Recuperación del Maltrato Emocional: Guía para Sobrevivientes y Abusadores

El Maltrato Emocional: Una Destrucción Silenciosa

El maltrato emocional es un proceso continuo en el que una persona socava sistemáticamente la voluntad y los intereses de otra para destruir su bienestar emocional. Este abuso puede ser mental, físico, psicológico o verbal, o una combinación de estos.

Si bien las relaciones abusivas suelen comenzar con una fuerte atracción emocional, surge la pregunta de por qué el abusador se ve impulsado a actuar de una manera tan destructiva e infructuosa. Al maltratar a su pareja, el abusador se está autodestruyendo, arruinando su espíritu y causándose un daño indeterminado a sí mismo.

El maltrato emocional es, en esencia, un componente del comportamiento autodestructivo. Las víctimas experimentan una multitud de síntomas autodestructivos, desarrollan tendencias suicidas con el tiempo y se hunden gradualmente en la depresión. Por lo tanto, la recuperación del maltrato emocional para estas víctimas se convierte en un proceso extremadamente agotador y doloroso.

Recuperación para las Víctimas

El maltrato emocional es como un asesino silencioso que ataca los sentimientos y mata la esperanza. El abusador puede no percibir sus acciones como algo malo. El abuso emocional no se limita necesariamente a la figura dominante en una relación, y a veces puede ser la pareja “más débil” quien ejerce el abuso para lograr una sensación de fuerza y control.

Para recuperarse de una relación emocionalmente abusiva, tanto el perpetrador como el abusado necesitan buscar ayuda. Resolver la mitad de los problemas en una relación abusiva no es realmente una solución a menos que se disuelva la relación. Incluso entonces, solo el abusado encontrará consuelo de los comportamientos perturbadores.

Leer Más:  Diferencias en los Lenguajes del Amor: Una Guía para Superarlas

Hay profesionales disponibles para escucharte y apoyarte, ya sea que busques ayuda para sanar el abuso emocional o decidas dejar una relación abusiva. Su experiencia ayudará a las víctimas a sanar del abuso emocional y verbal y a regresar gradualmente a la normalidad.

Recursos para las Víctimas

Si necesitas hablar confidencialmente sobre el abuso doméstico o estás buscando formas de sanar el abuso emocional, comienza investigando los servicios locales. El uso de computadoras e Internet en una biblioteca local mantendrá los datos de navegación fuera de las computadoras personales y del hogar, que podrían aparecer inadvertidamente y enfurecer al abusador. Si utilizas equipos domésticos para buscar ayuda, asegúrate de borrar todos los datos de las sesiones de navegación y mantén los números de teléfono guardados de forma segura.

Ayuda para el Abusador

Reconocer que has sido abusivo con tu pareja es algo que suele surgir de consecuencias o confrontaciones drásticas. Es una realidad lamentable que la comprensión solo se haga evidente cuando la situación ha ido demasiado lejos. Aun así, un hábito o una agenda abusivos son algo difícil, pero no imposible, de cambiar.

Asumir la responsabilidad de las propias acciones es un componente necesario para ajustar y eliminar los comportamientos negativos. Al darse cuenta de que las acciones son propias, y no algo cultivado por estímulos externos, o incluso por la pareja o el objetivo del abuso, se pone la carga de la responsabilidad directamente sobre los hombros del abusador. Esta admisión puede ser aterradora y difícil de manejar. Sin embargo, el abusador no tiene que hacerlo solo.

Al igual que hay ayuda profesional disponible para la recuperación del abuso emocional, existen recursos para que el abusador consulte en sus intentos de modificar su comportamiento y remodelar sus vidas y sus relaciones, si es que esto último aún es posible. Al igual que con las víctimas, buscar recursos locales en Internet puede ser un buen primer paso, y buscar la ayuda de consejeros de control de la ira, abuso u otras organizaciones y terapia individual puede ayudar al abusador a aceptar y controlar los comportamientos.

Leer Más:  Relaciones con personas evitativas: Una guía para comprenderlas y conectar con ellas

Sanar después del abuso emocional o recuperarse de ser un abusador puede ser un camino difícil de seguir, pero con la orientación y la ayuda adecuadas, definitivamente pueden encontrar consuelo en su relación y en su vida.

Preguntas frecuentes sobre la recuperación del abuso emocional

¿Qué es el abuso emocional?

El abuso emocional es un proceso continuo en el que una persona disminuye sistemáticamente la voluntad e intereses de otra persona para finalmente destruir su bienestar emocional.

¿Cuáles son los tipos de abuso emocional?

El abuso puede ser mental, físico, psicológico o verbal, y a menudo una combinación de estos.

¿Por qué los abusadores actúan de manera destructiva?

Los abusadores en realidad se están volviendo contra sí mismos al arruinar el espíritu de su pareja y causarse un daño indeterminado a sí mismos.

¿Cuáles son las consecuencias del abuso emocional para las víctimas?

Las víctimas experimentan una multitud de síntomas autodestructivos, desarrollan tendencias suicidas con el tiempo y gradualmente se ahogan en el vasto océano de la depresión.

¿Cómo pueden recuperarse las víctimas del abuso emocional?

La recuperación del abuso emocional es un proceso extremadamente agotador y doloroso que requiere buscar ayuda profesional para escuchar, apoyar y tomar medidas para la curación.

¿Cómo pueden los abusadores cambiar su comportamiento?

Reconocer que han sido abusivos y asumir la responsabilidad de sus acciones es crucial. Buscar ayuda profesional, como terapia de manejo de la ira o asesoramiento sobre abuso, puede ayudar a los abusadores a modificar sus comportamientos.

¿Qué papel juega la familia en la recuperación del abuso emocional?

Si bien la familia inmediata no siempre es el mejor recurso, combinar su ayuda con la de amigos de confianza puede ser una opción para tomar los pasos iniciales con confianza.

Previous post El puerto del amor: un santuario, no una tormenta
Next post ¡Frases para expresar amor a los padrastros, los héroes silenciosos!