¿Te sientes como un “controlador nato”? Aquí tienes 14 formas de dejar de intentar controlar todo

Si te han etiquetado como un “controlador nato” o te dicen con frecuencia que debes aceptar que no puedes controlarlo todo, entonces estás en el lugar correcto.

Comprender el comportamiento controlador puede ser difícil a nivel personal y aún más para quienes lo sufren.

Si no estás seguro de si eres una persona controladora, lee las siguientes afirmaciones para ver con cuántas te identificas:

  • Tengo altos estándares y expectativas, y no confío en que los demás puedan mantenerlos tan bien como yo. (Esto puede aplicarse a todas las áreas de la vida, ya sea trabajo, hogar, relaciones, etc.)
  • Tengo ansiedad y estar en control de todo me hace sentir tranquilo y más cómodo.
  • Me encanta ser el centro de atención y recibir elogios y reconocimiento por mis esfuerzos.
  • Tengo un gran ego y mostrarme me hace sentir importante y validado.
  • Estar en control me hace sentir necesitado y como si perteneciera.

¿Te cuesta asignar, compartir o delegar tareas porque necesitas que se hagan de una manera específica y nadie más parece poder hacerlo como tú? Tal vez sientas pánico, lucha o huida cuando alguien te cuestiona a ti o algo que hiciste.

Te gusta estar a cargo y en control de todo, y cuando no lo estás, te invaden emociones negativas. Las cosas pasan de sentirse bien a sentirse completamente fuera de control. Y aunque sentirse en control suele ser algo bueno, si estás constantemente tratando de ejercer control sobre factores externos, es hora de aprender algunos consejos para ayudarte a manejarlo.

Leer Más:  ¡Deja de preocuparte! Puedes aprender a sacar a la luz lo que te molesta y finalmente sacarlo a la luz.

Causas de los problemas de control

Existen muchas razones por las que las personas desarrollan problemas de control, ya que existen muchas formas en que estos problemas pueden manifestarse. Las causas de los problemas de control que se enumeran a continuación son algunas de las más comunes, pero ten en cuenta que puede haber más que estas.

  • Traumas infantiles: Los traumas infantiles, las relaciones abusivas y el miedo al abandono son causas complejas de problemas de control que pueden abordarse con un profesional de salud mental calificado.
  • Trastornos de ansiedad: Las personas con un trastorno de ansiedad pueden sentir la necesidad de controlar todo lo posible para estar en paz. Mientras que desde fuera puede parecer que son controladores, en su interior simplemente están en modo de supervivencia.
  • Miedo al fracaso: El miedo al fracaso, o aticofia, puede ser un sentimiento paralizante que lleva a una persona a necesitar controlar todo. Puede venir acompañado de diversos síntomas mentales, físicos y emocionales. El miedo al fracaso y la necesidad de ser perfecto (perfeccionismo) están estrechamente relacionados.
  • Falta de confianza: Si una persona carece de confianza, es probable que intente controlar todo. Esto no suele deberse a que sean maliciosos; en cambio, la necesidad de control alivia la respuesta de lucha o huida.
  • Baja autoestima: La baja autoestima se refiere a no pensar muy bien en uno mismo. Una persona con baja autoestima probablemente tenga un crítico interno severo. La necesidad de control puede ser lo que ayuda a una persona a sentirse mejor consigo misma. Especialmente para una persona que está en una posición de liderazgo, utilizar un comportamiento controlador con su equipo puede alimentar su autoestima.
Leer Más:  ¡Alerta! ¿Conoces a un hombre de más de 40 años soltero y sin experiencia en relaciones? ¡Atención!

14 formas de dejar de intentar controlarlo todo

Aunque la vida puede parecer más segura para ti si tienes el control de todo, no es un hábito saludable. Al hacerlo, podrías alejar relaciones significativas o hacer que tu entorno de trabajo sea incómodo para los demás.

Si bien es natural querer tener cierto control sobre la vida, existen graves consecuencias cuando se vuelve obsesivo y necesario.

A continuación, encontrarás consejos que pueden ayudarte a dejar de intentar controlarlo todo. Con estos consejos, podrás aumentar tu autoconciencia, identificar tu necesidad de controlarlo todo y dar pasos positivos para dejarlo ir y prosperar.

  1. Explora las razones por las que quieres controlarlo todo. Antes de hacer un cambio real, debes comprender por qué necesitas controlarlo todo. Esta pregunta puede ser difícil de explorar para algunos. Es una buena idea buscar ayuda profesional en cualquier momento en que se sienta demasiado pesado. La razón de tu comportamiento controlador es como una llave para una cerradura: identificar la razón te ayudará a formular un plan para un cambio positivo.
  2. Construye tu autoconciencia. Al igual que un músculo, desarrollar tu autoconciencia requiere trabajo, práctica, constancia y esfuerzo. La autoconciencia implica comprender cómo tus pensamientos, sentimientos y acciones se alinean con tus propios estándares internos.
  3. Cambia tu forma de pensar. Los humanos son criaturas de hábitos, por lo que tus comportamientos controladores pueden estar profundamente arraigados. Eres una persona controladora porque siempre lo has sido.
  4. Identifica qué está bajo tu control. Observa lo que ESTÁ bajo tu control y acepta esas cosas. Por ejemplo, las palabras y acciones de los demás no están bajo tu control, pero tu respuesta a ellas sí. En lugar de gastar tu energía tratando de controlar factores externos, dirígela hacia adentro y examina y acepta las cosas que están bajo tu control.
  5. Adopta hábitos saludables. Los beneficios de desarrollar hábitos saludables son innegables. Los hábitos saludables son imprescindibles cuando se trabaja para desarrollar y cambiar patrones de comportamiento de control. Debido a que los hábitos existen en la mente subconsciente, debes repetir los comportamientos hasta que se vuelvan automáticos.
  6. Construye sobre tus habilidades de comunicación. Comprometerte a mejorar tus habilidades de comunicación puede marcar una gran diferencia en cómo intentas controlarlo todo.
Leer Más:  Las señales de alerta de un matrimonio sin conexión emocional

Preguntas frecuentes sobre el control

¿Qué es un comportamiento controlador?

Un comportamiento controlador es cuando alguien intenta limitar o eliminar el riesgo y la incertidumbre controlando todo a su alrededor.

¿Cuáles son las causas del comportamiento controlador?

  • Trastornos de ansiedad
  • Miedo al fracaso
  • Falta de confianza
  • Baja autoestima

¿Cuáles son algunos consejos para dejar de intentar controlar todo?

  • Explora las razones por las que quieres controlar todo.
  • Desarrolla tu autoconciencia.
  • Cambia tu forma de pensar.
  • Identifica lo que está bajo tu control.
  • Adopta hábitos saludables.
  • Mejora tus habilidades de comunicación.
  • Mantén la fe en ti mismo y en los demás.
  • Aumenta tu sentimiento de autoestima.
  • Desafía y cambia tu diálogo interno.
  • No planifiques demasiado.
  • Reevalúa tus expectativas.
  • Mantén una actitud abierta al cambio.
  • Repite afirmaciones positivas.
  • Controla tu ego.
Previous post la clave para conocer solteros en Tucson
Next post La fase de compañeros de cuarto en el matrimonio: ¿Cómo salir de ella?