Sí, pueden

La necesidad de un cambio suele surgir de una revelación personal, cuando las personas se dan cuenta de que su estilo de vida actual ya no les beneficia. El catalizador del cambio suele ser algo profundamente emocional, lo suficientemente fuerte como para sacudir su percepción de la realidad, provocar la autorreflexión e inspirar acciones hacia un cambio significativo.

Reconocer la necesidad de cambiar es un gran paso en el camino de la recuperación. No se trata solo de aceptar que hay que hacer un cambio. Es fácil reconocer un problema y no hacer nada al respecto.

Hablamos de aceptación. Aceptar que este comportamiento empeora mi vida, afecta negativamente a otras personas y causa problemas.

¿Qué lleva a las personas a aceptar que necesitan cambiar?

No hay una respuesta única que realmente encaje, porque los seres humanos somos criaturas emocionales y complejas.

Uno de los catalizadores más importantes para el cambio es sentir las repercusiones de un comportamiento poco saludable, autodestructivo o tóxico. Eso suele ocurrir cuando las personas que nos rodean establecen límites saludables.

Es probable que la persona experimente algún tipo de resultado o repercusión negativa debido a su comportamiento.

Considera el siguiente ejemplo:

Sara automedica sus problemas de salud mental con alcohol porque no cree que necesite ayuda. Al principio, solo necesitaba un poco de vez en cuando para superar los momentos difíciles.

Lo que Sara sabe, pero ignora, es que el alcohol es un depresor y puede empeorar las enfermedades mentales.

Lo que realmente no acepta es que el trastorno por abuso de sustancias y el alcoholismo son enfermedades mentales por sí mismos. Y ella misma está creando eso al usar el alcohol como mecanismo de afrontamiento.

Después de un tiempo, comienza a verse. Sara necesita alcohol para funcionar. Tiene alcohol escondido por toda la casa. Tiene una botella escondida en el cajón de su escritorio en el trabajo, ya sabes, para cuando necesite relajarse.

Se infiltra en sus relaciones personales. No se puede confiar en ella para recoger a los niños porque empezó a beber cuando salió del trabajo y no puede conducir. Gasta dinero que su familia realmente no tiene en bebidas alcohólicas porque le permite escapar de los problemas en su mente y las tensiones de la vida. Sara es impredecible y desagradable cuando bebe.

Leer Más:  ¿Cree que no estoy interesada? - Cosas que hacen las mujeres que alejan a los hombres

Nada de esto es un problema durante mucho tiempo. El compañero de Sara la ama y no quiere verla miserable, inestable o molesta, por lo que no dice nada al respecto. El compañero de Sara es un facilitador, hasta que deja de serlo.

El compañero finalmente se cansa de que Sara sea poco confiable, voluble y borracha. Entonces, comienzan a establecer límites y a pelear con Sara por su forma de beber.

Tal vez Sara finalmente se da cuenta de que hay un problema y busca ayuda. O tal vez Sara lo rechaza y piensa que su pareja es el problema.

Tal vez Sara no lo acepte hasta treinta años después, cuando mire hacia atrás en su vida de relaciones rotas, oportunidades perdidas y felicidad perdida porque no pudo aceptar que necesitaba cambiar.

¿Por qué las personas no cambian cuando claramente hay un problema real?

Hay muchas razones por las que las personas no cambian.

Hay personas, narcisistas y sociópatas, que son incapaces de autorreflexionarse o asumir la responsabilidad de sus acciones. No cambian porque no sienten que necesitan cambiar.

Todos los demás son el problema. Es tu culpa por estar herido, o por no gustarles su acción, o por no hacer lo que te dijeron que hicieras, o por no estar de acuerdo con la forma en que están viviendo sus vidas.

Se niegan a detenerse y reflexionar sobre ello porque ya saben que tienen razón. Entonces, ¿por qué deberían molestarse?

Luego están las personas que no quieren cambiar porque el cambio da miedo. El cambio es una incógnita en la que te adentras sin tener idea de cómo irán las cosas.

Tal vez te esfuerces mucho por hacer el cambio y el resultado no sea el que esperabas. Tal vez esperabas más; tal vez no esperabas nada en absoluto. De cualquier manera, es difícil imaginar cómo será tu vida una vez que emprendas el camino del cambio.

La complacencia también sofoca el cambio. Quizás la persona esté completamente satisfecha con su vida. Tal vez no vean la necesidad de cambiar porque ya están haciendo todo lo que quieren hacer y sus necesidades están satisfechas.

Leer Más:  Cómo salir de una relación más fuerte que antes

Eso les da la libertad de racionalizar cualquier necesidad de cambio. Volviendo al ejemplo anterior, Sara podría racionalizar fácilmente su alcoholismo y sus problemas si mantiene un trabajo regular. “Nunca falto al trabajo. Estoy cumpliendo con la mayoría de mis responsabilidades. Entonces, ¿cuál es el problema?”

Y algunas personas no cambian porque no sienten que tienen el poder o la capacidad de cambiar. Este es el tipo de razonamiento que se ve en personas que son sobrevivientes de abuso doméstico o infantil y cuya autoestima ha sido destruida.

Una persona que piensa que es incapaz o indigna puede no intentar cambiar porque se le ha hecho creer que simplemente no es lo suficientemente competente. Esta es una mentira que los abusadores quieren que sus víctimas crean para poder controlarlas.

La realidad es que cualquiera puede lograr mucho si está dispuesto a trabajar en ello, aceptar los fracasos como parte del proceso de aprendizaje y volver a intentarlo con lo que ha aprendido.

¿Cómo puedo fomentar e inspirar el cambio?

El acto de fomentar e inspirar el cambio es delicado. Las personas odian que les digan qué hacer y cómo hacerlo.

Entrometerse en los asuntos de otra persona y decirle cómo vivir su vida generalmente generará conflicto y hostilidad. Eso generalmente pone a la otra persona a la defensiva y no escuchará porque estará más concentrada en defenderse.

Lo que tiende a funcionar mejor es tener límites saludables y sólidos propios y hacerlos cumplir. Inspira a través del aliento. Mucha gente necesita que se les recuerde que son capaces y dignos, y que tienen más poder del que creen.

Desafortunadamente, establecer y hacer cumplir los límites puede muy bien causar conflictos. También podría significar el fin de una relación o amistad si las acciones de la persona están causando daño a ti y a tu vida. Esa es una realidad desafortunada que todos debemos aceptar.

Y para la persona que necesita cambiar, esa desafortunada realidad puede ser el catalizador que necesita para finalmente aceptar sus problemas y actuar. Puede ser el acto de mayor bondad que puedas ofrecerle.

Leer Más:  El amor no es una prueba: ¿Dejar ir a alguien que amas realmente te lo devolverá?

¿Cómo sé si alguien ha cambiado?

Trazas tus límites, te alejas de tu ser querido destructivo y, finalmente, regresa y te dice que ha cambiado.

¿Cómo sabes si realmente ha cambiado o si solo está tratando de volver a ganarse tu afecto? Esta pregunta tiene una respuesta sorprendentemente fácil.

Solo pregúntale qué hizo para cambiar. Si responde algo como: “Oh, simplemente tomé una decisión y lo hice”, probablemente no está siendo honesto. Es posible, pero es improbable.

Cambiar hábitos poco saludables y destructivos es difícil y desafiante. Requiere mucho trabajo, autoexamen, cambiar viejos hábitos y desarrollar nuevos hábitos.

La gente rara vez descubre cómo hacer todo esto por sí sola. Por lo general, necesitarán apoyo adicional, un consejero, un mentor, libros, cualquier medio para desaprender sus viejos hábitos y reemplazarlos por otros nuevos.

Y lleva tiempo. Puede llevar meses o años deshacer años de hábitos tóxicos y destructivos. No es algo que se pueda resolver en un abrir y cerrar de ojos.

Realmente quieres escuchar cualquier tipo de respuesta profunda o compleja. Eso suele ser una buena señal de que están diciendo la verdad.

El crecimiento personal y el cambio suelen ser procesos largos y dolorosos. La buena noticia es que el cambio es muy posible para las personas que están comprometidas con el cambio, están dispuestas a trabajar y enfrentar lo desconocido.

¿Pueden cambiar las personas?

Sí, pueden.

¿Cambiarán las personas?

Esa es una pregunta totalmente diferente.

¿Qué motiva el cambio?

A menudo, una revelación personal de que la forma en que una persona lleva su vida ya no le sirve.

¿Qué provoca la aceptación del cambio?

Sentimiento de las repercusiones del comportamiento insalubre.

¿Por qué las personas no cambian cuando hay un problema claro?

Algunas personas son incapaces de autorreflexión, otras temen lo desconocido, algunas están satisfechas y otras no creen que tengan el poder de cambiar.

¿Cómo fomentar el cambio?

Establecer límites saludables, inspirar a través del estímulo y recordar a las personas que son capaces.

¿Cómo saber si alguien ha cambiado?

Pregúntale qué hizo para cambiar. Una respuesta detallada y compleja suele ser un buen indicio.

Previous post La Nula Sensación: Un Sentimiento Perturbador
Next post ¡Haz que te extrañe! 20 consejos para relaciones a distancia