen cosas que no quieren decir por ira, tristeza o miedo. Hacen cosas que se dañan a sí mismos y a los demás porque pueden no saber nada mejor. O peor aún, tal vez sepan mejor y aún así elijan hacer lo incorrecto. Probablemente tengas algunos de tus propios arrepentimientos sobre acciones pasadas.

El perdón es una de las herramientas más poderosas para mejorar tu paz y calidad de pensamiento. Desafortunadamente, muchas personas interpretan el perdón como el proceso de una disculpa. Por ejemplo, Jane le hizo algo malo a Mark, se da cuenta de que hizo algo malo, se disculpa. Mark acepta la disculpa y le ofrece su perdón. Y aunque esa es probablemente la forma más común de pensar en el perdón, eso no es generalmente lo que la gente quiere decir en ese contexto.

En cambio, el perdón es algo que puedes darte a ti mismo y a otras personas en silencio sin una disculpa. En el mismo escenario, Mark no necesita la disculpa de Jane por su maldad. En cambio, podría mirar la situación, mirar la acción incorrecta y decidir que no dejará que la acción de Jane lo moleste. Mark puede perdonarla internamente por ser un ser humano imperfecto y desordenado que hizo algo cruel, insensible o malicioso porque simplemente no sabe nada mejor.

Leer Más:  ¡Deja de correr detrás de él y recupera tu dignidad!

Las personas que son crueles o maliciosas generalmente no terminan así porque han tenido una buena vida o toman buenas decisiones. A menudo actúan por su propia ira, dolor, tristeza o ignorancia.

Y puedes extender ese mismo perdón a ti mismo siempre que estés trabajando para rectificar el problema. No uses el perdón como una razón para excusar tus propias malas acciones y no hagas nada para corregirlas. El perdón sin acción para respaldarlo es solo engaño y manipulación cuando se trata de uno mismo.

El perdón es un camino directo para cultivar el espacio mental adecuado para la paz mental y la felicidad.

2. Deja de castigarte por ser humano

Te equivocaste. Te equivocaste a lo grande. ¿Adivina qué? ¡Todo el mundo lo ha hecho! Y si aún no lo han hecho, tarde o temprano lo harán.

La vida puede ser difícil de acertar todo el tiempo, incluso en las mejores circunstancias. En algún momento, tendrás que elegir no castigarte por tus errores.

Algunas personas se atrapan en el dolor y las incógnitas de sus malas decisiones o decisiones que no les salieron bien.

“Si tan solo no hubiera hecho esto o aquello…”

“Si tan solo hubiera actuado antes…”

“Si tan solo hubiera aprovechado esa oportunidad…”

¿Y para qué? ¿Esa culpa y esa reflexión realmente hacen algo positivo? ¡No! Se trata de castigarse a uno mismo por algún error percibido. Y no siempre se trata de estar realmente equivocado. A veces puedes trazar los mejores planes, parece que todo va a salir bien y luego simplemente no sucede. Así es como suceden las cosas a veces.

El pasado se ha ido. No hay nada que puedas hacer al respecto ahora. Cambia tus pensamientos cuando te encuentres contemplando las incógnitas y castigándote a ti mismo. Regresa al presente, concéntrate en lo que quieres lograr y busca tus metas actuales. Si no tienes ninguna meta, crea algunas. Te dará algo productivo en qué pensar.

3. Baja tus expectativas

Algunas personas vinculan su felicidad a los logros. Y a veces, se ponen el listón demasiado alto para sí mismos. Se dicen cosas como:

“No merezco ser feliz porque no obtuve buenas calificaciones”.

“No merezco ser feliz porque soy un fracasado”.

“No puedo ser feliz hasta que logre esto en particular”.

Este tipo de pensamiento garantiza que la persona se atrapará en sus propios bucles de pensamiento negativos, reforzando la idea de que no debe lograr la felicidad.

No se trata solo de los pensamientos específicos. Se trata de cómo esos pensamientos influyen en las acciones. Las personas que no creen que deberían ser felices a menos que logren ciertas cosas socavarán regularmente su felicidad cuando no alcancen la meta. Esto se debe a que tienden a cerrar esos sentimientos y pensamientos positivos. Después de todo, sienten que no merecen sentirlos.

Bajar las expectativas puede ser la solución. Las emociones en realidad no necesitan estar ligadas a nada.

Pero no confundas las expectativas con los estándares. Los estándares tienen que ver con lo que aceptarás y no debes aceptar un mal trato de los demás o un esfuerzo pobre de ti mismo. Pero no siempre puedes esperar que los demás te traten bien o esperar grandes resultados del esfuerzo que haces.

Mantén tus estándares altos, pero mantén tus expectativas en línea con la realidad.

4. Practica la aceptación radical

La aceptación radical es una forma poderosa de abrazar el mundo y amarte a ti mismo. Simplemente significa aceptar todo como es. Se relaciona estrechamente con la atención plena y estar en el momento presente. No estás lamentando un pasado que se ha ido o ansioso por un futuro que aún no está aquí. Simplemente estás aquí, ahora, y dejas que las cosas sean como son.

Leer Más:  Aceptamos el amor que merecemos

Esto es útil para los momentos en que te sientes bien pero encuentras que tu mente busca razones por las que no deberías ser feliz. La idea es no socavar los buenos sentimientos que logras tener, para que puedas disfrutar el momento presente en lugar de arrastrarte hacia abajo.

Practicar la aceptación radical es un largo trabajo en progreso. Suceden muchas cosas terribles y feas a las personas, y puede parecer casi insultante. “¿Cómo se supone que debo aceptar esta cosa terrible que experimenté?” El error que cometen las personas en esa posición es confundir la aceptación con la curación.

Aceptar las cosas como son es el primer paso en un viaje de curación mucho más largo porque no puedes comenzar a sanar hasta que aceptes una herida que te lastimó:

“Esta cosa terrible me pasó. Ahora tengo que hacer algo al respecto”.

5. Construye tu autoestima y sentido de valía

Es mucho más fácil disfrutar de buenos sentimientos y felicidad cuando te sientes digno de ellos. Algunas personas socavan su propia felicidad porque sienten que no son dignas de tener buenos sentimientos. Ese tipo de sentimientos puede ser el resultado de una baja autoestima y un bajo sentido de valía. Se dicen a sí mismos que no merecen nada porque simplemente no son lo suficientemente buenos como personas.

La verdad es que no existe un vínculo intrínseco entre lo que una persona obtiene y lo que merece. Mucha gente terrible tiene vidas maravillosas, y mucha gente maravillosa tiene vidas difíciles o dolorosas.

Fomentar la autoestima y el sentido de valía puede mantener a raya muchos sentimientos negativos. Una persona que comprende su valor no desmontará las cosas buenas de su vida porque se siente indigna.

6. Trabaja en la curación de tus traumas

La palabra “trauma” provoca diferentes emociones en las personas. Hay mucha desinformación, control de acceso y “qué hay de” que se utiliza para descartar el trauma que todos experimentarán en la vida.

Entonces, ¿qué es el trauma? Tomemos prestada una definición de la Asociación Estadounidense de Psicología:

“El trauma es una respuesta emocional a un evento terrible como un accidente, una violación o un desastre natural. Inmediatamente después del evento, el shock y la negación son típicos. Las reacciones a más largo plazo incluyen emociones impredecibles, recuerdos retrospectivos, relaciones tensas e incluso síntomas físicos como dolores de cabeza o náuseas”.

Las palabras clave en esa definición son “evento terrible”. En el contexto del trauma, un evento terrible puede ser cualquier cosa que la persona perciba como terrible y que haya causado esa herida psicológica. No todos responden a los eventos terribles de la misma manera. Para una persona, puede significar cicatrices duraderas; para otra persona, puede ser solo una cosa más en la pila de otras cosas que sucedieron. Algunas personas son buenas aceptando y compartimentando las cosas terribles de la vida; algunas personas no.

Todos experimentarán un evento traumático en su vida, tarde o temprano. Por ejemplo, perder seres queridos es traumático para muchas personas, incluso cuando se espera. Eso no necesariamente significa que la persona desarrollará trastorno de estrés postraumático (TEPT). Sin embargo, es posible que necesiten ayuda adicional para sortear la negatividad y la dificultad de los eventos traumáticos.

Y por eso es tan importante ser proactivo para abordar y resolver los traumas. Pueden dejar muchas dudas persistentes, tristeza, negatividad, impactar tu autoestima y reforzar que no mereces ser feliz. ¿Cómo puedes ser feliz cuando ha sucedido esta cosa terrible?

Lo que la gente suele pasar por alto es que el trauma y la felicidad pueden coexistir. El primero no impide al segundo.

Leer Más:  El amor, un sentimiento maravilloso y el lado oculto del desamor

7. Trabaja para controlar tu enfermedad mental

Como cualquiera con una enfermedad mental te dirá, son un dolor de cabeza. No solo tienes que lidiar con los síntomas reales de la enfermedad mental, sino que también tienes que lidiar con todas las cosas que surgen de las dificultades de esa enfermedad mental. Eso puede ser excepcionalmente difícil de hacer.

Los problemas de salud mental como la depresión y la ansiedad pueden causar directamente sentimientos de falta de valor, baja autoestima y falta de merecimiento de cualquier cosa buena o brillante en la vida. Por ejemplo, una persona con depresión severa puede no tener la energía para levantarse de la cama por la mañana. Eso puede convertirse fácilmente en no merecer sentimientos positivos porque no puede contribuir como le gustaría. Tal vez no puedan trabajar o les resulte difícil mantenerse al día con las tareas del hogar porque simplemente no tienen la energía o la capacidad.

Luego tienes la inestabilidad que puede venir con la enfermedad mental. Es un poco difícil mantener una perspectiva feliz y positiva de la vida cuando no puedes confiar en tu cerebro de un día para otro.

Algunas personas ven incorrectamente la enfermedad mental como un defecto moral o de carácter. Piensan que es un reflejo de quiénes son en lugar de una enfermedad que padece su persona. Y para algunas personas, eso puede significar cualquier cosa, desde no mantener un trabajo hasta arruinar relaciones hasta autolesiones y suicidio.

La única solución real es trabajar para controlar esa enfermedad mental, trabajar para sanar tanto como puedas y trabajar en el trauma que rodea la vida con una enfermedad mental. La vida con una enfermedad mental puede ser una larga experiencia traumática. Puede haber momentos en los que no tendrás el consuelo de saber qué traerá el mañana porque ¿quién sabe cuál será el entorno de tu cerebro mañana?

8. Busca ayuda de un profesional de salud mental calificado

Si sientes que no mereces ser feliz, o te sientes culpable cuando te sientes feliz, lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda de un profesional de salud mental calificado. Ese tipo de sentimientos generalmente no proviene de la nada. A menudo provienen de enfermedades mentales, traumas o abuso doméstico e infantil. Estas no son cosas que generalmente se puedan abordar mediante autoayuda y artículos en Internet.

Lo más probable es que necesites ayuda profesional para abordar las causas subyacentes de los pensamientos que tienes.

BetterHelp.com es un sitio web donde puedes conectarte con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan arreglárselas y hacer todo lo posible para superar problemas con los que nunca llegan a enfrentarse realmente. Si es posible en tus circunstancias, la terapia es 100% la mejor manera de avanzar.

La buena noticia es que este es un problema que puedes resolver y sanar si estás dispuesto a asumirlo. No será fácil, pero puedes hacerlo.

Preguntas frecuentes

¿Por qué creo que no merezco ser feliz?
Respuesta: Este pensamiento negativo puede deberse a personas tóxicas, problemas de autoestima o traumas pasados.

¿Es cierto que merezco ser feliz?
Respuesta: No necesariamente. “Merecer la felicidad” implica un derecho, mientras que el texto sugiere que tenemos el derecho a “buscar la felicidad”.

¿Cómo puedo dejar de pensar que no merezco ser feliz?
Respuesta: Práctica el perdón, deja de castigarte, baja tus expectativas, acepta la realidad, trabaja en tu autoestima, resuelve tus traumas, controla tus problemas de salud mental y busca ayuda profesional.

¿Qué recursos existen para ayudarme a superar estos pensamientos negativos?
Respuesta: El texto recomienda hablar con un terapeuta acreditado, como los disponibles en BetterHelp.com.

Previous post ¿Qué buscan las mujeres maduras en una relación?
Next post ¿Soy codependiente o narcisista?