Creer que no podemos hacer nada bien es un sentimiento que experimenta todo el mundo, sin excepción. La diferencia radica en la capacidad de cada uno para recomponerse después de un revés y seguir adelante.

Este artículo te ofrece un conjunto de herramientas para fortalecer tu resiliencia interior, utilizando las capacidades y la fuerza que ya posees aunque ahora no lo percibas.

Recuerda que, cuanto más energía desperdicies en autocastigarte, menos tendrás para desterrar los persistentes pensamientos negativos que te susurran: “No puedo hacer nada bien”.

Sin embargo, es posible reprogramar tu configuración predeterminada de negativa a positiva aplicando algunos cambios en tu percepción y comportamiento habitual.

Puede que estos pasos parezcan pequeños, pero su impacto es enorme.

Si sientes que no puedes hacer nada bien, habla con un terapeuta acreditado y experimentado. Puedes encontrar a uno a través de sitios web como BetterHelp.com, donde ofrecen atención de calidad y comodidad.

1. Reformula la pregunta en tu mente

Haz balance y descubre dónde estás proyectando una luz positiva en el lugar sombrío que has estado llamando hogar últimamente.

En lugar de preguntarte repetidamente “¿Por qué no puedo hacer nada bien?”, intenta darle la vuelta y darle un giro positivo.

En lugar de repetir esa pregunta habitual, negativa y profundamente inútil, pregúntate: “¿Qué cosas he hecho bien?”.

Están ahí si las buscas. Céntrate en ellas y reconócelas.

Puede ser una buena idea escribirlas en un diario para consultarlas fácilmente cuando necesites un empujón. Crea una lista a la que puedas añadir a medida que permitas que el espíritu de positividad vuelva a tu mente.

Leer Más:  Descodificando el lenguaje corporal: una guía para leer a las personas

De manera similar, hazte una pregunta optimista como: “¿Qué podría hacer en este momento que me haga sentir mejor?”.

Quizás sea comerse una tarrina entera de helado o dar un paseo por el parque. Lo que sea que te funcione.

El punto es que tomes el control y hagas algo más productivo que seguir hundiéndote en tu depresión.

2. Utiliza un mantra personal positivo

Una de las cosas más insidiosas de los pensamientos negativos es su tendencia a perpetuarse a sí mismos.

Forman cadenas de duda en la mente que son muy difíciles de sacudir.

El diálogo interno negativo se interioriza y se convierte en la nueva realidad.

Cuanto más persistas en la creencia de que no puedes hacer nada bien, más probable será que así sea, ya que tu autoestima se ve socavada.

Aquí es donde tu conciencia te falla, permitiendo que estos duendes negativos se refuercen continuamente y creen una realidad distorsionada.

Una de las formas más efectivas de restablecer tu patrón de pensamiento es a través de la meditación.

Repetir mantras puede anclarte a la realidad del presente, permitiendo que tu cerebro responda afirmativamente a las emociones negativas.

Prueba con estos:

  • Soy capaz de hacer todo lo que me proponga.
  • Puedo hacerlo. Puedo hacerlo bien. Soy competente.
  • Voy a dar lo mejor de mí, y lo mejor de mí es bueno.

Preguntas frecuentes

¿Por qué siento que no puedo hacer nada bien?

Muchas personas se sienten desanimadas por sus fracasos, reales o percibidos. La diferencia radica en su capacidad para restablecer su rumbo después de un revés y seguir adelante.

Leer Más:  Cómo Sanar una Relación Después de una Infidelidad: Una Guía Paso a Paso

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor conmigo mismo?

  • Reformula la pregunta en tu mente, centrándote en lo positivo que has hecho.
  • Usa un mantra personal positivo.
  • Toma un baño o una ducha caliente.
  • Despeja y reorganiza tus espacios.
  • Sal al aire libre.
  • Comienza con una sola tarea de tu lista de pendientes.
  • Planea un viaje para obtener una nueva perspectiva.
  • Recompénsate por tus logros.
  • Establece metas pequeñas y alcanzables.
  • No hagas nada.

¿Es normal sentirse así?

Sí, es normal experimentar sentimientos de insuficiencia de vez en cuando. Sin embargo, si estos sentimientos persisten o interfieren con tu vida, es importante buscar ayuda.

Previous post Supera la decepción y vive la vida que mereces
Next post ¡Alerta roja! 10 señales de que estás saliendo con un hombre controlador