¡Alerta roja! 10 señales de que estás saliendo con un hombre controlador

Si tu pareja te hace sentir insignificante, avergonzada, humillada y llena de inseguridades, es probable que estés en una relación tóxica con un hombre controlador.

Este tipo de individuo socavará tus habilidades de toma de decisiones, destruirá tu autoestima y te aislará de tus seres queridos.

Una relación con él puede tener graves consecuencias para tu salud mental. Una vez que te comprometas plenamente, es posible que te resulte difícil alejarte y sanar las heridas.

Por eso es fundamental identificar las señales de alarma lo antes posible y evitar entablar una relación que puede hacer más daño que bien.

Una relación con un hombre controlador es insana y a menudo abusiva. Así que debes prestar atención a las señales de alarma desde el principio de la relación. No esperes a enamorarte de este hombre para empezar a justificar su comportamiento controlador.

Mantente alerta a los pequeños detalles que indiquen que estás saliendo con un hombre controlador. Estas son algunas de las primeras señales a las que debes prestar atención:

1. Exige todo tu tiempo y energía

Cuando dedicas tu tiempo a tus amigos, familiares y aficiones, este tipo se volverá pasivo-agresivo y te hará sentir culpable por ello. Parecerá que estás dañando vuestra relación al invertir parte de tu tiempo libre en otras cosas de tu vida.

Las mujeres que salen con hombres controladores a menudo acaban sin vida fuera de la relación. Él intentará aislarte de tus amigos y familiares y evitar que practiques tus aficiones.

Puede parecer halagador que tu novio quiera pasar tanto tiempo contigo, pero en realidad solo quiere que no pases tiempo con nadie más. Le resulta más fácil controlarte cuando estás cerca de él. Además, si solo pasas tiempo con él, nadie más podrá influir en ti.

Tal vez te diga que no le gustan tus amigos y familiares e intente alejarte de ellos. Tu pareja no tiene por qué querer a tus otros seres queridos, pero sí debe respetarlos y al menos intentar llevarse bien con ellos.

En cambio, tu pareja te prohíbe pasar tiempo con algunos de tus amigos que él considera malas influencias. Cuando tienes la oportunidad de salir con tus amigos, te llama y te exige saber todos los detalles.

O bien, crea una crisis para que tengas que abandonar a tus amigos para estar con él. Quiere que dependas totalmente de él, y acabarás sin nadie más a quien pedir ayuda o consejo.

2. No tiene amigos

Las personas controladoras rara vez tienen una gran vida social. Es más fácil controlar una relación romántica que enfrentarse a numerosas amistades. Además, los problemas de control suelen provenir de la sensación de estar fuera de control y amenazado.

Tu pareja es demasiado insegura para exponerse y confiar en personas espontáneas sobre las que no tiene poder. Prefiere tener solo una persona en su vida, la persona que puede controlar por completo.

Así que, si tu pareja nunca habla de amigos, eventos sociales y actividades grupales, puede ser un indicio de que es controlador. Aunque los solitarios no son necesariamente controladores, los controladores rara vez tienen una vida social rica.

Busca otras señales además de esta para identificar a un hombre controlador, pero ten cuidado incluso si es la única señal que muestra. La falta de amistades de una persona puede estar fuera de su control, pero a menudo los problemas de personalidad hacen que las personas pierdan amigos.

No todo el mundo tiene amigos íntimos en los que pueda confiar, pero la mayoría de las personas tienen algún tipo de vida social. Si no es así, es probable que tengan algunos problemas que resolver.

Leer Más:  La separación en el matrimonio: Claves para una duración saludable

3. Te controla constantemente

Al principio, este tipo puede parecer muy atento y cariñoso. Al fin y al cabo, siempre piensa en ti y se preocupa por lo que haces. Quiere asegurarse de que estés a salvo y de que has llegado a tu destino.

Este tipo de atención puede ser halagadora, y en situaciones normales, sería una buena señal. Sin embargo, con un tipo controlador, este comportamiento pronto se vuelve insano. Sus llamadas de atención se convierten en que tengas que darle explicaciones.

Como te vigila constantemente, empezarás a evitar hacer ciertas cosas solo para evitar el drama que provocan. Así que, en lugar de salir y divertirte, volverás a casa temprano para que tu novio no se moleste porque te quedas fuera hasta tarde.

Piensa en esto: ¿quiere saber que has llegado a casa sana y salva, o te está controlando mediante llamadas y mensajes?

Si empiezas a sentir que tu libertad está limitada y que no puedes tomar decisiones que normalmente tomarías, estás con un hombre controlador. También perderás confianza y empezarás a pensar que debes pedirle permiso cada vez que quieras hacer algo.

Empezarás a ajustar tu horario al suyo. Empezarás a evitar pasar tiempo con tus amigos para no causar problemas en tu relación.

Si no sales de la relación en este momento, las cosas solo empeorarán. Acabarás dependiendo por completo del hombre controlador. Al final, podrías tener una confianza tan frágil que te sientas incapaz de abandonar la relación tóxica.

4. Te dice lo que puedes y no puedes hacer

Si un hombre te compra un vestido para que te lo pongas en vuestra cita y pide la comida del menú por ti, normalmente se consideraría un gesto romántico. Sin embargo, ¿qué pasa si no quieres que haga estas cosas y rechazas sus sugerencias?

Un hombre que ha hecho un gesto romántico te dejará usar y pedir lo que quieras si no te gusta que lo haga por ti. Por otro lado, un hombre controlador insistiría en que hagas lo que él dice. Un hombre puede sugerirte que hagas o no hagas algo, pero no debe seguir insistiendo si te niegas.

Es probable que un hombre controlador te diga lo que puedes y no puedes ponerte, y esto es una gran señal de alarma. Puede hacerte cumplidos con segundas intenciones sobre tu ropa que te hagan elegir otra cosa.

Si de repente te preocupa que tu falda sea demasiado corta o que tu top sea demasiado revelador, pero nunca antes te habías preocupado por eso, él te está influenciando. ¿Tu ropa es realmente inapropiada cuando la has usado mil veces antes y nunca se te había pasado por la cabeza que no debías? Hasta que él te dijo que era inapropiada…

Cuando un hombre intenta decirte lo que puedes y no puedes ponerte, corre hacia las colinas. Se le permite hacer comentarios y sugerencias, pero no se le permite insistir en que hagas lo que él dice.

5. Quiere cambiarte

Un hombre controlador no hace sugerencias, hace exigencias disfrazadas de sugerencias. Te dirá a quién ver, qué comer, dónde ir, qué ponerte y qué hacer. Tus opiniones no le importarán e insistirá en que tienes que cambiar.

Tendrás que defender y explicar tus decisiones e ideas, y esta es la señal de advertencia para huir. Si no lo haces, te presionará para que te conviertas en alguien que nunca quisiste ser en primer lugar.

Las personas también cambian en las relaciones sanas, pero cambian porque quieren hacerlo. Están trabajando para convertirse en la persona que quieren ser, no en quien su pareja les exige que sean.

Una buena pareja te inspira y te motiva a crecer y mejorar. Te apoya y te anima a perseguir tus sueños.

Sin embargo, no intentan cambiarte para convertirte en alguien que no eres. No te obligan a encajar en su imagen de la persona perfecta. En cambio, te motivan a encontrar la versión de ti mismo que consideras perfecta. Te aman por lo que eres y aprecian tu singularidad.

Leer Más:  Las alegrías y los retos de ser pareja de un militar

Si te metes en una relación con un hombre controlador, seguirá intentando cambiarte. Nunca serás lo suficientemente buena para él, por mucho que te esfuerces por ser quien él quiere que seas.

6. Es celoso y posesivo

Los hombres controladores son inseguros y perciben a todos los demás hombres como competencia. Así que a tu novio no le gustarán tus amigos del sexo opuesto.

Te interrogará, te controlará constantemente cuando estés con ellos e incluso te prohibirá verlos.

Es celoso y posesivo, por lo que incluso podría revisar tu teléfono en busca de pruebas de tu infidelidad. Nunca creerá que le eres leal y seguirá cuestionando tu lealtad.

Las dudas y la culpa son normales cuando sales con un hombre controlador, pero por eso no debes salir con él.

También estará celoso de los hombres de tu pasado. Así que, si le hablas de tus exnovios, los considerará una amenaza. Pensará que volverás con tu ex o asumirá que solo eres un rebote para ti.

Si incluso eres amiga de tu ex, tu novio controlador nunca podrá confiar en que no le estás engañando. Sus celos son una de las razones por las que intentará aislarte de todo el mundo, especialmente de otros hombres.

Un hombre controlador te acusará constantemente de serle infiel, aunque no hayas hecho nada para merecerlo.

7. Te critica constantemente

Si el tipo con el que estás saliendo te menosprecia continuamente y critica todo lo que haces o dices, probablemente sea controlador. Sus comentarios desagradables influirán negativamente en tu autoestima y tu confianza disminuirá.

Quiere que pienses mal de ti misma; entonces creerás que no puedes encontrar a nadie mejor que él… Así que conseguirá controlarte para siempre.

Exagerará tus defectos, hará chistes hirientes sobre ti en público y criticará tu forma de hablar y vestirte. Cuando hagas algo bien, nunca lo reconocerá. Así que sentirás que nunca estás haciendo nada bien.

Quiere que te sientas así porque le resulta más fácil controlarte. Si tienes baja autoestima, es más probable que sigas dejando que te manipule, y eso es exactamente lo que él quiere. Así que te menosprecia intencionadamente y daña tu autoestima.

8. No respeta tu privacidad

Tienes que renunciar a tu privacidad para estar con un hombre controlador. No te dejará tiempo libre y husmeará debido a la falta de confianza. Si mantienes cualquier cosa en secreto, se enfadará mucho contigo, aunque el secreto no tenga nada que ver con él.

Quiere saber todo sobre tu vida y todas las personas con las que pasas tiempo. Un hombre controlador no entiende el concepto de espacio y tiempo privado. No te dejará tener ninguna privacidad y probablemente husmeará en tu teléfono, ordenador y perfiles de redes sociales.

Constantemente tendrás que decirle dónde has estado, qué has hecho y con quién, incluso si solo has visitado a tu familia para cenar.

Tendrá arrebatos de celos si existe la posibilidad de que otro hombre haya estado cerca de ti cuando estabas lejos de él. No se te permitirá tener una vida fuera de la relación o guardarte algunas cosas para ti porque no respetará tu privacidad.

9. Su amor es condicional

El amor debe ser incondicional y tu pareja debe amarte con todas tus imperfecciones. Un hombre controlador no puede hacer esto. Intentará cambiarte para que cumplas sus estándares, pero no te amará realmente aunque logres hacerlo.

No te demostrará su amor estando ahí para ti cuando te sientas mal. Te ordenará y tendrás que obedecer con la esperanza de ganarte su amor. Una relación así es muy insana.

Cuando un hombre te hace pensar que tienes que ganarte y merecer su amor haciendo lo que él dice, corre hacia las colinas. El amor debe darse libremente, no ganarse.

Leer Más:  Cómo sobrellevar el ahogo emocional

Incluso podrías oírle decir que no mereces su amor cuando haces algo mal. En realidad, es incapaz de amar realmente a otra persona.

10. Es abusivo

Las personas controladoras suelen ser manipuladoras y abusivas. Puede que no abusen de ti en el sentido físico, pero es probable que experimentes abuso psicológico y emocional.

Los hombres inseguros recurren al abuso para reforzar su ego y hacer que sus parejas se sientan inferiores. Te hará sentir culpable, te humillará y te dará el tratamiento del silencio, pero estas son solo algunas de las cosas abusivas que podría hacer.

La cuestión es que utilizará sus palabras y acciones para hacerte daño, no para hacerte sentir amada, y nunca debes estar con un hombre así.

Siempre te culpará de todo. Incluso si te enfrentas a él, te dirá que todo es culpa tuya. Te hará pensar que de alguna manera le has hecho abusar de ti y que merecías ser abusada.

Esta es la mayor señal de alarma que existe. Es tu señal para huir y salvarte de un hombre controlador. Si te quedas con él, tu salud mental sufrirá las consecuencias.

Alejarse de un hombre controlador puede ser más difícil de lo que parece. Intentará retenerte con todo lo que tiene, y tu autoestima dañada no te permitirá creer que mereces algo mejor.

Además, como te aislará de tus otros seres queridos, no podrás encontrar ayuda si intentas alejarte de él. Por eso cuanto antes puedas detectar las señales y alejarte de la relación, mejor.

Definitivamente mereces una relación sana. Así que no te conformes con alguien manipulador y controlador. Habla con un terapeuta para que te ayude a abandonar una relación potencialmente abusiva.

Si ya has sufrido abusos, un terapeuta puede ayudarte a sanar y a mantenerte alejada de los hombres tóxicos en el futuro. Lo más importante es que podrán recordarte todas las razones por las que no deberías volver con el hombre controlador una vez que finalmente te alejes de él.

Así que habla con alguien ahora y reconoce las señales desde el principio de la relación, antes de que sea más difícil marcharse y sanar.

Preguntas frecuentes

P1: ¿Cómo saber si mi pareja es controladora?

R: Una pareja controladora puede mostrar comportamientos como exigir todo tu tiempo y energía, no tener amigos, controlarte constantemente, decirte qué puedes y qué no puedes hacer, querer cambiarte, ser celoso y posesivo, criticarte continuamente, no respetar tu privacidad y tener un amor condicional.

P2: ¿Qué consecuencias puede tener una relación con una persona controladora?

R: Las relaciones con personas controladoras pueden dañar tu autoestima, aislarte de tus seres queridos y tener graves consecuencias para tu salud mental. Puede ser difícil salir de estas relaciones y sanar de las heridas.

P3: ¿Cómo puedo salir de una relación con una persona controladora?

R: Salir de una relación con una persona controladora puede ser difícil, pero es esencial para tu bienestar. Habla con un terapeuta para obtener ayuda y apoyo, y reconoce las señales de alerta en las relaciones desde el principio para evitar situaciones más complejas.

P4: ¿Puedo identificar a una persona controladora por su falta de amigos?

R: La falta de amigos puede ser un indicio de una persona controladora, pero no es el único factor a considerar. Las personas controladoras suelen tener problemas sociales, pero también es posible que tengan amigos que no son conscientes de su comportamiento controlador.

P5: ¿Qué debo hacer si sospecho que mi pareja es controladora?

R: Habla con un terapeuta o consejero de relaciones para obtener orientación profesional. Pueden ayudarte a identificar los comportamientos de control y a tomar medidas para proteger tu bienestar.

Previous post No eres el único que siente que nada le sale bien
Next post El enigma de la infidelidad en matrimonios aparentemente felices